Policías de Reino Unido admiten haber compartido fotos de hermanas asesinadas en WhatsApp

Los agentes tomaron fotos de los cuerpos de las víctimas y se las enviaron a otros policías y amigos

Lizzie Dearden
martes 02 noviembre 2021 21:55
Policía noruega informó que el atacante del 13 de octubre estaba señalado por radicalización
Read in English

Dos agentes de la Policía Metropolitana han admitido haber compartido fotos de los cuerpos de dos hermanas asesinadas en WhatsApp luego de haber sido asignados para vigilar la escena del crimen.

PC Deniz Jaffer, 47, y PC Jamie Lewis, 33, se declararon culpables de mala conducta en un cargo público en Old Bailey el martes.

El tribunal escuchó que ambos hombres fueron asignados a vigilar el área acordonada donde las hermanas Bibaa Henry, de 46 años, y Nicole Smallman, de 27, fueron encontradas muertas en los arbustos en Fryent Country Park en Wembley.

Los agentes estuvieron situados en el cordón durante la noche del 7 de junio de 2020 y tomaron fotografías de sus cuerpos después de ingresar a la escena del crimen sin autorización.

El tribunal escuchó que Jaffer envió información sobre su asistencia a miembros del público en WhatsApp, tomó fotos y luego las compartió con otros oficiales de policía y miembros del público.

Lewis también envió información sobre su asistencia a miembros del público en WhatsApp, tomó fotos y luego las compartió con otros oficiales de policía.

El juez Mark Lucraft QC, el registrador de Londres, mencionó que era "extremadamente probable" que los oficiales fueran encarcelados.

Manifestó que se les había asignado su deber de preservar la escena donde Henry y Smallman fueron encontradas apuñaladas hasta la muerte.

Leer más: Partidarios de QAnon se reúnen para dar la bienvenida a JFK Jr. en Texas, tras teoría de que fingió su muerte

“Tomó fotografías de los cuerpos, superpuso el rostro de otro y envió las fotografías a otros”, expresó el juez Lucraft a los oficiales.

"Estos asuntos son extremadamente serios … es muy probable que reciba sentencias de prisión de cierta duración".

La madre de las víctimas, Mina Smallman, condenó a los agentes como “Despicable 1 y Despicable 2”.

Ella declaró: "El dolor de nuestra familia se vio agravado por los oficiales de cordón que ahora serán conocidos como Despicable 1 y 2: cualquier fuerza interior que había reservado había sido arrancada".

El Crown Prosecution Service (CPS) expuso que tanto Jaffer como Lewis habían dejado sus puestos y "se acercaron a las mujeres asesinadas, arriesgándose a contaminar la escena del crimen, para tomarles fotos con sus teléfonos".

Lewis editó una de las imágenes superponiendo su propio rostro a la fotografía con las víctimas al fondo.

Le envió la imagen a Jaffer, quien luego la reenvió sin solicitarla a una mujer oficial que también estaba presente en la escena.

El CPS señaló que Jaffer también mostró una de las fotos de las víctimas a un oficial de sexo masculino cuando salían del parque, y luego con tres amigos en WhatsApp.

Lewis también compartió fotografías que había tomado en la escena del crimen que no mostraban a las víctimas con un grupo de WhatsApp de al menos 40 policías llamado el "Equipo A".

Fueron arrestados como parte de una investigación criminal por parte del organismo de control de la Oficina Independiente de Conducta Policial (IOPC).

El director regional de Londres, Sal Naseem, dijo: “Las acciones del PC Jamie Lewis y el ex oficial Deniz Jaffer fueron repugnantes. Deberían haber estado protegiendo la escena de un crimen, pero en cambio la trataron con desprecio y falta de respeto.

”Al hacerlo, insultaron a Nicole y Bibaa, sus familias, sus seres queridos y sus colegas.”

"No puede haber lugar en la policía para alguien que se comporte de esta manera".

La Policía Metropolitana debe iniciar un procedimiento de mala conducta grave que hará que los oficiales sean despedidos formalmente.

Una investigación separada concluyó que tres agentes tenían un caso que responder por mala conducta, ya que conocían, recibieron o vieron las fotografías inapropiadas y no las impugnaron ni las denunciaron.

"Lamentablemente, como destacan los acontecimientos de hoy, los agentes de policía que se encuentran por debajo de los estándares de comportamiento que se esperan de ellos no son hechos aislados", aseguró Naseem.

"Una cultura en la que algunos oficiales no ven nada malo en compartir mensajes profundamente ofensivos, y donde otros se sienten incapaces o no dispuestos a desafiar esto, tiene que cambiar".

La pareja, adjunta a la unidad de comando noreste del Met, fueron suspendidos de sus funciones luego de sus arrestos el 22 de junio del año pasado.

Jaffer, de Hornchurch, al este de Londres, y Lewis, de Colchester, Essex, fueron puestos en libertad bajo fianza antes de la audiencia de sentencia en diciembre.

Paul Goddard, del CPS, declaró: “Estos oficiales tenían la tarea de proteger la escena de un crimen trágico, pero en su lugar la violaron para sus propios propósitos, sin tener en cuenta la dignidad de las víctimas o el daño que podrían hacer a una investigación por asesinato.

“Sin duda, sus acciones irreflexivas e insensibles han causado una angustia y un dolor inconmensurables a la desconsolada familia y amigos de Nicole Smallman y Bibaa Henry, que ya estaban aturdidos por la pérdida de sus seres queridos. Nuestros pensamientos están muy con ellos en este momento".

Su asesino, Danyal Hussein, de 19 años, fue sentenciado a cadena perpetua el jueves.

El Old Bailey escuchó que había hecho una promesa escrita a mano a una entidad demoníaca llamada King Lucifuge Rofocale de matar a seis mujeres cada seis meses, que estaba firmada con sangre.

Hussain se embarcó en una “campaña de venganza” contra mujeres al azar en un intento fallido por ganar el premio de lotería Mega Millions Super Jackpot.

Las acciones de los oficiales hicieron que los abogados defensores de Hussain cuestionaran si la evidencia de ADN incriminatoria de la escena del crimen podría haber sido contaminada.

El fiscal Oliver Glasgow QC rechazó cualquier sugerencia de que los agentes tocaron los cuerpos o interfirieron de alguna manera con ellos.

Sostuvo que las fotografías fueron tomadas desde cierta distancia y cualquier sugerencia de que los cuerpos fueron tocados era "completamente infundada".

Hussain fue encarcelado de por vida con una pena mínima de 35 años después de ser declarado culpable de dos cargos de asesinato y posesión de un cuchillo.

El asesino apuntó a las hermanas después de que fueron a Fryent Country Park para celebrar el cumpleaños de Henry con amigos, apuñalándolas brutalmente hasta la muerte.

Arrastró los cuerpos y los posó en un abrazo para "profanarlos" en la muerte, expuso un juez.

En la noche del 6 de junio, los preocupados seres queridos de las hermanas informaron de su desaparición, pero los agentes no fueron enviados al parque hasta el día siguiente. Los cuerpos fueron encontrados por el novio de Smallman, Adam Stone.

El IOPC encontró que el nivel de servicio brindado por el Met durante el fin de semana cuando las hermanas desaparecieron estaba "por debajo del estándar que debería haber estado".