Primer vistazo a la ciudad convertida en “polvo” por la ola de calor que bate récords

The Independent fue el primer medio de comunicación internacional al que se le permitió entrar en la destruida ciudad de Lytton (Columbia Británica). Ashleigh Stewart se unió a los residentes que veían el alcance de la destrucción por primera vez

lunes 12 julio 2021 16:33
Otra intensa ola de calor golpeará el oeste de EE.UU y Canadá
Read in English

Unas imágenes de Go Pro tomadas en el interior de Lytton, en la Columbia Británica de Canadá, muestran los restos de un pueblo que los residentes describen como un “lugar especial” donde “todos se cuidan entre sí”.

En lugar de las casas que antes estaban llenas de gente y de las posesiones de toda una vida, no hay más que escombros carbonizados. El vídeo, tomado por The Independent, muestra estructuras reducidas a polvo, cenizas esparcidas por la carretera, árboles partidos por el calor.

Los objetos que una vez utilizaron las familias son prácticamente inidentificables, salvo unos pocos artículos que sin duda tendrán un significado conmovedor para las familias que volvieron a visitar los restos carbonizados de sus hogares esta semana.

Todas las posesiones más preciadas de Edith Loring-Kuhanga se han reducido a cenizas. No queda nada de su casa, aparte de la valla de alambre que la rodea, un gran árbol en la parte delantera de la propiedad y un depósito de aceite en la parte trasera. El resto son escombros y tierra carbonizada.

Y sin embargo, la residente de Lytton dice que ver los restos de su casa, y la ciudad diezmada que la rodea, fue una experiencia “dura pero necesaria”.

El pequeño pueblo fue destruido por un incendio apenas unos días después de haber batido el récord de temperatura más alta de todos los tiempos en Canadá durante tres días seguidos, alcanzando los 121.1F (49.5C).

Lytton fue una de las zonas del noroeste del Pacífico en las que se registró un calor extremo durante el mes pasado, con lugares al otro lado de la frontera, en California, Oregón y Washington, en EE.UU., que también batieron sus propios récords de temperatura e informaron de cientos de muertes que se cree que están relacionadas con el calor extremo.

Causado por lo que los meteorólogos han descrito como una “cúpula de calor” de altas presiones sobre el noroeste del Pacífico y la Columbia Británica de Canadá, el impacto se ha visto agravado por el cambio climático provocado por el hombre.

Leer más: “Todo el pueblo está en llamas”: escenas apocalípticas en Canadá tras incendio forestal por ola de calor

En Canadá, el calor fue tan intenso que, según los expertos, creó las condiciones perfectas para los incendios forestales. Sin embargo, los investigadores creen que el incendio de Lytton puede haber sido causado por el hombre.

Muchos residentes de Lytton volvieron el viernes al pueblo por primera vez desde que huyeron de las llamas, para observar lo que quedaba. El Distrito Regional de Thompson-Nicola organizó autobuses para llevar a los evacuados y a un contingente de medios de comunicación, entre los que se encontraba The Independent, de vuelta a la ciudad en un recorrido muy controlado.

Loring-Kuhanga fue uno de esos residentes.

La administradora de la escuela Stein Valley Nlakapamux, una escuela de las Primeras Naciones en Lytton, escapó del incendio y ayudó a establecer el puesto de reunión en la escuela secundaria local para los evacuados. Después huyó de la ciudad a Lillooet y ahora se aloja en un hotel de Langley.

Dice que ver los restos del pueblo fue catártico.

“Se ven muchas noticias y muchas en redes sociales, y para mí necesitaba verlo yo misma. Sentí que era parte de mi propia curación”, afirma.

“También era parte de aceptarlo todo. Que esto realmente sucedió”.

Conducir por la calle principal de Lytton es una experiencia que confronta. La gran mayoría de los edificios han quedado reducidos a escombros ennegrecidos y metal retorcido. Los coches calcinados están abandonados a un lado de la carretera. El centro médico es un montón de aluminio y ladrillos destrozados. También lo es el famoso Museo de Historia China de la ciudad.

