La iglesia católica festejó la Navidad en medio de la pandemia

Informe “impactante” revela los abusos que sufrieron madres y bebés en instituciones en Irlanda

Cerca de 9,000 niños murieron en hogares administrados por la iglesia y el estado entre 1922 y 1998

Adam Forrest@adamtomforrest
martes 12 enero 2021 17:31
Read in English

Se publicó un informe sobre la décadas de abuso que sufrieron mujeres y niños en hogares administrados por religiosos en Irlanda. El ministro de la infancia, Roderic O'Gorman, aseguró que se ha expuesto "una cultura asfixiante, opresiva y brutalmente misógina".

Los hallazgos de la Comisión de Investigación de Hogares para Madres y Bebés quedaron al descubierto más de cinco años después de su creación, tras varios retrasos en la publicación.

Los sobrevivientes ahora pueden leer sobre la cantidad de niños y bebés que sufrieron abuso y murieron en las instituciones investigadas, algunas de las cuales estaban a cargo del estado.

El jefe de gobierno de Irlanda, Micheál Martin, describió el informe como "impactante" y "un capítulo oscuro, difícil y vergonzoso de la historia reciente irlandesa". Agregó que emitirá una disculpa estatal completa en el Dail el miércoles.

Martin también ha remitido el informe al Director del Ministerio Público para que considere cualquier delito que se derive de él.

La investigación fue impulsada por el descubrimiento de una fosa común de hasta 800 bebés y niños en los terrenos de una casa en Tuam, en el Condado de Galway.

La comisión se creó para investigar 14 hogares de madres y bebés y otros cuatro hogares del condado operados por el estado, y el informe tan esperado incluirá alrededor de 1,000 páginas de testimonios personales.

Se entiende que hasta 9,000 niños murieron en estas 18 instituciones entre 1922 y el cierre del último hogar de este tipo en 1998.

Más de 56,000 madres y 57,000 niños pasaron por los hogares para madres y bebés durante el siglo XX. Albergaban a mujeres y niñas que estaban embarazadas fuera del matrimonio.

La comisión fue establecida por el gobierno irlandés en 2015 tras las afirmaciones de que los cuerpos de hasta 800 bebés y niños fueron tirados en una fosa en un hogar para madres y bebés en Tuam, Condado de Galway.

El informe llegó después de una extensa investigación realizada por la historiadora local Catherine Corless. Ella documentó la muerte de 796 bebés y niños mientras la casa Bon Secours estaba en funcionamiento.

Tuam, dirigida por miembros de la orden religiosa de monjas Bon Secours, acogió a mujeres embarazadas solteras que generalmente eran llevadas allí por miembros de la familia. Luego, las madres fueron separadas de sus hijos, que fueron alojados en otro lugar de la casa y criados por monjas hasta que fueron adoptados sin el conocimiento de las madres.

La comisión examinó muchas cuestiones diferentes, incluida la forma en que las mujeres y los niños ingresaban a los hogares, sus condiciones de vida y cómo eran tratados, el trabajo forzado, el abuso físico y emocional y las adopciones forzadas.

El gobierno también se ha enfrentado a críticas por su mal manejo del informe el año pasado. Hubo una gran reacción de sobrevivientes, activistas y partidos de oposición después de que el gobierno aprobó una legislación controvertida que permitiría clasificar una base de datos creada por la comisión durante 30 años.

Había una confusión generalizada sobre la legislación y sobre si los supervivientes tendrían acceso adecuado a sus registros. Pero estará disponible para que los sobrevivientes lo lean el miércoles después de que el gabinete de Martin apruebe hoy el informe final de la comisión.

El jefe de gobierno de Irlanda dijo que era "lamentable" que el informe se filtrara al periódico Sunday Independent de Irlanda, antes de que los sobrevivientes y sus familias tuvieran la oportunidad de leerlo. Martin señaló que el periódico afirmó que era "una lectura impactante y difícil".