Solo cuatro personas que estaban pisos arriba de donde el vuelo 175 golpeó a las Torres Gemelas sobrevivieron

Brian Clark estaba trabajando en el piso 84 del World Trade Center cuando un avión golpeó su oficina. Increíblemente, sobrevivió y salvó la vida de otro hombre

Nathan Place
jueves 09 septiembre 2021 21:22
Francia: la ciudad de Caen honra a las víctimas del 9/11 con exposición

De todas las historias de sobrevivientes del 11 de septiembre, una de las más increíbles pertenece a dos hombres: Brian Clark, un empresario canadiense cuya oficina fue golpeada por uno de los aviones, y Stanley Praimnath, el hombre cuya vida salvó.

El 11 de septiembre de 2001, Clark estaba trabajando en el piso 84 de la Torre Sur del World Trade Center. A las 9:03 am, el vuelo 175 golpeó los pisos 77 a 85 del edificio, con la oficina de Clark en la parte superior de la zona de impacto.

“Nuestra oficina fue sacudida, destruida en un segundo”, dijo Clark a Associated Press diez años después. “Y fue durante los siguientes 10 segundos después de ese impacto inmediato, esos fueron los únicos 10 segundos del día que tuve miedo. Aterrorizado, de hecho".

Había tres escaleras frente a Clark. Siguiendo un impulso, comenzó a bajar la Escalera A. No tenía idea de que era la única escalera que no había sido destruida.

En el piso 81, una mujer que se dirigía arriba detuvo a Clark y a los compañeros de trabajo que lo habían seguido. Les dijo que se volvieran, porque había visto fuego y escombros más abajo. Su consejo fue dirigirse al techo, donde esperaba que un helicóptero los rescatara.

La mujer se dirigió hacia arriba y el grupo de Clark se quedó en el hueco de la escalera, debatiendo qué hacer. Entonces, el señor Clark escuchó un sonido.

“Me distrajo un ruido de golpes dentro del piso 81 y me esforcé por escuchar lo que pensé que era una voz”, dijo. "'¡Ayuda! ¡Ayuda! ¡Estoy enterrado! ¿Hay alguien ahí? ¡No puedo respirar!'”

El señor Clark abandonó el grupo y se dirigió hacia la voz. En medio de los escombros, vio una mano que asomaba por un agujero en una pared, saludando hacia arriba y hacia abajo. Clark enfocó su linterna en el agujero y vio dos ojos mirándolo.

Leer más: Estadounidenses preocupados por terrorismo interno superan a los que están alertas por amenazas extranjeras

Este era Stanley Praimnath, un empleado de Fuji Bank que había visto acercarse el vuelo 175 y se agachó debajo de su escritorio justo antes del impacto. Milagrosamente, el escritorio lo protegió cuando su oficina se derrumbó.

Ahora Praimnath estaba atrapado detrás de una pared. Clark le agarró las manos y tiró. Después de varios intentos, logró tirarlo por encima.

Praimnath se sintió abrumado por la gratitud.

“Me dio un gran beso”, recordó más tarde Clark, riendo incómodo. “Dije, 'Uh, soy Brian'. Él dijo: '¡Soy Stanley! ¡Seremos hermanos de por vida!'”

Los dos hombres regresaron a la escalera. Para entonces, el resto del grupo de Clark se había dirigido arriba, esperando un rescate que nunca llegó. Ninguno de ellos sobreviviría.

Clark y Praimnath se dirigieron hacia el otro lado, comenzando el largo viaje por 80 pisos hasta el fondo. Finalmente, encontraron algunos escombros humeantes, pero pudieron apartarlos.

A las 9:55 am, finalmente llegaron a la planta baja. Al salir del edificio, un bombero les dijo que corrieran porque caían escombros en la calle. Siguieron sus instrucciones.

Cuando estaban a un par de manzanas de distancia, Praimnath miró hacia atrás.

“Él dijo: 'Sabes, creo que ese edificio podría derrumbarse'”, recordó Clark. “Y yo dije, '¡No hay manera! Esa es una estructura de acero...'”

Antes de que pudiera terminar su oración, la Torre Sur comenzó a colapsar. Aunque no lo sabían en ese momento, Clark y Praimnath habían escapado solo cuatro minutos antes del colapso. De todas las personas en los pisos superiores donde se estrelló el vuelo 175, solo cuatro sobrevivieron. Clark y Praimnath son dos de ellos.

Años más tarde, cuando mira hacia atrás, Clark todavía no puede explicar por qué está vivo.

“Hay cientos, si no miles, de preguntas sin respuesta: ¿Por qué yo? ¿Por qué no a alguien más? ¿Por qué ellos? le dijo a AP. “Me han dado un regalo. No me atribuyo ningún mérito. Soy afortunado".