‘No sabemos dónde está nuestra madre o nuestro padre’: refugiados hazara temen por sus familias y futuro

Un bloque de apartamentos en un vecindario en las afueras de Islamabad es ahora el hogar temporal de 80 miembros de la comunidad hazara, que duermen en el suelo en habitaciones vacías. Se consideran a sí mismos los afortunados, escribe Bel Trew en Islamabad y la frontera de Torkham.

jueves 23 septiembre 2021 14:20
La inconformidad y la violencia no cesa en Afganistán
Read in English

Agarrando a su hijo recién nacido, el oficial de policía afgano pagó a los contrabandistas más de £ 500, casi dos meses de salario, para que su familia pasara a escondidas entre los talibanes y los guardias fronterizos de Pakistán en medio de la noche.

Wahed, de 29 años, padre de cuatro hijos, desembolsó £ 50 adicionales para escabullirse por separado de sus identificaciones policiales en la frontera paquistaní también: papeleo que si se encontraba podría hacer que lo mataran, pero sabía que sería la única esperanza de obtener asilo.

Una semana antes, a principios de agosto, cuando los talibanes avanzaban como un rayo en Afganistán, el oficial al mando de Wahed le había dicho a su unidad que abandonara sus posiciones y corriera por sus vidas.

Wahed, un refugiado en dos ocasiones, corría doble riesgo de muerte porque es hazara, un grupo étnico chií de habla persa perseguido. También hay una orden de arresto talibán contra su esposa debido a su trabajo por los derechos de la mujer. Los vecinos le revelaron que soldados de infantería armados con rifles habían aparecido en su casa en Kabul pocos días después de que escaparan.

“Los talibanes mienten sobre la amnistía general. Es una mentira total. Si ese fuera el caso, entonces ¿por qué vinieron a mi casa buscándonos a mí ya mi esposa?”, pregunta, sentado en el suelo de un edificio sin amueblar cerca de la capital paquistaní que se ha convertido en un campo de refugiados secreto no oficial para familias hazara que huyen.

“Esta es la segunda vez que soy un refugiado. Mi padre me sacó de contrabando a Pakistán en 1996, cuando los talibanes se hicieron cargo por primera vez, y yo solo tenía cuatro años.

“Veinticinco años después, y ahora mis hijos también son refugiados”.

Este bloque de apartamentos en un vecindario en las afueras de Islamabad es ahora el hogar temporal de 80 miembros de la comunidad Hazara. Familias enteras duermen en el suelo de habitaciones individuales vacías.

Todos aquí se conocieron después de llegar a Pakistán, por lo que se encuentran entre los pocos “afortunados” que lograron huir cuando la frontera pakistaní se relajó en el caótico período inmediatamente posterior a la toma de poder de los talibanes y la retirada de las tropas de la OTAN lideradas por Estados Unidos.

Leer más: Entrevista AP: canciller paquistaní detalla plan del Talibán

Miles de afganos más también han llegado a Irán, donde la seguridad fronteriza se ha endurecido considerablemente durante el último mes. Los contrabandistas afganos e iraníes venden abiertamente sus servicios en las páginas de Facebook enviadas a The Independent. Muchos de los que llegan a Irán han tomado la traicionera ruta a Turquía, esperando ser bienvenidos allí.

Las familias hazara cerca de Islamabad carecen de dinero, documentos legales adecuados y un futuro claro: un doloroso recordatorio de las consecuencias de pesadilla del drástico colapso de Afganistán.

Todos sostienen trozos de papel de un socio local de las Naciones Unidas que dice que han registrado sus solicitudes de asilo con las autoridades paquistaníes. Esto no les otorga el estatus de refugiados, pero al menos evita que sean arrestados por ahora.

Pero su futuro no está claro.

Qaiser Afridi, portavoz de ACNUR en Pakistán, dice que las familias con este papeleo pueden vivir en Pakistán como solicitantes de asilo.

Sin embargo, The Independent presionó repetidamente a las autoridades locales y nacionales de Pakistán para que aclararan lo que eso significa en la práctica y no obtuvo una respuesta clara.

