¿Quién es Salman Rushdie y por qué vivía amenazado de muerte?

El nombre del libro por el que fue sentenciado a muerte en Irán tiene que ver con los versos del Corán que, según la tradición, el Arcángel Gabriel le entregó a Mahoma, en los que se habla de tres deidades femeninas, mismos que luego, se dijo, fueron en realidad escritos por el diablo y etiquetados como “versos satánicos”

Prohibiciones En El Mundial De Qatar Incluyen Sexo Extramarital

Salman Rushdie, el escritor que fue atacado en la Institución Chautauqua, en Nueva York cuando se disponía a dar una conferencia, es un autor originario de la India, ganador de múltiples premios. Se trasladó a Reino Unido en 1961 para estudiar en la facultad de Historia en la Universidad de Cambridge.

Sus estudios se enfocaron, sobre todo, en religión e historia musulmanas, la más predominante en la India, y desarrolló diferentes posturas políticas sobre las circunstancias que vive su país que vivió bajo un sistema colonizador.

Sus libros dan voz a una versión alternativa de la historia de los países colonizados, distinta a la que fue reescrita por la corona británica, como sucede en Hijos de medianoche, que narra la historia de la India después de la decolonialización; o Vergüenza, publicado en 1983, en la que describe la experiencia de Pakistán.

Sin embargo, su libro Los versos satánicos, publicado en 1988, fue el que desató la ira de las autoridades musulmanas y puso precio a su vida. El régimen islámico lo condenó a muerte por blasfemo y tuvo que vivir con protección luego de que el ayatolá iraní, Ruhollah Jomeiní emitió una fatua en su contra.

Además, se ofrecieron grandes sumas de dinero a quien diera muerte al escritor, que iniciaron en un millón de dólares y aumentaron hasta superar los tres millones en 2012.

La novela causó una crisis diplomática sin precedentes, pues la amenaza de muerte causó la ruptura de las relaciones entre Reino Unido e Irán por más de una década.

Luego de que se promulgó la fatua, que en el Islam tiene el mismo valor que una ley, Hitoshi Igarashi, el traductor al japonés de la obra de Rushdie, fue asesinado a puñaladas fuera de su casa. Mientras que Ettore Capriolo, quien trabajó en la traducción al italiano, sobrevivió a un ataque en su apartamento en Milán; y el editor de la novela en Noruega recibió disparos en una calle de Oslo.

En 1990 publicó el cuento infantil, Haroun and the Sea of Stories, que trata sobre un relator de cuentos que pierde las ganas de narrar, entristecido y amenazado por los enemigos de la libertad de expresión.

En 2019, Rushdie decidió dejar el semi aislamiento en el que se mantuvo por varios años. "No quiero seguir escondiéndome", decía en entrevistas. “Hay otra gente a la qué matar”, ironizaba también. Sin embargo, las fatuas no tienen caducidad según han reiterado los líderes religiosos iraníes.

¿Por qué se ordenó la muerte de Rushdie tras escribir Los versos satánicos?

La obra, que es una de las 14 novelas que el autor escribió entre 1975 y 2019, está compuesta de tres historias entrelazadas. En la primera, dos hombres indios caen de un avión en llamas y sobreviven. Uno parece convertirse en un ángel que flota sobre Londres y al otro le salen cuernos y pezuñas.

En la segunda, una niña de impresionante belleza pero muy pobre, encabeza una peregrinación de campesinos musulmanes  hacia el mar en donde todos se ahogan.

La tercera y más controvertida, por la que Salman recibió las amenazas de muerte, habla de un profeta que puede identificarse como Mahoma, quien funda una religión en el desierto.

En el 2012 Rushdie publicó su autobiografía en la que habló sobre los años que pasó en la clandestinidad y protegido por policías

Según el propio autor, su libro “fue en gran parte incomprendido”. "Se trataba en realidad de una novela sobre los inmigrantes de Asia del sur instalados en Londres y su religión solo era un aspecto de la historia", aseguró.

Sin embargo, la novela usa algunos elementos que son objeto de condena en el Islam, como el uso del nombre Ayesha, la esposa más joven de Mahoma, para referirse a una prostituta; o el nombre de Abraham, para un bastardo. En el texto aparece también Salman Farsi, compañero del profeta, quien además es ridiculizado en la historia.

Por otra parte, el nombre del protagonista Gibreel Farishta, en urdú, significa Ángel Gabriel, que fue aquel que, en la tradición islámica, le dictó las palabras de Alá a Mahoma, mismas que hoy constituyen el Corán.

Aquí reside el origen del título del libro, también condenado por las autoridades islámicas de Irán, pues, según la tradición, existen unos versos que el Arcángel le entregó al profeta en los que se incluían tres deidades femeninas, sin embargo, después de que Gabriel los quitó y negó, pues daban origen al politeísmo y establecen la divinidad de las mujeres, se dijo que fueron escritos por el diablo y se les llamó “los versos satánicos”.

Al día de hoy el libro está prohibido en la India y en otros países de tradición musulmana.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in