¿El bloqueo de Biden de los registros del asesinato de JFK será por revelaciones ocultas?

"A menos que se tenga a un presidente con una voluntad muy fuerte... ellos cederán ante sus funcionarios de inteligencia", dijo un experto. Escribe Andrew Feinberg

viernes 29 octubre 2021 16:07
El asesino de Robert Kennedy podría recibir la libertad condicional en los próximos días
Read in English

Han pasado 57 años, 11 meses y cinco días desde que la bala de un francotirador consignó al presidente John Fitzgerald Kennedy a los libros de historia como el cuarto jefe de estado estadounidense en morir a manos de un asesino, y 29 años y un día desde que el entonces presidente George HW Bush firmó una ley que exige que los registros relacionados con su muerte se hagan públicos en un plazo de 25 años.

Sin embargo, cuatro años después de que pasó ese plazo, el 26 de octubre de 2017, más de 15.000 registros permanecen ocultos al público.

Para las legiones de teóricos de conspiraciones que no creen que Lee Harvey Oswald, un tirador experimentado entrenado por la Infantería de Marina de los EE.UU., disparó a Kennedy y al entonces gobernador de Texas, John Connally, desde el sexto piso del Texas School Book Depository con su rifle Mannlicher-Carcano, la continua expurgación de esos registros restantes (un velo de secreto que el presidente Joe Biden extendió en un memorando que se publicó la semana pasada) ha dejado abierta la posibilidad de que exista algún documento irrefutable que destruya la historia oficial que ha existido por más de medio siglo.

El memorando de Biden establece fechas límite del 15 de diciembre de 2021 y 2022 para la divulgación de los registros restantes, y justifica una mayor demora citando el efecto de la pandemia covid-19 en el trabajo de desclasificación de las agencias y la necesidad de “protegerse contra daños identificables a la defensa militar, operaciones de inteligencia, aplicación de la ley o la conducción de relaciones exteriores que sea de tal gravedad que supere el interés público en la divulgación inmediata”.

Los miembros de la familia Kennedy han criticado la decisión de Biden de retrasar aún más la publicación de los registros de hace décadas.

Oswald posa con el rifle Mannlicher-Carcano que después utilizaría para asesinar el presidente Kennedy

El exrepresentante de Massachusetts, Patrick Kennedy, dijo: “Creo que por el bien del país, todo debe publicarse para que haya una mayor comprensión de nuestra historia”. Su primo Robert F Kennedy Jr, calificó el memorando como "un ultraje contra la democracia estadounidense".

“No se supone que tengamos gobiernos secretos dentro del gobierno”, dijo Kennedy, cuyo padre, el senador Robert Kennedy, al parecer no creía que Oswald actuó solo.

El secreto continuo puede hacer hervir la imaginación de los teóricos de conspiraciones, pero los expertos en seguridad nacional y derecho de clasificación que han presionado para que los registros redactados restantes por fin vean la luz del día tienen un mensaje para cualquiera que piense que por fin podrán determinar si hubo un segundo francotirador o la participación de la CIA o prueba de alguna de las innumerables teorías que han surgido desde ese oscuro día de noviembre: No se hagan ilusiones.

¿Qué está tomando tanto tiempo?

Esa ley de 1992 firmada por Bush, la Ley de recopilación de registros del asesinato del presidente John F. Kennedy, fue decretada por el Congreso por su frustración con la libertad que la Ley por la Libertad de Información daba a las agencias ejecutivas en materia de ocultar los registros del asesinato de Kennedy, incluso después de tres decadas, y por qué los registros del congreso acumulados por el Comité Selecto de Asesinatos de la Cámara de Representantes durante su investigación de la muerte de Kennedy no se hicieron públicos hasta 2029.

Para sortear la renuencia de las agencias a desclasificar cualquiera de sus registros, la ley creó la Junta de Revisión de Registros de Asesinatos, una agencia independiente con el poder de recopilar registros de las agencias y anular sus decisiones de clasificación.

Para cuando la junta se retiró en 1998, había ordenado la publicación de más de cinco millones de documentos, incluidos casi todos los registros compilados por la Comisión Warren (la comisión presidencial que determinó que Oswald mató a Kennedy y actuó solo).