Afridi dice que, mientras tanto, no hubo un programa específico de reasentamiento de refugiados afganos, lo que aumenta la confusión.

Si bien algunos países occidentales, incluido el Reino Unido, han emitido visas especiales para afganos en riesgo que trabajaban para las fuerzas británicas, embajadas u organizaciones, este no es un programa de reasentamiento de refugiados per se.

Y todavía hay miles atrapados en Afganistán que quieren irse pero no pueden.

“Es por eso que la ONU aboga porque los países vecinos mantengan sus fronteras abiertas para quienes buscan seguridad”, explica Afridi.

“Debe haber una carga y una responsabilidad compartida”.

Y así, si bien se prestó mucha atención a las escenas en el aeropuerto de Kabul, a los extranjeros o personas con doble nacionalidad que necesitaban salir, a aquellos que trabajaron directamente con los países occidentales que intervinieron en Afganistán, se ha prestado poca atención a los grupos en riesgo que han sido dejados atrás y no tengo tales reclamos.

Entre los más vulnerables se encuentran los hazaras, el tercer grupo étnico más grande de Afganistán, que han sido atacados repetidamente por los talibanes desde 1996, cuando el grupo militante tomó por primera vez el control del país asolado por el conflicto. En 1998, Human Rights Watch señaló que los talibanes probablemente asesinaron hasta 2 mil personas en la ciudad norteña de Mazar-e Sharif cuando sus combatientes persiguieron “sistemáticamente” a hombres hazara.

Amnistía Internacional ha dicho ahora que ha encontrado pruebas de que los hazaras afganos están siendo atacados de nuevo: nueve hombres hazara en la provincia de Ghazni fueron asesinados por combatientes talibanes en julio, según un informe reciente.

Isis-K, la rama de Isis en Afganistán, también ha atacado repetidamente a la comunidad y se cree que es responsable del horrible bombardeo de una escuela de niñas Hazara que mató a más de 80 escolares en mayo.

Entonces, todas las familias hazara que The Independent entrevistó en la frontera, en campos de refugiados no oficiales en Pakistán y a través de aplicaciones de mensajería encriptada en Afganistán manifestaron que temen la muerte si no pueden buscar asilo en el extranjero.

Pero los funcionarios paquistaníes, desde los gobernadores provinciales hasta el ministro de Relaciones Exteriores del país, dejaron en claro en entrevistas con The Independent que Pakistán ya alberga a casi 4 millones de refugiados afganos de conflictos anteriores y no aceptará más.

Los rumores de que Pakistán alberga campamentos de refugiados apoyados por las Naciones Unidas o instalaciones de procesamiento de solicitudes de asilo fueron firmemente rechazados en todas las entrevistas que realizó The Independent. El ministro de Relaciones Exteriores, Shah Mehmood Qureshi, declaró en repetidas ocasiones que los campos tenían que construirse en el lado afgano: las fronteras se han fortalecido, la seguridad se ha reforzado.

Liaquat Shahwani, portavoz del gobierno provincial en Baluchistán, donde se encuentra la frontera de Chaman, dijomencionó a The Independent que “unas pocas docenas de familias” que cruzaron ilegalmente incluso habían sido enviadas de regreso.

Reporteros locales de la zona expusieron a The Independent que hasta 700 personas se han visto obligadas a regresar a Afganistán y se desconoce su suerte.

Todos los funcionarios defendieron sus acciones alegando que los talibanes de hoy son diferentes a los talibanes de la década de 1990, ya que han ofrecido amnistía a todos los grupos en Afganistán, por lo que no había nada que temer.

En el cruce fronterizo de Torkham, a 560 kilómetros al norte de Chaman, la seguridad fronteriza talibán le aseguró a The Independent que todos los que se quedaron en Afganistán estaban “a salvo” y que no se impediría que nadie cruzara.

“Hemos traído la paz a Afganistán, todos son bienvenidos”, afirma Farid ulHaq, subjefe de la patrulla fronteriza, mientras sostiene un rifle.

“No estamos tratando de detener a nadie. Quien quiera salir de Afganistán, puede hacerlo. Pero los funcionarios paquistaníes están siendo estrictos aquí; no somos nosotros”, afirma.

