Cómo Nebraska se convirtió en un arma secreta en la lucha contra el terrorismo doméstico

Un nuevo centro de investigación en el corazón de Estados Unidos está buscando formas creativas de combatir el terrorismo, escribe Richard Hall

martes 23 noviembre 2021 00:34
Informe desde Washington: el riesgo a la Seguridad crece tras el asalto al Capitolio
Read in English

Cuando los alborotadores irrumpieron en el Capitolio de los Estados Unidos en enero de este año para detener la certificación de las elecciones presidenciales, la doctora Gina Ligon vio algo familiar. Reconoció en la multitud la misma ira hirviente que llevó a Timothy McVeigh a volar un edificio federal en su nativa Oklahoma cuando ella era apenas una adolescente. Y vio entre sus líderes los mismos síntomas de radicalización que había estudiado en sus años como investigadora del terrorismo.

También fue una validación del trabajo que ella y sus colegas se habían propuesto hacer menos de un año antes, cuando el gobierno de los EE.UU. les otorgó decenas de millones de dólares para anticipar y comprender mejor las amenazas terroristas a los EE.UU., incluyendo extremistas domésticos.

“Esto añadió una importancia completamente nueva al trabajo”, le dijo a The Independent en su oficina de la Universidad de Nebraska en Omaha. “Me sentí aliviada cuando la inauguración vino y se fue y no hubo ninguna fatalidad asociada con ella. Estaba preparada y lista de muchas formas para eso”.

Durante décadas, la lucha contra el terrorismo ha sido moldeada por el pasado. Los ataques del 11 de septiembre marcaron el rumbo de una generación de investigadores, funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y responsables políticos. Pero un enfoque implacable en la amenaza del terror islamista dejó puntos ciegos en casa. Como resultado, en los años siguientes, la amenaza del extremismo doméstico se pasó por alto incluso cuando se hizo más letal.

Eso ahora está cambiando. El ataque al Capitolio de los Estados Unidos fue una llamada de atención para muchos y una reivindicación para otros. La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) ha duplicado su número de casos de terrorismo doméstico. En junio de este año, la Casa Blanca publicó su primera estrategia nacional para combatir el terrorismo interno.

La forma en que los expertos estudian el terrorismo también está cambiando. La creación de un centro de investigación del terrorismo multimillonario en el centro de Estados Unidos, que ahora dirige Ligon, es quizás la muestra más clara de ese cambio.

Con sede en la Universidad de Nebraska en Omaha, el National Counterterrorism Innovation, Technology, and Education Centre (NCITE-Centro Nacional de Innovación, Tecnología y Educación contra el Terrorismo) está buscando nuevas formas de abordar las amenazas terroristas en el país y en el extranjero. Se lanzó en 2020 con una subvención de $36.5 millones (£27.3 millones) del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y un mandato para investigar soluciones que los cuerpos de seguridad pueden no tener el tiempo o la experiencia para explorar.

“Observamos la innovación terrorista: cómo podemos adelantarnos y cómo podemos ayudar al gobierno a anticiparla”, explicó Ligon, directora de NCITE.

“Muchas veces la gente ha visto lo que ha sucedido antes y se ha preparado demasiado para eso. Nuestra TSA, por ejemplo. Estamos muy preparados para un ataque desde el aire en este momento, pero ¿qué tan preparados estamos para un enjambre de drones?”.

El centro pretende ser muy diferente en más de un sentido, según Ligon. Ha atraído a académicos de campos que no suelen estar asociados con la investigación del terrorismo, entre ellos criminólogos, ingenieros informáticos, diseñadores de sistemas y psicólogos organizacionales como la misma Ligon.

En una nueva y reluciente ala de la escuela de negocios de la universidad, donde se aloja actualmente NCITE, un profesor de informática y un criminólogo trabajan para crear un chatbot que permita al público informar sobre actividades sospechosas. A lo largo del pasillo, un equipo de estudiantes examina los llamados a la violencia entre figuras clave en el ecosistema del terrorismo doméstico de Estados Unidos en los meses previos al asedio del 6 de enero. Otro equipo estudia cómo responde la gente a un miembro de la familia que comienza a identificarse con el extremismo supremacista blanco.

Algunas de las investigaciones parecen sacadas de una película de ciencia ficción. Sam Hunter, otro psicólogo organizacional que llegó al NCITE hace seis meses, está estudiando formas de interrumpir la “creatividad malévola” para evitar que los terroristas potenciales sigan un camino que podría llevarlos a realizar un ataque.

