Se detectan a tiempo menos casos de cáncer infantil durante la pandemia de covid, según estudio

Los ingresos en cuidados intensivos aumentaron, lo que sugiere que la enfermedad era más grave en el momento del diagnóstico

Liam James
martes 16 noviembre 2021 17:49
Read in English

El número de niños y adultos jóvenes a los que se les diagnosticó cáncer descendió significativamente durante la primera oleada de la pandemia de Covid, según los investigadores.

El Teenage Cancer Trust expresó su “enorme preocupación” por los resultados y dijo que era esencial entender cómo la caída ha afectado a los pacientes jóvenes.

Los investigadores de la Universidad de Oxford trataron de averiguar cómo había afectado la pandemia a los niños con cáncer. Examinaron las tasas de incidencia, el tiempo transcurrido antes del diagnóstico y los ingresos en cuidados intensivos relacionados con el cáncer para niños y personas de hasta 25 años.

Los datos de febrero a agosto de 2020 se compararon con los del mismo periodo de los tres años anteriores.

Los investigadores descubrieron que en el semestre de 2020 se diagnosticaron 380 casos, lo que supone un descenso del 17 por ciento respecto a años anteriores.

Los descensos fueron mayores en cánceres específicos como los tumores del sistema nervioso central y los linfomas, que disminuyeron un 38 por ciento y un 28 por ciento respectivamente.

Los niños tenían más del doble de probabilidades de acabar en cuidados intensivos antes de ser diagnosticados, lo que sugiere que estaban más enfermos en el momento del diagnóstico.

Los resultados del estudio se presentarán el viernes en la conferencia del Instituto Nacional de Investigación del Cáncer.

El estudio concluye: “La pandemia de covid-19 ha provocado una reducción sustancial de la detección del cáncer en niños, adolescentes y jóvenes durante la primera oleada, con un aumento de los ingresos en la unidad de cuidados intensivos relacionados con el cáncer, lo que sugiere una mayor gravedad de la enfermedad inicial en el momento del diagnóstico”.

Uno de los autores, el Dr. Defne Saatci, dijo: “Detectar el cáncer en una fase temprana e iniciar el tratamiento con prontitud ofrece a los niños y jóvenes las mejores posibilidades de sobrevivir”.

“Ya sabemos que la pandemia de covid-19 provocó preocupantes retrasos en el diagnóstico y el tratamiento de muchos adultos con cáncer, así que queríamos saber cómo afectó la pandemia a los servicios de cáncer infantil.”

La investigadora principal, la profesora Julia Hippisley-Cox, dijo que los resultados sobre los cuidados intensivos sugerían que los niños enfermos esperaban más tiempo para ver a un médico durante el periodo estudiado.

Declaró: “A medida que nos recuperamos de la pandemia, es vital que recuperemos el diagnóstico del cáncer en niños y jóvenes lo antes posible”.

Kate Collins, directora ejecutiva del Teenage Cancer Trust, expresó que hasta el estudio de Oxford, las pruebas del impacto de la pandemia en los pacientes jóvenes con cáncer habían sido escasas.

Mencionó: “Con demasiada frecuencia se olvida o se pasa por alto a los jóvenes con cáncer, especialmente en la recogida de datos, lo que los hace invisibles en el sistema”.

“Incluso antes de la pandemia, sabíamos que el camino de los jóvenes hacia el diagnóstico podía ser largo y complicado. El diagnóstico precoz puede salvar vidas.”

“El hecho de que la pandemia haya retrasado el diagnóstico es una enorme preocupación y es esencial entender no solo las razones por las que la pandemia afectó al diagnóstico, sino el impacto que esto está teniendo en los niños y jóvenes con cáncer, y lo que necesitan ahora de los servicios sanitarios que les atienden.”

La pandemia hizo que el NHS (Servicio Nacional de Salud) desarrollara la mayor acumulación de pacientes de su historia, con más de cinco millones de personas en espera de tratamiento hospitalario solo en Inglaterra.

Según un informe reciente del Instituto de Investigación de Políticas Públicas, el retraso en la atención a los pacientes con cáncer podría tardar una década en resolverse, y ya es demasiado tarde para que muchos pacientes se curen.

Los datos del NHS England muestran que el número de pacientes oncológicos urgentes que esperaron más de dos semanas para ver a un médico fue el más alto registrado en septiembre, al igual que el número de personas que se quedaron esperando más de un mes para recibir tratamiento.

Sin embargo, el número de personas que iniciaron un tratamiento contra el cáncer en septiembre superó el nivel anterior a la pandemia.