Sin embargo eso no es lo que dicen las familias Hazara.

Muchas de las familias en las casas seguras informales para refugiados en Islamabad cuentan que han sido separadas de otros miembros de la familia que fueron secuestrados o estaban escondidos, demasiado temerosos para hacer el largo viaje hasta los cruces y desafiar la frontera enredada de alambre de púas. La mayoría se presume muerta.

“No sabemos dónde está nuestra madre o nuestro padre”, confiesa Sima, una colegiala de 16 años, mientras cuenta la historia de cómo ella y sus hermanas escaparon por el cruce de Chaman. Ella se derrumba en lágrimas. Por lo general, la más audaz del grupo, su repentino colapso alarma a sus hermanas menores, que son acompañadas fuera de la habitación por el hermano mayor antes de que ellas también empiecen a llorar.

Las cuatro niñas de entre 13 y 23 años lograron colarse entre los guardias fronterizos talibanes y paquistaníes vistiendo burkas, o velos que cubrían todo el rostro, para ocultar su apariencia, que las identificaría instantáneamente como hazara.

Sima, una hablante de dari, dice que también repitió: “Kaka Janu”, que significa “tío John”, una forma cortés de dirigirse a los hombres mayores en pashto, el idioma más comúnmente hablado por los miembros de los talibanes.

“Mi padre desapareció la noche en que los talibanes se apoderaron de nuestra aldea en agosto, por lo que nuestra madre nos despidió”, continúa después de un descanso. Las piernas de su madre están cubiertas de quemaduras por un ataque anterior a la familia por parte de grupos pro-talibanes, quienes, según las niñas, acosaron repetidamente a la familia debido a sus creencias religiosas y porque su padre solía trabajar para grupos de derechos occidentales.

Temiendo que fueran perseguidos si toda la familia se marchaba al mismo tiempo, la madre de Sima decidió quedarse atrás y envió a las niñas por delante. Tuvieron que cruzar 800 km de territorio por su cuenta.

Después de cruzar, las cuatro niñas viajaron 650 km más para llegar a Islamabad después de que un hombre de negocios hazara que vivía en Pakistán se compadeciera de ellas y les pagara el camino a la capital.

“Hablamos por última vez con nuestra madre cuando cruzamos a Pakistán, pero ahora su móvil está apagado. No sabemos si ambos padres están muertos. Estamos solos. ¿Qué debemos hacer?”

Y esta es la pregunta que resuena en todo el edificio.

Un piso más arriba, Habiba, de 23 años, dice que no ha podido comunicarse con su padre desde que los separaron en la frontera hace un mes cuando ella también intentaba cruzar en Chaman.

La joven hazara huyó de Kabul con su familia cuando, tres días después de que los talibanes tomaran el control, los combatientes aparecieron en su tienda, una sastrería y tienda de moda para mujeres en Kabul, y dispararon al aire, ordenándole que cerrara. (Su tío fue asesinado por los talibanes varios años antes).

En medio de la gran multitud, ella y su hermano de 14 años fueron separados del resto de su familia. Finalmente, un contrabandista se acercó a ellos y vio que eran hazara y se ofreció a llevarlos a través de la frontera por una tarifa.

“Tenía tanto miedo de que los talibanes pudieran arrestarme, violarme y matar a mi hermano. No pudimos encontrar a la familia, así que acordamos cruzar”, cuenta, también llorando.

Desde entonces, lograron comunicarse con los vecinos que revisaron la casa familiar en Kabul y la encontraron vacía.

“No puedo dormir por la noche pensando en mi padre y el resto de la familia. ¿Salieron vivos?”

Wahed dice que la comunidad internacional no puede hacer la vista gorda ante quienes están en riesgo de muerte y debe realizar programas de reasentamiento dedicados a los más vulnerables, como los hazara.

“Por favor ayúdenos, no queríamos salir de Afganistán. Tenía un buen trabajo, éramos felices, pero si regresamos, nos matarán”, expresa, sosteniendo a su nuevo bebé.

“He sido refugiado dos veces y ahora mis hijos lo son.”

“No quiero que los hijos de mis hijos sean refugiados como yo”.