Las aplicaciones potenciales son igualmente alucinantes. Una mejor comprensión de la creatividad malévola, por ejemplo, podría permitir a las autoridades cambiar el potencial comportamiento terrorista. Las fuerzas del orden podrían utilizar los medios de comunicación para influir en un posible atacante para que compre un determinado producto, lo que permitiría rastrearlo más fácilmente.

“Creo que una ventaja de ser una institución académica es que podemos traspasar los límites y pensar en cinco o diez años en el futuro, o en cosas que están al límite”, comentó Hunter.

“Pero luego también tenemos que voltear y decir, ¿cuál es la aplicación práctica? Parte del trabajo se aplica muy directamente a un problema específico. Y luego parte de esto es progresista, de modo que podamos ser un poco más creativos e innovadores”, agregó.

La Universidad de Nebraska es el núcleo del centro, pero todo el proyecto está compuesto por más de 50 académicos de 18 universidades. El trabajo en curso en esa red representa un cambio no solo en el método, sino también en el enfoque. El terrorismo doméstico ya no es una idea tardía.

Un equipo del King's College de Londres está examinando la influencia transnacional entre los grupos yihadistas en el Reino Unido y los grupos de derecha en los Estados Unidos. La Universidad George Washington en Washington DC, que ha ejecutado un proyecto integral que rastrea los casos de terrorismo relacionados con el Isis a través de los tribunales de EE.UU., también está rastreando los más de 600 casos penales relacionados con el ataque al Capitolio del 6 de enero. En Nebraska, los investigadores están buscando cómo apoyar mejor a las comunidades donde los extremistas se reinsertarán después de la prisión.

El campo de la investigación sobre el terrorismo se está poniendo al día en este sentido. El aparato de seguridad nacional de Estados Unidos tardó en adaptarse al aumento del extremismo interno en Estados Unidos en los años posteriores al 11 de septiembre. A raíz del ataque al Capitolio, Martha Crenshaw, una de las principales expertas en terrorismo en los Estados Unidos, comparó el campo con “un portaaviones, lento para girar”.

“Nuestra preocupación desde los ataques del 11 de septiembre por las amenazas islamista y yihadista puede habernos cegado ante el hecho de que el terrorismo puede comenzar en casa, con ideologías familiares”, escribió en The New York Times.

Los datos siempre estuvieron allí. Desde el 11 de septiembre, los yihadistas han matado a 107 personas dentro de Estados Unidos, según el think tank New America. El número de muertos causados por el terrorismo de extrema derecha, incluidos los de la violencia contra el gobierno, la milicia, la supremacía blanca y la violencia antiaborto, fue de 114 personas.

Tanto Ligon como Hunter atribuyen su interés inicial en el campo a las amenazas internas. Hunter creció en Michigan, el cual los extremistas antigubernamentales han favorecido durante mucho tiempo como un centro. Ligon estaba en la escuela secundaria cuando el terrorista doméstico McVeigh hizo estallar el edificio federal Alfred P. Murrah en la ciudad de Oklahoma en 1995, matando a 168 personas. Visitó el lugar del bombardeo y se paró ante los restos al día siguiente.

“Recuerdo que en los días siguientes todos habían asumido que eran extremistas islámicos”, relató. “Luego, cuando mostraron fotos de la persona que habían aprehendido, era un niño rubio, de ojos claros y mentón sobresaliente, exmilitar. Fue una experiencia formativa saber que esta persona era estadounidense y había atacado a Estados Unidos”.

Veintiséis años después, cuando Ligon estaba presentando al DHS la idea de un centro de investigación antiterrorista en Nebraska, aseguró que su equipo haría todo lo posible para detener al próximo McVeigh. El 6 de enero de 2021, cuando vio cómo asaltaban el edificio del Capitolio, su mente volvió a ese momento.

“Me recordó a Oklahoma City”, admitió. “Creo que cuando usas la violencia como un instrumento para lograr tus objetivos ideológicos, para mí, eso es como Timothy McVeigh”.

En un momento en el que la dirección de la investigación sobre el terrorismo está cambiando, también lo está haciendo la gente que hace esa investigación. Durante los últimos 20 años, el contraterrorismo ha estado dominado en gran medida por el recuerdo y el trauma del 11 de septiembre. Pero muchos de los estudiantes de este nuevo centro de investigación antiterrorista son demasiado jóvenes para recordar ese día. El evento definitorio de su vida podría ser el ataque del 6 de enero. Eso tiene implicaciones potenciales para identificar y comprender amenazas futuras.

