Cómo la ola de calor está acelerando el crecimiento de la marihuana

Una granja de cannabis cree que las las altas temperaturas causadas por la ola de calor los han dejado con una cosecha abundante en sus manos.

jueves 08 julio 2021 21:23
México despenaliza el uso recreativo de marihuana
Read in English

Frutas y hortalizas de la Columbia Británica, en Canadá, han sido diezmadas debido a una ola de calor sin precedentes, pero- hay una planta que parece estar prosperando en las condiciones de calor y de humo: la marihuana.

Grandes extensiones del Distrito Regional de Thompson-Nicola en el interior de Columbia Británica permanecen envueltas en humo, ya que decenas de incendios forestales continúan arrasando la región después del período de calor extremo de la semana pasada.

El 30 de junio, la aldea de Lytton fue destruida por un incendio, pocos días después de que rompió el récord de la temperatura más alta de todos los tiempos en Canadá durante tres días seguidos, alcanzando 121.1F (49.5C).

Los meteorólogos dicen que las condiciones sin precedentes están siendo causadas por un "domo de calor" sobre el oeste de Canadá y partes del noroeste del Pacífico de Estados Unidos.

Una cúpula de calor es un término no oficial que se le da a un área de aire caliente en lo alto de la atmósfera que permanece sobre un área durante un período prolongado de tiempo, atrapando el calor debajo.

El calor ha provocado el caos entre los agricultores y horticultores de la región, y los productores de bayas, en particular, se preparan para afrontar las grandes pérdidas causadas por la fruta quemada por el sol.

Sin embargo, una granja de cannabis cree que las condiciones de calor los han dejado con una cosecha abundante en sus manos.

Bill Bilton, el propietario de Dunesberry Farms, la única granja de marihuana al aire libre de Kamloops, cree que su nueva cosecha ha florecido en las últimas semanas, a pesar del calor extremo y el humo de los incendios forestales en la zona.

Leer más:Asesinan al presidente de Haití, Jovenel Moïse

“A las plantas realmente les gusta el humo. Les gusta el humo porque está lleno de dióxido de carbono”, dice.

"Es una combinación perfecta, porque estamos recibiendo luz solar, más dióxido de carbono".

Canadá legalizó la venta y producción de cannabis recreativo en octubre de 2018. El clima templado y soleado del interior de la Columbia Británica es un lugar privilegiado para los cultivadores de marihuana, con unos 70 cultivadores autorizados que operan en toda la provincia. En 2019, la producción y venta minorista de cannabis contribuyeron con alrededor de 2.4 mil millones al producto interno bruto de Columbia Británica.

Bilton cultiva 10 variedades de cannabis diferentes en ocho acres y medio de tierra en un valle a unos 20 kilómetros al norte de la ciudad de Kamloops, adyacente al campo de golf The Dunes, que también es de su propiedad. Este es su primer año en el negocio, ya que recibió su licencia en diciembre de 2020.

Él estima que las plantas de su cosecha más reciente, plantada hace solo un mes, han crecido más de un pie en los 10 días desde que comenzó la ola de calor, mucho más de lo que hubieran crecido en condiciones normales.

“Es la receta secreta de la industria. Si estás en un casino, lo llenan de oxígeno para mantenerte despierto. En la industria del cannabis, bombeas dióxido de carbono. De hecho, puedes obtener plantas un 30 por ciento más grandes y, por lo tanto, un rendimiento mayor de esa manera, pero tiene que ser la cantidad correcta".

Esa "cantidad correcta", según Bilton, es un ligero humo en el aire, similar a las condiciones alrededor de su propiedad en este momento. Algo más que eso, y la resina de la planta absorberá el humo en el aire, alterando su sabor.

Bilton tiene suerte, ya que la mayor parte del humo de los incendios forestales se ha asentado en otro valle que corre de este a oeste y se cruza con Kamloops. El índice de calidad del aire en la ciudad se ha elevado a su nivel más alto, lo que significa que es un riesgo "muy alto" para la salud.

Sin embargo, dice Bilton, el humo espeso solo afectaría sus cultivos que se usaron para la planta de marihuana recreativa, que es el cannabis que se fuma.

“Si es súper ahumado, mucho peor que esto, entonces existe una pequeña posibilidad de que la planta adquiera un sabor a humo. Pero a algunas personas les gusta eso, es como un vino ahumado”, dice Bilton.

Sin embargo, del 90 al 95 por ciento de la cosecha de Bilton se utiliza para la extracción, el método de producción de aceite de THC.

Su cultivo de exterior se conoce como plantas de cannabis de fotoperíodo, que se plantan en primavera y se recolectarán en otoño. Vende a tres proveedores canadienses y tiene dos acuerdos internacionales en Israel y Australia.

Teniendo en cuenta la ubicación de la granja, encajada entre dos pequeñas cadenas montañosas y al lado de un río, así como las condiciones climáticas, Bilton cree que tiene un "pequeño escenario agradable aquí, toco madera".

Otros agricultores no han tenido tanta suerte, con las páginas de las redes sociales de los productores de bayas inundadas de disculpas a los clientes que explican la falta de fruta debido a los cultivos dañados. Una publicación del popular Nu Leaf Produce Market en Kamloops advirtió que los cultivos de arándanos de Fraser Valley habían experimentado un "daño significativo" y habían provocado una escasez, lo que elevó el precio. Se esperan grandes pérdidas económicas para los agricultores de la zona.

Sin embargo, la popular bodega Monte Creek de Kamloops, una de las principales atracciones turísticas de la región, dice que parece haber escapado ilesa de la ola de calor, sin daños reportados a sus uvas.

Pure Sunfarms, cultivadores de cannabis con sede en Delta, también dicen que tienen "suerte" de no haber tenido cultivos afectados por el calor extremo.

La compañía cultiva su marihuana en una operación de invernadero de 1.1 millones de pies cuadrados, lo que significa que es menos susceptible a los elementos, dice el director ejecutivo de Pure Sunfarms, Mandesh Dosanjh.

Sin embargo, todavía estaban monitoreando de cerca uno de sus cultivos recién plantados en busca de signos de daños.

Sunfarms trabaja en un "ciclo de cosecha perpetuo", con 16 salas de cultivo de cannabis y una sala diferente cosechada cada semana. Durante la ola de calor, los equipos estaban preocupados por la habitación que albergaba sus plantas más jóvenes, pero creen que las salvaron con un mayor control de la neblina y la sombra.