A medida que se acercaba la fecha límite original de octubre de 2017 para publicar los 35.000 documentos restantes, los archivos comenzaron a publicar más de éstos. Los comunicados continuaron después de que Trump anunció en Twitter que permitiría "que se abrieran los REGISTROS JFK bloqueados y clasificados durante mucho tiempo", aunque permitió que se retengan los registros si las agencias pudieran demostrar que la divulgación dañaría a operaciones militares. Para el 26 de abril de 2018 (la fecha límite que Trump estableció para que las agencias pudieran albergar por continua confidencialidad) solo alrededor de 15,000 permanecían censuradas.

En esta foto de archivo del 22 de noviembre de 1963, la limusina que transporta al presidente John F. Kennedy, herido de muerte, corre hacia el hospital segundos después de que le dispararan en Dallas. El agente del Servicio Secreto Clinton Hill viaja en la parte trasera del auto, Nellie Connally, esposa del gobernador de Texas John Connally, se inclina sobre su esposo herido y la primera dama Jacqueline Kennedy se inclina sobre el presidente. (Foto AP / Justin Newman, archivo)

Entonces, ¿por qué la demora de hasta más de un año?

Mark Zaid, un experto en leyes de seguridad nacional que esta semana presentó una demanda de FOIA (Ley de Libertad de Información) buscando comunicaciones entre el Archivero de los Estados Unidos y Biden y Trump para establecer “una producción más integra y completa del registro histórico de coordinación” entre los archivos y la Casa Blanca, dijo a The Independent que el uso de Biden de la pandemia covid-19 para justificar una mayor demora tiene cierta validez.

Explicó que debido a que muchos de los trabajadores federales responsables de revisar los registros han estado trabajando desde casa hasta hace poco, no han podido acceder a los sistemas clasificados que usarían normalmente para ver los documentos programados para su publicación.

Pero Zaid, quien ha sido parte de numerosos casos judiciales en busca de la divulgación de registros relacionados con el asesinato de Kennedy, dijo que muchas de las agencias que la Ley de Registros de JFK encargó de revisar y publicar sus registros antes de la fecha límite original de octubre de 2017 simplemente no el trabajo que se les requirió de hacer públicos todos sus documentos.

“La junta de revisión cerró en 1998, pero el estatuto continuó requiriendo que las agencias revisen todos sus registros de asesinatos bajo los estándares de esa ley, que son más estrictos que la FOIA así que se puede retener menos, y procesarlos y divulgarlos”, dijo. “Prácticamente ninguna de las agencias lo hizo entre 2003 y 2018, y los archivos no los presionaron... y el Congreso no hizo poco o nada por la supervisión”.

“Se suponía que debían estar haciéndolo durante los últimos 20 años, con certeza han estado trabajando en ello durante los últimos cuatro y, sin embargo, todavía no cumplieron con la fecha límite. Y lo que me dijeron los altos funcionarios entre bastidores es que la CIA no hizo nada, simplemente los ignoró a todos... con la mayoría de estos registros, la CIA solamente no hizo nada ”, dijo.

Cuando se le preguntó qué probablemente podría quedar por revelarse al público después de más de cinco décadas, Zaid afirmó que la mayoría de los registros que la Agencia Central de Inteligencia quiere retener decepcionarán a quienes esperan el tipo de revelación oculta que mostraría la participación del gobierno en la muerte de Kennedy. .

“La mayor parte de esto ni siquiera trata del asesinato en sí”, dijo, pero son más que probables documentos que podrían revelar fuentes y métodos, fuentes potencialmente humanas, que la CIA todavía tiene algún interés en proteger.

“Oswald fue a las embajadas de Cuba y la Unión Soviética en la Ciudad de México en septiembre de 1963, y fue monitoreado por la CIA, y… Estados Unidos se enteró de que estaba allí. Parte de ello dice que es bastante claro que teníamos recursos técnicos o humanos dentro de estas embajadas, y si fueran humanos, hay una buena posibilidad de que muchas de estas personas todavía estén vivas hoy, si tuvieran como 25 años trabajando en la embajada de Cuba, ahora tienen 83”, dijo.