“Ya no tengo un solo estudiante en mis clases que recuerde el 11 de septiembre”, comentó Kat Parsons, investigadora asociada en criminología del centro. “Los chicos más pequeños tienen una mejor apreciación de la amenaza terrorista doméstica porque eso es con lo que han crecido y han visto más o menos empezar a extenderse y manifestarse”.

Esa distancia también ha dado a los estudiantes una visión única de lo que siguió, según la investigadora Erin Kearns.

“Creo que tienen una mejor apreciación de cuán desordenadas fueron algunas de las primeras políticas después del 11 de septiembre. Solía recibir muchas críticas sobre eso, tenían claro que era una mala idea”, dijo.

Neo Nazis, alt-right y supremacistas blancos marchan con antorchas previo a la manifestación “Unite the Right” en Charlottesville, Virginia

Parsons, Kearns y su colega Clara Braun trabajan en el campo de la criminología. Todos se sintieron atraídos al centro por sus esfuerzos por ampliar y diversificar el tipo de personas que se dedican a la investigación del terrorismo.

“Creo que la mejor parte del centro es su naturaleza interdisciplinaria”, planteó Braun. “Todos provienen de tantos contextos diferentes, de tantos lugares diferentes, y esto ayuda a moldear la forma en que las personas abordan la resolución de problemas”.

Kearns y Parsons provienen de Ohio, y Braun es de una familia militar y ha vivido en todas partes. Eso les da una “experiencia de vida muy diferente” de la de aquellos que tradicionalmente han dominado el campo, dice Kearns. “Incluso conduciendo desde Ohio hasta aquí, cuántos stickers de parachoques de supremacistas blancos se ven en los coches. Si pasas todo tu tiempo en las grandes ciudades, simplemente no ves eso”, expuso.

La creación de un centro antiterrorista en el medio del país fue de hecho una parte clave del discurso ante el DHS, dijo Ligon.

“Les dijimos que si realmente querían salir de lo convencional, tenían que salir de Washington”, mencionó. “Representamos el centro de Estados Unidos: somos una ciudad azul en un estado rojo y estamos literalmente en el centro del país. Hay tanta polarización en la costa en este momento. Creo que al tenernos aquí en el medio, podemos recurrir a investigadores de todo el país de una manera que se sienta más apolítica”.

Esa polarización puede ser difícil de evitar por completo. Aunque el centro obtuvo su financiamiento durante la administración Trump, y sus investigadores están trabajando en proyectos relacionados con los extremismos Antifa e islamista, la naturaleza de la amenaza terrorista hoy a raíz del ataque al Capitolio significa que una parte importante de su investigación se centra en los partidarios. de un partido, o de un expresidente para ser precisos. Algunos republicanos prominentes han tratado de minimizar la importancia del ataque al Capitolio y han descrito los cargos en su contra como motivados políticamente. La persona que muchos ven como el principal instigador del ataque, el expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, sigue siendo el líder de facto del partido.

“De hecho, me ofende mucho cuando la gente es displiciente alrededor del 6 de enero, cuando los llama alborotadores o intentan restarle importancia”, observó Ligon. “Había un grupo bastante grande de individuos, alrededor de 600 y contando, que estaban dispuestos a violar la ley en nombre de ese sistema de creencias. Así que puedes tener todas las creencias extremistas que quieras, pero cuando actúas de una manera contraria a la ley o violenta, es entonces cuando te conviertes en nuestro objeto de estudio”.

A través de ese estudio, agregó Ligon, el centro puede ayudar al personal que se encuentra actualmente en las trincheras de la lucha antiterrorista.

“No cuentan con recursos suficientes, especialmente en el lado del terrorismo doméstico. Si nos fijamos en el dinero que tenemos para luchar contra los grupos terroristas internacionales frente a lo que gastamos en terrorismo doméstico en los EE.UU., es tremendamente insuficiente”.

La financiación del DHS está programada para durar 10 años. Sea quien sea el próximo presidente, dice Ligon, el trabajo continuará.

“Este centro no es para el presidente, es para los funcionarios federales que luchan contra el terrorismo. He trabajado con ellos durante años a través de la administración de Obama, la administración de Trump y ahora a través de la administración de Biden. Todavía están allí y mantienen su posición”.