El Papa reza por las víctimas de la guerra durante su histórica visita al antiguo bastión del EI en Mosul

“La esperanza es más poderosa que el odio”, dijo el Papa durante su visita

Bel Trew@beltrew
domingo 07 marzo 2021 22:18

Imágenes de la visita del papa a Irak.

Read in English

El Papa Francisco conoció al padre de Alan Kurdi, el niño ahogado cuyo cuerpo arrojado a la orilla se convirtió en un emblema del sufrimiento de los refugiados, cuando finalizó su extraordinaria gira de tres días por el Irak devastado por la guerra.

El Pontífice había ignorado anteriormente las preocupaciones de seguridad, tomando un helicóptero al antiguo bastión del Estado Islámico de Mosul, donde Isis declaró por primera vez su califato, para recordar que miles de personas murieron en el brutal conflicto en una ceremonia celebrada en los restos bombardeados de varias iglesias.

Luego viajó a la cercana Qaraqosh, que una vez fue la principal ciudad cristiana de Irak antes de que fuera saqueada por Isis, antes de continuar hacia la ciudad kurda iraquí de Erbil, donde habló con Abudallah Kurdi. Alan, el hijo de tres años de Abdullah, se había ahogado junto con su madre y su hermano cuando un barco de contrabando que los llevaba a Europa se hundió frente a la costa de Turquía en 2015. La imagen del niño del programa capturó la atención del mundo mientras millones de sirios huían de la civil guerra allí y trató de abordar barcos igualmente desvencijados hacia Europa.

“El Papa pasó mucho tiempo con él (Kurdi) y con la ayuda de un intérprete pudo escuchar el dolor de un padre por la pérdida de su familia”, dijo el Vaticano.

El líder católico de 84 años también había celebrado una misa en un estadio abarrotado en Erbil que había sido criticado por algunos por ser un evento de súper propagación potencialmente letal, ya que Irak es testigo de nuevos registros diarios de coronavirus.

A las multitudes extasiadas predicó sobre el perdón y dijo que Irak estaba muy en su corazón.

“El camino hacia una recuperación total puede ser largo todavía, pero les pido, por favor, que no se desanimen. Lo que se necesita es la capacidad de perdonar, pero también el coraje para no darse por vencido”.

Leer más: Médico del Papa Francisco muere por complicaciones del Covid-19

Marcó el comienzo del viaje del 5 al 8 de marzo, que fue la primera visita papal al país, y ha visto al Papa viajar a algunas áreas rara vez visitadas por dignatarios extranjeros. Ha atravesado el país desde el antiguo sitio mesopotámico de Ur en el sur hasta Nayaf, la ciudad más sagrada del Islam chiíta, donde conoció al más alto clérigo chiíta, el Gran Ayatolá Ali al-Sistani.

Pasó la mañana del domingo en Mosul, una de las ciudades más antiguas del mundo, donde recibió con multitudes que cantaban y ondeaban banderas y ramas de olivo, a una mezcla de cristianos y musulmanes que regresaban a la ciudad.

La seguridad era estricta, con puestos de control que cerraban casi todas las entradas a la ciudad y miles de soldados adicionales patrullaban carreteras y calles.

Allí, el pontífice se dirigió a Hosh al-Bieaa, o la Plaza de la Iglesia, que una vez albergó varios lugares diferentes de culto cristiano, pero que fueron saqueados por Isis, que irrumpió en la ciudad en 2014. Se encuentra a solo unos cientos de metros de la mezquita Nuri de Mosul. desde donde el asesinado jefe de Isis, Abu Bakr Al-Baghdadi, declaró por primera vez el califato de Isis y luego juró conquistar Roma.

El contraste fue marcado y conmovedor.

