“Borrar el lenguaje de la guerra”; Papa Francisco sostiene reunión con el máximo clérigo chiíta de Irak

El gran ayatolá Ali al-Sistani dijo que los cristianos deberían poder vivir en paz y coexistir en Irak

Rory Sullivan@RorySullivan92
domingo 07 marzo 2021 00:36

Encuentro histórico entre Francisco y el ayatolá al-Sistani.

Read in English

El Papa Francisco se ha reunido con el clérigo chiíta más importante de Irak, el gran ayatolá Ali al-Sistani, en un llamado simbólico a la coexistencia religiosa.

En el segundo día de su gira relámpago por el país, Francisco viajó desde Bagdad a la ciudad santa de Najaf, en el sur.

El ayatolá al-Sistani, de 90 años, un clérigo muy influyente tanto en el país como en el extranjero, ha desempeñado un papel importante en la historia moderna de Irak. Miles de personas se ofrecieron como voluntarias para luchar contra Isis siguiendo sus consejos en 2014, mientras que un discurso que pronunció en 2019 provocó la dimisión del entonces primer ministro Adil Abdul-Mahdi.

La reunión privada entre los dos líderes religiosos se llevó a cabo en la humilde casa de al-Sistani, ubicada en un callejón estrecho en Najaf, y duró aproximadamente 45 minutos. Es probable que haya tocado la menguante población cristiana del país.

Después de la reunión, al-Sistani dijo en un comunicado: “El liderazgo religioso y espiritual debe desempeñar un papel importante para poner fin a la tragedia... e instar a las partes, especialmente a las grandes potencias, a hacer prevalecer la sabiduría y el sentido y borrar el lenguaje de guerra".

Añadió que los cristianos, como todos los demás iraquíes, deberían poder vivir en paz y convivencia.

Por su parte, el Papa Francisco agradeció a al-Sistani por haber “alzado la voz en defensa de los más débiles”, según el Vaticano.

Después de la histórica reunión de los dos líderes religiosos, el primer ministro de Irak, Mustafa al-Kadhimi, tuiteó que el 6 de marzo ahora se conocería como el Día Nacional de la Tolerancia y la Convivencia.

Debido a los ataques de militantes y la toma de poder de Isis, cientos de miles de iraquíes cristianos han huido del país en los últimos años, y la población de la minoría religiosa cayó de más de un millón en 2003 a alrededor de 200 mil en la actualidad.

Leer más: “No es una buena idea”: expertos señalan que el Papa no debe realizar viaje a Irak

Francis aterrizó en Irak el viernes y hablando desde el palacio presidencial de Bagdad pidió "el fin de los actos de violencia y extremismo" en el país.

“Irak ha sufrido los efectos desastrosos de las guerras, el flagelo del terrorismo y los conflictos sectarios a menudo basados en un fundamentalismo incapaz de aceptar la coexistencia pacífica de diferentes grupos étnicos y religiosos”, agregó.

El viernes, el líder católico también visitó una iglesia en Bagdad donde 50 fieles fueron asesinados por pistoleros islamistas en 2010. Dijo que sus muertes eran un recordatorio de que "la violencia o el derramamiento de sangre es incompatible con las auténticas enseñanzas religiosas".

Después de su estadía en Najaf, el Papa viajó a las ruinas de Ur, el lugar de nacimiento del profeta Abraham, un profeta común al judaísmo, el cristianismo y el Islam. Le dijo a un grupo interreligioso allí: "Esta es la verdadera religiosidad: adorar a Dios y amar a nuestro prójimo".

Francisco se dirigirá a Mosul, una ciudad devastada por Isis, el domingo, y bendecirá las iglesias utilizadas como campos de tiro por el grupo militante.

Su visita se produce poco después de una ola de ataques con cohetes y atentados suicidas con bombas en Irak, así como de un aumento de las infecciones por coronavirus.

Los cristianos en Irak han enfatizado la importancia de la visita papal y la necesidad de un cambio en el país.

A principios de esta semana, Jameel, de 32 años, un cristiano de Qaraqosh en el norte de Irak, dijo a The Independent: “Muchos líderes mundiales y personas se han negado a venir a Irak debido a la situación de seguridad, por lo que es importante que haya decidido visitar a pesar de los peligros potenciales".

"Sabemos que esto traerá esperanza, pero necesitamos acción y cambio", agregó.