“Es un teatro político racista”: Activistas se manifiestan contra próximo vuelo de deportación a Jamaica

Gobierno acusado de utilizar vuelos medio vacíos para “distraer la atención de la inminente crisis económica y climática”

Nadine White,May Bulman
martes 02 noviembre 2021 20:35
Read in English

Los activistas instan al gobierno británico a detener un próximo vuelo de deportación a Jamaica, descrito como " teatro político racista" y advierten que muchos de los que están a bordo son "británicos por completo".

Se espera que el avión chárter, que salga del Reino Unido el 10 de noviembre, lleve hasta cincuenta personas a bordo.

Entre los que recibieron instrucciones de expulsión se encuentra un hombre con discapacidades de aprendizaje que lleva en el Reino Unido desde que tenía tres meses de edad. Otro tiene cuatro hijos pequeños británicos y vive en el Reino Unido desde que tenía diez años.

De los once hombres que enfrentan la expulsión conocidos por el grupo de campaña Movement for Justice, se dice que ocho llegaron a Gran Bretaña cuando eran menores de dieciséis años, cuatro son posibles víctimas de trata después de haber sido preparados para la actividad delictiva, y al menos cuatro tienen discapacidades de aprendizaje.

El grupo acusó a los ministros de intentar deportar a personas que son "británicos por completo" y que el Reino Unido les ha "fallado".

Un hombre que se enfrenta a la expulsión y que no puede ser identificado para proteger su identidad, ha vivido en el Reino Unido desde que tenía solo tres meses. Un informe psiquiátrico escrito en agosto de 2021 afirma que tiene TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad) y síndrome de Tourette.

El Ministerio del Interior planea deportar al joven de veintitrés años sobre la base de que fue encontrado en posesión de un arma de fuego en 2016, por lo que cumplió una sentencia de dos años. El informe psiquiátrico afirma que en ese momento era un “adolescente muy vulnerable” que era “utilizado como portador de armas” por bandas criminales.

Desde la detención migratoria, el joven dijo que pasó parte de su adolescencia bajo cuidado. Le declaró a The Independent: “Tratan de sacarme por un error que cometí cuando era adolescente. Estaba rodeado de chicos mayores que me influenciaban. Yo era joven y tonto.

“Han pasado cinco años desde que cumplí mi condena. He cambiado. Me he alejado de ese tipo de cosas. Pero no he tenido una segunda oportunidad en mi vida adulta para cambiar las cosas. No conozco a nadie en Jamaica. Tal vez moriré si me envían allí ".

Akeem Finlay, quien también se enfrenta a la expulsión, tiene cuatro hijos británicos, todos menores de diez años y le contó a The Independent que su pareja ya se había visto obligada a renunciar a su trabajo de tiempo completo después de que fue detenido el viernes pasado, porque él ya no puede ayudar con el cuidado de los niños.

El hombre de treinta y un años, que llegó a Gran Bretaña a los diez y que fue condenado a seis años de prisión en 2014 por causar lesiones corporales graves con intención, comentó: “Me han quitado la libertad de nuevo. No es como si cometiera crímenes ahora. Trato de arreglar mi vida familiar y mi caso de inmigración, pero no tengo la oportunidad de hacer nada de eso.

“Mi crimen ocurrió hace diez años. Todavía lamento mi error, pero desde que salí de la cárcel cambié mi vida. Quiero conseguir un trabajo para poder mantener a mi familia. Soy un hombre cambiado. Estuve en la cárcel una vez. Todos deberían tener una segunda oportunidad ".

Karen Doyle, del grupo de campaña Movement for Justice, aseguró: “Cuando alguien ha estado en el Reino Unido desde los tres meses de edad, es británico por completo. Tienen poca o ninguna conexión con Jamaica.

"Muchos han sido reprobados por las escuelas británicas y los sistemas de atención británicos, muchos fueron víctimas de abuso y preparación sexual infantil, pero fueron tratados como alborotadores y criminales en lugar de víctimas".

Ella continuó con la afirmación: "Estos vuelos no tienen otro propósito que el teatro político racista de un gobierno desesperado por desviar la atención de la inminente crisis económica y climática".

Los activistas también han advertido que el sistema de deportación del Ministerio del Interior está en desacuerdo con la promesa del Reino Unido de abordar el cambio climático, dado que la mayoría de los vuelos chárter en los últimos años despegan con una fracción de la capacidad del avión a bordo.

Un análisis de datos realizado por The Independent a principios de este año revela que el número promedio de retornados en cada vuelo chárter el año pasado fue de solo quince. El último vuelo de deportación a Jamaica, en agosto, tenía solo siete personas a bordo después de que a cuarenta y tres se les concedió un indulto legal de último momento.

Zita Holbourne, presidenta nacional del grupo de campaña contra el racismo BARAC UK, aseguró: “El primer ministro de Jamaica habla esta tarde en la COP26, se supone que sobre lo que hará Jamaica para abordar el cambio climático y el impacto que esto tiene en el país; esto es hipócrita cuando al mismo tiempo permite que estos aviones aterricen con un puñado de personas a bordo.

"El cambio climático afecta el sur global de manera desproporcionada, incluida la región del Caribe, mientras que la aviación contribuye al cuatro por ciento de las emisiones de carbono".

Se produce después de que surgiera que el gobierno británico planea amenazar con dejar de otorgar visas a ciudadanos de países que "no cooperan" con los intentos de deportación del Reino Unido, como se describe en las propuestas del controvertido Proyecto de Ley de Nacionalidad y Fronteras.

La secretaria general del TUC (Trades Union Congress), Frances O'Grady, considera que el vuelo debería ser cancelado y agregó: “Ha habido demasiados errores judiciales en el sistema de inmigración. Todos los vuelos de deportación deben suspenderse mientras el Ministerio del Interior aborda sus fallas para verificar de forma adecuada las circunstancias de las personas a las que se dirige la deportación".

Unos ciento cuarenta jamaiquinos con condenas penales fueron deportados en seis vuelos entre 2016 y 2021, según las estadísticas del Ministerio del Interior.

Un portavoz del Ministerio del Interior se negó a comentar sobre asuntos operativos, pero informó: “El público espera con razón que eliminemos a los criminales peligrosos y a los que no tienen derecho a estar aquí, por lo que operamos vuelos de forma regular a diferentes países.

"Todos los que fueron removidos habrán tenido sus casos revisados por completo para garantizar que no haya barreras legales pendientes, incluidas las demandas modernas de esclavitud y tráfico, que impidan su expulsión del Reino Unido".