Empequeñecido por imponentes losas de escombros cenicientos y paredes acribilladas a balazos, Francisco se dirigió a una congregación de los restos de la Iglesia católica siríaca, que los yihadistas habían convertido en un tribunal para su brutal policía religiosa. El techo de la iglesia fue posteriormente arrancado por ataques aéreos durante la guerra para liberar la ciudad histórica, pero recientemente ha sido restaurado por la Unesco.

El domingo, el Papa, visiblemente conmovido por la devastación que lo rodeaba, oró por todos los muertos de Mosul. “Qué cruel es que este país, la cuna de la civilización, haya sido golpeado por un golpe tan bárbaro, con antiguos lugares de culto destruidos y miles de musulmanes, cristianos, yazidíes y otros desplazados o asesinados por la fuerza”, dijo. .

“Hoy, sin embargo, reafirmamos nuestra convicción de que la fraternidad es más duradera que el fratricidio, que la esperanza es más poderosa que el odio, que la paz es más poderosa que la guerra”.

La agencia de la ONU dijo antes de su visita que su llegada al diezmado corazón del norte cristiano será un "mensaje de paz y unidad apoyado en un pilar de diversidad".

La Unesco dijo que Mosul todavía estaba en gran parte en ruinas, sus sitios patrimoniales reducidos a escombros, monumentos religiosos y antigüedades culturales dañados y miles de habitantes aún desplazados dejándolos con cicatrices y con inmensas necesidades humanitarias.

En un crudo recordatorio de la aún precaria situación de la ciudad, la Iglesia Ortodoxa Armenia, que se encuentra adyacente a la iglesia donde el Papa se dirigió a una congregación, permanece cerrada al público por temor a las minas.

“Esperamos que esta visita lleve a la gente de regreso a Mosul, muchos se han ido para siempre”, dice Sahar Youssef, de 50 años, quien huyó de Isis en 2014 y es el único miembro de su familia que regresó a la ciudad.

“Regresé porque mi corazón está en Mosul, pero mucho de él necesita ser reconstruido, mucho todavía está devastado. Espero que esta visita impulse a las autoridades iraquíes a reconstruir ”.

Más tarde, el Papa Francisco viajó a la cercana Qaraqosh, que alguna vez fue el hogar de la comunidad cristiana más grande de Irak, pero ahora, según los líderes locales, alberga a solo 21.000 personas, un tercio de la población anterior a Isis después de que miles de personas que huyeron todavía tienen demasiado miedo de regresar a casa.

Allí estaba listo para abrir la iglesia recientemente rehabilitada que, según dijeron los lugareños a The Independent, había sido utilizada por Isis para entrenar a los niños en el uso de armas y sufrió graves quemaduras.

Acosados por la guerra y la persecución, la menguante población cristiana de Qaraqosh que ha regresado a sus hogares dice que espera que su visita arroje luz internacional sobre la ciudad asediada y anime a más cristianos a regresar.

Uno de ellos es Jamel, de 32 años, un líder de la sociedad civil cuyos padres en 2014 apenas escaparon con vida de Qaraqosh. Sus dos tías no pudieron salir a tiempo antes de que Isis irrumpiera en la ciudad. Fueron secuestrados y esclavizados por los yihadistas que, sin éxito, intentaron obligarlos a convertirse. Siete años después, las dos mujeres siguen desaparecidas.

“Esperamos que la visita del Papa marque la diferencia y anime a la gente a regresar. Tal vez haga que la comunidad internacional realmente se preocupe por nosotros ”, dijo en la víspera de la visita, con la voz quebrada por la emoción.

Francis concluyó el día con una misa en el estadio de Irbil, en la región semi-autónoma kurda del norte. Llegó a Irbil la madrugada del domingo, donde fue recibido por niños con trajes tradicionales y uno vestido de papa.

La visita del pontífice llega en un momento crítico para el cristianismo en Irak, una de las iglesias más antiguas del mundo que es anterior a la creación del estado actual.

