Atacante de centro comercial de Nueva Zelanda sabía hacer bombas, durmió con cuchillo debajo del colchón, dice un excompañero de piso

Según la madre de Samsudeen, su descenso al extremismo comenzó en 2016

Arpan Rai
martes 07 septiembre 2021 02:04

Informe desde Teherán: EE. UU. confirmó ataque contra un supuesto coche bomba de Estado Islámico.

Read in English

El atacante del centro comercial de Nueva Zelanda, había contemplado actos violentos, expresó su inclinación a unirse al Estado Islámico en Siria y afirmó que sabía cómo hacer una bomba, según un informe del New Zealand Herald.

Un ex compañero de piso, ha compartido los detalles de cómo Ahamed Aathil Mohamed Samsudeen, había prometido "matar a alguien con un cuchillo" y había hecho preguntas sobre cómo viajar dentro de Siria, según el informe.

Hablando con los oficiales de policía, el compañero de piso de Samsudeen dijo: "Le pregunté qué pasa si no se le permite viajar".

A lo que Samsudeen dijo que "hará algo aquí" y el compañero de piso le preguntó qué quería decir con eso.

Citando a Samsudeen, el compañero de piso dijo: “Haré algo afuera en la calle, mataré a alguien con un cuchillo”. Samsudeen había dicho que intentaría hacer el mayor daño posible, como en un momento o lugar donde hay mucha gente presente, dijo el compañero de piso a la policía.

El compañero de piso se había mudado del lugar que compartía con Samsudeen, temiendo la fijación del atacante del centro comercial New Lynn con IS.

Ahamed Samsudeen de 32 años, fue baleado por la policía el viernes de la semana pasada después de que apuñaló a cinco personas e hirió a dos en un supermercado en Auckland, Nueva Zelanda. El ataque ha conmocionado al país y ha provocado un debate sobre si las leyes antiterroristas deberían ser más estrictas.

En otra revelación, el compañero de piso le dijo a la policía que Samsudeen tenía un cuchillo grande, que guardaba debajo del colchón de su cama.

"Después de ver el cuchillo, temí que me matara, dormí con un ojo abierto y pasé la mayor parte del tiempo fuera del piso", dijo el compañero de piso a la policía, según el informe.

Leer más: “levantamiento”, talibanes reclaman victoria

También dijo que Samsudeen sabía cómo hacer una bomba. “Lo vio en un video en Internet. No dijo qué tipo de bomba”, dijo el compañero de piso a la policía.

El compañero de piso también trató de razonar con Samsudeen señalando que si decidía herir a la gente, “heriría a personas inocentes, incluso a otros musulmanes que compartieran su fe”. A lo cual, respondió diciendo que todas las personas que viven en Nueva Zelanda son "kuffar", una palabra árabe para los no creyentes.

Según la madre de Samsudeen, su descenso al extremismo comenzó en 2016 después de que se lesionara mientras asistía a la universidad y asistieron vecinos de Irak y Siria que lo radicalizaron mientras se recuperaba.

La declaración proporcionada por el compañero de piso de Samsudeen fue parte de la evidencia presentada para oponerse a su fianza como cargos materiales objetables, según mostraron las decisiones emitidas por tres tribunales superiores.

Samsudeen no era un delincuente, por primera vez había mostrado signos de unirse al grupo militante extremista Estado islámico. Fue encarcelado en 2018 durante tres años después de que lo encontraron con videos y cuchillos del Estado Islámico. Al año siguiente, su estatus de refugiado fue cancelado luego de que las autoridades encontraron evidencia de fraude.

A pesar de los argumentos de las autoridades de inmigración y los oficiales de policía que dijeron que Samsudeen tenía "los medios y la motivación para cometer actos de violencia en la comunidad", fue puesto en libertad. Permaneció bajo vigilancia constante, incluso el día del ataque la semana pasada.

En medio del alboroto de los ciudadanos, la primera ministra Jacinda Ardern, dijo que se estaba trabajando para cambiar la ley a finales de mes.

El apoyo en línea de Samsudeen al terrorismo, apareció por primera vez en el radar de la policía en 2016 y al año siguiente fue arrestado en el aeropuerto de Auckland. Se dirigía a Siria, dicen las autoridades, presumiblemente para unirse a la insurgencia del Estado Islámico. Posteriormente fue puesto en libertad bajo fianza.