Son pocos los edificios que siguen en pie, pero los que están parecen haber salido, sin razón, totalmente indemnes. Una casa se encuentra en un estado inmaculado, con su césped verde todavía vibrante; un contraste chocante con las propiedades carbonizadas de los alrededores. La oficina de correos y una iglesia también se han salvado.

Además de ver los daños, Loring-Kuhanga comenta que también fue una oportunidad para que los residentes de Lytton, que estaban dispersos por varias comunidades cercanas debido a la velocidad a la que todos se vieron obligados a huir, se pusieran al día de nuevo. La visita de los residentes se prolongó más de la cuenta porque todos querían “escuchar las historias de los demás”, señala.

“Todo el mundo con el que hablabas tenía su propia historia sobre cómo escaparon, quién les ayudó, qué hicieron y qué vieron, qué se llevaron y qué no”, explica.

“Fue genial ver a los demás, fue la confirmación de que estás vivo y estás bien. Nos preguntamos si debíamos llorar o sonreír. Pero todos dijimos que no, que estábamos muy agradecidos de vernos y de saber que todos estábamos bien”.

Mientras el autobús atravesaba la ciudad, Loring-Kuhanga menciona que los residentes estaban en su mayoría en silencio, aparte de algunos jadeos audibles o el reconocimiento de los restos de la casa de alguien.

Aunque Loring-Kuhanga sólo lleva cuatro años viviendo en Lytton, su familia tiene vínculos con el pueblo que se remontan al año 1900. Muchas de las prendas tradicionales de su familia quedaron destruidas cuando su casa se incendió.

“Eran todos mis recuerdos y todas las posesiones que tenía. Todo ha desaparecido, todo son cenizas”.

Sin embargo, Loring-Kuhanga afirma que todos los residentes con los que ha hablado hoy se muestran firmes en su deseo de volver al pueblo y reconstruirlo.

“Lytton es un lugar muy especial. Tiene mucha historia. Es un pueblo pequeño, todo el mundo se cuida entre sí. Hay demasiado allí para dejarlo definitivamente”.

Jennifer Thoss está de acuerdo. Reitera que Lytton es una “familia”, que se ayuda mutuamente a salir adelante.

Thoss también estuvo en la gira del autobús, ya que vivió en Lytton cuatro años, pero ahora vive en Tsawwassen. Sin embargo, invirtió mucho en la ciudad y ahora posee cinco propiedades de alquiler allí. Todas son ahora “polvo”.

Thoss estuvo en Lytton dos días antes de que se produjera el incendio, viendo a uno de sus inquilinos y trasladando algunas de sus propias cosas a una de las propiedades que estaba reformando para ella, para pasar los veranos.

“Tenía los pies en Lytton Creek, tomando una cerveza con mis amigos. El fuego comenzó desde ese punto unos días después”.

Thoss indica que lo mejor de la visita fue ver a sus vecinos y a otras personas que no había visto desde el incendio, y la incorporación de un contingente de las Primeras Naciones que tocó el tambor para ellos cuando bajaron de los autobuses para visitar el instituto.

Afirma que el aspecto más preocupante de los incendios es la cantidad de gente de la pequeña ciudad que no tenía seguro de hogar o de contenido.

Sin embargo, para otros, volver al pueblo era demasiado. Pierre Quevillon indica que se negó a participar en la excursión, porque sabía que la camioneta en la que había metido a sus perros, lista para escapar del pueblo, seguía allí. La camioneta se incendió, junto con sus perros, antes de que tuviera la oportunidad de escapar, por lo que tuvo que huir de la ciudad a pie.

Horas antes del recorrido de los residentes, el viernes, el gobierno federal ordenó que los trenes dejaran de funcionar durante 48 horas en la zona.

El ministro de Transportes, Omar Alghabra, emitió la orden “en interés de la seguridad de las operaciones ferroviarias, y para proteger la seguridad pública para el regreso temporal de los residentes a inspeccionar sus hogares en Lytton, Columbia Británica”, en un comunicado.

La Junta de Seguridad en el Transporte confirma que está investigando el incendio, tras recibir información de la Policía Montada de Canadá y del Servicio de Incendios Forestales de Columbia Británica, que intentan determinar la causa del fuego. Vídeos y testigos han apuntado a un tren en llamas visto cerca de la ciudad como posible causa.