El padre Emanuel Youkhana, un líder asirio y director del programa de Christian Aid en el norte de Irak (CAPNI), dijo que había un temor real al cambio demográfico permanente en Irak, que antes de la invasión liderada por Estados Unidos era el hogar de más de un millón de cristianos pero, después años de persecución y violencia, se ha reducido a poco más de 200,000.

Decenas de miles no solo huyeron de sus hogares a otras partes de Irak, sino que dejaron el país para ser reasentados en el extranjero para siempre.

Esto se siente más profundamente en el norte del país en áreas como Mosul y las llanuras adyacentes de Nínive, que fueron tragadas por el llamado califato de Isis. Incluso después del colapso del control territorial del grupo, muchos cristianos todavía se sienten perseguidos, tratados como ciudadanos desiguales y dicen que están sujetos a apropiaciones de tierras y, más recientemente, ataques de las milicias.

“El área alberga casi 2,000 años de historia cristiana. Es muy simbólico, pero ahora estamos luchando por mantener viva la existencia e identidad cristianas”, dijo el P. Youkhana.

"En Qaraqosh tenían grandes catedrales, bibliotecas, monasterios, infraestructura, pero en esa noche en que Isis tomó la ciudad, se encontraron rogando por encontrar un rincón para rezar". Por eso, dijo que la visita del Papa significa mucho para quienes están tratando de reconstruir la comunidad cristiana.

“Esto no es solo una declaración de solidaridad, es una acción extraordinaria.

“En Mosul solo han regresado unas pocas docenas de familias e incluso entonces, es principalmente para proteger los hogares de parientes que ahora viven en la diáspora. No hay retorno real.

“Estamos perdiendo terreno en toda la zona. Me preocupa el cambio demográfico permanente”.

La visita del Papa también ha sido elogiada por promover la convivencia y la unidad en un Irak fracturado.

Justo el día antes de volar a Mosul, celebró una reunión interreligiosa en la antigua ciudad mesopotámica de Ur, el lugar de nacimiento de Abraham y sagrado para el cristianismo, el islam y el judaísmo. Antes de eso, estuvo en Najaf, la ciudad más sagrada del Islam chiíta, donde conoció al Gran Ayatolá Ali al-Sistani.

Fue la primera vez que un Papa se encuentra con un clérigo chiíta tan importante. El Vaticano dijo que el Papa Francisco agradeció al máximo clérigo chiíta de Irak por haber "alzado la voz en defensa de los más débiles".

Sistani había dicho que "afirmó su interés en que los ciudadanos cristianos vivan como todos los iraquíes en la seguridad y la paz en el pleno respeto de sus derechos constitucionales".

El clérigo de 90 años, notoriamente solitario, ejerce una enorme influencia sobre la política. Sus edictos enviaron a los iraquíes a elecciones libres por primera vez en 2005, reunieron a cientos de miles de hombres para luchar contra el EI en 2014 y derrocaron a un gobierno iraquí bajo la presión de las manifestaciones masivas en 2019.

Y así, el encuentro entre los dos líderes y las declaraciones que siguieron podrían dar un impulso a los cristianos de Irak: una muestra de solidaridad y apoyo, y un mensaje de convivencia de al-Sistani podría ayudar a asegurar un futuro mejor.

Los clérigos de alto rango de la ciudad le dijeron a The Independent que la visita a Najaf abriría el país a reuniones similares en el futuro.

“No es fácil visitar este lugar y esto en sí mismo es algo valioso. Esperamos que sea la incubadora de dicha reunión en el futuro ”, dijo el jeque Ali Bashar, hijo del ayatolá Bashir, otro destacado clérigo de la ciudad.

"Esta será una idea del futuro desarrollo económico y político de Irak, mostrando que Irak puede ser el lugar para un tipo de reunión tan histórico, que en el futuro puede lograrlo todo", agregó.

“Envía un mensaje poderoso de que debemos enfocarnos en la paz, la convivencia y el perdón”.