“Si no saben que teníamos vigilancia técnica en ese entonces, es posible que no sepan que obtuvimos acceso a cierta información que en realidad todavía tiene relevancia ahora... Estoy hablando de una pequeña cantidad de documentos, pero no voy a para descartar que pudiera haber razones legítimas para retener parte de esta información".

Jacqueline Kennedy (derecha) observa cómo la jueza de distrito estadounidense Sarah Hughes (segunda desde la izquierda) administra el juramento al presidente Lyndon Johnson (centro)

¿Permitirá el presidente Biden que los registros permanezcan en secreto más allá de su fecha límite de diciembre de 2022?

Si bien Biden estableció a diciembre de 2022 como fecha limite para la publicación de todos los registros no redactados del asesinato, Kel McClanahan, un abogado especializado en leyes de seguridad nacional y leyes de información y privacidad que antes se desempeñó como editor asociado del American Intelligence Journal, dijo a The Independent que aquellos que buscan ver todo a finales del próximo año no deberían emocionarse demasiado.

McClanahan explicó que muchos de los registros cubiertos por la Ley de Registros JFK normalmente nunca verían la luz del día porque estarían protegidos por la Ley de Seguridad Nacional y otras leyes de clasificación.

La junta de revisión, dijo, "recogió un montón de registros" que pueden haber tenido solo conexiones tangenciales con la muerte de Kennedy.

“Como resultado de esto, terminas con un montón de discos, que si no tuvieran nada que ver con JFK ni siquiera estaríamos teniendo esta conversación, porque nadie daría atención a la idea de revelarlos porque las agencias de inteligencia son muy sobreprotectoras... de cualquier cosa que consideren que revela sus fuentes y métodos para hacer cualquier cosa”, dijo McClanahan, quien dio el ejemplo de la resistencia pasada de la CIA a permitir la desclasificación de un documento capturado de la Alemania imperial durante la Primera Guerra Mundial porque habría revelado una técnica para hacer tinta invisible que es un ancestro lejano de un método utilizado actualmente por la comunidad de inteligencia.

McClanahan predijo que Biden seguiría la práctica bipartidista de ceder a los deseos de los funcionarios de inteligencia para mantener ocultos algunos registros, a pesar de su fecha límite de diciembre de 2022.

“A menos que se tenga a un presidente con una voluntad muy fuerte que diga: 'No me importa porque soy pro-transparencia', ellos cederán ante sus funcionarios de inteligencia”, dijo. Agregó que a medida que pasa el tiempo y el asesinato de Kennedy se desvanece de la memoria pública, el clamor por nuevas revelaciones se volverá cada vez más tenue.

“Cuanto más te alejes del asesinato y el tema, ellos podrán seguir con el argumento de que cualquier interés mínimo de seguridad nacional, aplicación de la ley, relaciones exteriores que sea atendido por retener la divulgación será por encima del interés público cada vez más menguante en algo de lo que ni siquiera estaríamos hablando si alguien no hubiera sido excesivamente generoso al decidir lo que dictó la Ley JFK cuando se aprobó por primera vez”, dijo.

“Creo que va a seguir sucediendo esto... y en algún momento, el Congreso tendrá que dar un paso al frente y decir: 'No, hemos terminado, no vamos a permitir que el presidente haga más afirmaciones como esta.’"

Zaid, quien ha representado a los litigantes de la FOIA con una amplia gama de opiniones sobre el asesinato, dijo que la demora y el secreto continuo solo alimentan a los teóricos de conspiración más salvajes.

“La mayoría de la gente probablemente entendería si el gobierno articulara por qué [los documentos deben permanecer secretos] y… según la ley, se requiere identificar cuál es el daño y por qué existe. Y si eso pudiera describirse, creo que la mayoría de la gente dirá: 'está bien, entendemos, esta bien', pero... hasta la fecha, nunca hemos visto ninguna de estas explicaciones al por qué se sigue reteniendo información", dijo.

"Así que eso solo alimenta más teorías de conspiración, las que ya conoces, esto es un encubrimiento, y están ocultando algo, y eso es culpa del gobierno de los Estados Unidos por no articular con suficiente claridad al público cuáles son sus preocupaciones".