AOC tiene razón sobre Kamala Harris. Pero los estadounidenses no pueden resolver este problema

Difícilmente podemos montar otra intervención en un lío que hicimos y pedir que se respeten nuestros deseos

Carli Pierson
martes 08 junio 2021 22:55
'Este es el comienzo de una nueva era', dice Kamala Harris en México
Read in English

El excepcionalismo estadounidense estuvo en plena exhibición ayer en Guatemala. Cuando la vicepresidenta Kamala Harris subió al podio en una conferencia de prensa después de reunirse con el presidente guatemalteco Alejandro Giammattei, casi se podía escuchar Pomp and Circumstance de Sir Edward Elgar sonando de fondo. Su mensaje directo y siniestro para aquellos que están considerando hacer el peligroso viaje hacia el norte se sintió como una versión diluida del trumpismo cuando proclamó : “Quiero ser clara para la gente de esta región que está pensando en hacer ese peligroso viaje a los Estados Unidos. Frontera de México: No vengas. No vengas".

Harris ha sido ordenada con la tarea de Sísifo de mejorar las “causas fundamentales de la migración” de América Central, y es una tarea en la que inevitablemente fracasará, aunque no sea por su culpa. Independientemente de si le dieron puntos de conversación o improvisaron en el escenario, sus declaraciones de ayer no estaban sincronizadas con la inmigración federal de EE. UU., el derecho de asilo y refugiados, el derecho consuetudinario internacional, el derecho internacional de los derechos humanos y la Convención de Refugiados de 1951 y su Protocolo de 1967, que incluye a los EE. UU. como signatario.

Esta lamentable posición también contrasta con las mismas palabras inscritas en la Estatua de la Libertad.

La congresista Alexandria Ocasio-Cortez (D-NY) reaccionó a las declaraciones del vicepresidente en un tweet que decía: “Es decepcionante ver esto. Primero, buscar asilo en cualquier frontera de los Estados Unidos es un método de llegada 100% legal. En segundo lugar, Estados Unidos pasó décadas contribuyendo al cambio de régimen y la desestabilización en América Latina. No podemos evitar incendiar la casa de alguien y luego culparlos por huir".

AOC tiene toda la razón: programas como la risible iniciativa de plantación de árboles del presidente mexicano o la emisión de visas H-2 para trabajadores temporales por parte de los Estados Unidos dan vueltas alrededor del problema real y solo pueden crear más. Como dijo la fundadora y directora ejecutiva del Centro de los Derechos del Migrante, Rachel Micah-Jones, en un artículo de opinión lasemana pasada : “Los niños y las familias apiñados en puentes internacionales en la frontera, esperando en largas filas después de viajes peligrosos, necesitan seguridad y permanencia que el asilo puede proporcionar, no visas de trabajo temporales".

Y cuando Harris declaró que aquellos que vienen serán "devueltos", rompió un pilar del derecho internacional de los refugiados, el principio de no devolución (lo que significa que un país no puede devolver a los refugiados y solicitantes de asilo que se encuentran en riesgo en sus países de origen). Este concepto fundamental se ha vuelto tan aceptado internacionalmente, que ahora es lo que los expertos llaman “derecho consuetudinario”, es decir, es la ley tanto si un país decide integrarlo en su sistema legal como si no.

La abogada de derechos civiles e inmigración con sede en Chicago, Christina Abraham, explicó: “Ella [Harris] está determinando a priori que se negará a todas las personas que buscan asilo y estatus de refugiado. Allí mismo sabes que el proceso no será justo; ella está diciendo que el gobierno no está interesado en aplicar la ley tal como está... Esto muestra un total desprecio por la difícil situación de las personas fuera de los EE. UU., especialmente los centroamericanos, y una completa ignorancia de cómo las decisiones políticas de EE. UU. pueden crear una tormenta perfecta para las personas que necesitan huir de esos países".

Leer más: “No estamos en el mismo lado de la moneda”’: el presidente de Guatemala ataca a Kamala Harris

Estados Unidos tiene una responsabilidad significativa por la actual crisis de derechos humanos en los países centroamericanos, incluida Guatemala. Como se documenta en los archivos del Departamento deEstado, en la década de 1950 la CIA intervino para destituir al presidente electo democráticamente del país, Jacobo Arbenz, porque lo veían como parte de un bloque creciente de naciones que simpatizaban con el comunismo en la región. Esa intervención militar encubierta desencadenó una serie de eventos que se desarrollarían durante casi 100 años en forma de abusos a los derechos humanos, opresión, pobreza y migración.

Por ejemplo, segúnla Oficina de Washington para América Latina, una de las pandillas callejeras más peligrosas del mundo, la MS-13, que tiene al menos 60,000 miembros en América Central, se estableció en la década de 1980 en Los Ángeles. Los migrantes centroamericanos que habían huido de las guerras civiles mortales que se desarrollaron después de varias operaciones militares de Estados Unidos en la región fueron deportados de regreso a Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, solo para traerles la importación muy estadounidense de la cultura de las pandillas al estilo estadounidense. Ahora, los migrantes que buscan venir a los Estados Unidos en gran parte no son miembros de la MS-13; más bien, están huyendo de este problema creado por Estados Unidos.

“Esta es una conversación falsa sobre la inmigración que seguimos teniendo y culpa a los propios migrantes de los factores detrás de la migración”, continuó la abogada Christina Abraham. “La gente no deja todo atrás porque es frívola. La gente se va porque siente que tiene que hacerlo, porque tienen gobiernos que no los protegen. Mientras tanto, las empresas estadounidenses se benefician de la mano de obra inmigrante indocumentada: personas mal pagadas, con exceso de trabajo y sus derechos negados sistemáticamente... En lugar de abordar estos problemas, muestra que esta administración no tiene la intención de hacer las cosas de manera diferente. Si bien se puede resolver, nadie tiene ningún interés político en resolver estos problemas".

En el libro canónico “Las venas abiertas de América Latina”, el difunto autor Eduardo Galeano escribe sobre una inquietante declaración hecha por un canciller guatemalteco hace más de un siglo, quien dijo: “Sería extraño que el remedio viniera de los Estados Unidos Estados, el mismo lugar que nos trae la enfermedad”.

Los intentos fingidos de Estados Unidos de remediar la corrupción, los abusos de los derechos humanos, la pobreza y la crisis climática que ha contribuido a crear son ridículos en el mejor de los casos y peligrosos en el peor. Difícilmente podemos organizar otra intervención en un lío que hicimos y pedir que se respeten nuestros deseos, y mucho menos se elogien. Si no vamos a abrir nuestras puertas a aquellos que huyen de las consecuencias de los errores de nuestra nación, entonces quizás sea el momento de retirar a Lady Liberty, después de todo.