SARS: Ataque de soldados contra manifestantes deja ‘múltiples muertes’ en Nigeria

Los testigos informan hasta 12 muertos, desmintiendo la cifra ‘oficial’ de muertos de uno.

Manifestantes son el blanco en protesta contra la violencia policial de  Nigeria.
Read in English

Los manifestantes han desafiado el toque de queda las 24 horas del día para permanecer en las calles de Lagos mientras continúan los disturbios en la ciudad más grande de Nigeria después de que los soldados abrieron fuego contra los manifestantes, causando “múltiples muertes”.

Los edificios se incendiaron y hubo informes de más disparos el miércoles después de una noche de violencia caótica luego de dos semanas de protestas en todo el país por la brutalidad policial.

El gobernador del estado de Lagos afirmó que solo una persona había muerto cuando las fuerzas abrieron fuego contra los manifestantes de End Sars, que exigían el fin de los abusos sistemáticos. Pero Naciones Unidas dijo que había habido "múltiples muertes" y el presidente de la cámara baja del parlamento nigeriano dijo que era "inevitable y dolorosamente claro que hubo una serie de víctimas".

Hasta 12 manifestantes murieron, según testigos que hablaron con la BBC.

Amnistía Internacional dijo que había recibido informes creíbles de varias muertes resultantes del "uso excesivo de la fuerza" contra manifestantes.

El gobernador del estado, Babajide Sanwo-Olu, había dicho anteriormente que 25 personas estaban siendo tratadas por lesiones leves a moderadas y dos estaban en cuidados intensivos luego de los disparos. Las autoridades dijeron que ordenarían una investigación sobre el incidente.

Los tiroteos tuvieron lugar en una puerta de peaje en el distrito de Lekki de Lagos, que se había convertido en un foco de protestas desde principios de octubre.

Las demostraciones se centraron inicialmente en una unidad policial, la Brigada Especial Antirrobo (Sars), a la que los grupos de derechos humanos han acusado durante mucho tiempo de extorsión, acoso, tortura y asesinato. La unidad se disolvió el 11 de octubre, pero las protestas han persistido con pedidos de reformas policiales.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, pidió el miércoles “el fin de los abusos y brutalidad policial denunciados” y condenó el martes la “escalada violencia” que “resultó en múltiples muertes y causó muchos heridos”.

Instó a Nigeria a "investigar estos incidentes y responsabilizar a los perpetradores".

Los testigos dijeron que las luces de la puerta de peaje estaban apagadas, sumiendo la protesta en confusión, momentos antes de que comenzara el tiroteo.

Henry Kufre, un productor de televisión, dijo que la atmósfera había sido pacífica y que la gente cantaba el himno nacional antes de que estallaran los disparos.

Testigos dijeron que los soldados de uniforme caminaron hacia la multitud, disparando mientras caminaban. Kufre dijo a Reuters que vio a unas 10 personas recibiendo disparos y soldados retirando cuerpos.

Otro testigo, Chika Dibia, dijo que los soldados rodearon a la gente mientras les disparaban.

Hubo informes de disparos en Lagos, la ciudad más grande de Nigeria con 14 millones, incluso en la carretera al aeropuerto, en una importante estación de autobuses, frente a las oficinas de una estación de televisión.

También se informó de manifestaciones y disparos en varias otras ciudades nigerianas, incluida la capital, Abuja.

El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, pidió “comprensión y calma” y dijo que estaba comprometido a brindar justicia a las víctimas de la brutalidad. La declaración del presidente no se refirió al tiroteo.

Los informes de muertes se produjeron horas después de que Sanwo-Olu advirtiera que las crecientes protestas contra la brutalidad policial habían "degenerado en un monstruo que amenaza el bienestar de nuestra sociedad".

Un comunicado de la policía también advirtió que las fuerzas de seguridad ahora "ejercerán todos los poderes de la ley para prevenir cualquier nuevo atentado contra las vidas y los bienes de los ciudadanos".

Las protestas comenzaron hace dos semanas después de que circulara un video que mostraba a un hombre siendo golpeado, aparentemente por policías del Escuadrón Especial Antirrobo, conocido como Sars.

En respuesta, el gobierno anunció que disolvería la unidad, a la que los grupos de derechos humanos han culpado durante varios años de abusos generalizados, incluidas torturas y asesinatos.

El martes, las autoridades dijeron que casi 2,000 presos se habían escapado después de que multitudes atacaran dos instalaciones correccionales un día antes. No estaba claro cuántos reclusos había en las cárceles antes de los ataques.

El inspector general de policía dijo que estaba desplegando policías antidisturbios en Nigeria, que es la nación más poblada de África, y ordenó a las fuerzas fortalecer la seguridad alrededor de las prisiones.

Las protestas continuaron el martes en muchas ciudades, incluida la capital de Nigeria, Abuja, donde se han desplegado tropas.

Informes adicionales de agencias

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in