Investigación de ataque de Manchester Arena: fallas del servicio de seguridad no serán encubiertas

El atacante de clavos era conocido por los servicios de seguridad durante tres años antes de que ocurriera el suceso.

Lamiat Sabin
viernes 01 octubre 2021 20:32
La comunidad internacional espera que Afganistan no se convierta en el refugio del terrorismo
Read in English

Las familias de las 22 personas que murieron en el atentado del Manchester Arena han recibido la promesa de que no se encubrirá ningún error de la policía o de los servicios de seguridad durante la investigación en curso.

En una audiencia celebrada el viernes, los abogados de los fallecidos pidieron que se exponga “al máximo” cualquier descuido y fallo de las autoridades en el periodo previo al ataque terrorista del 22 de mayo de 2017.

La investigación pública debe explorar la cuestión de si el MI5 y la policía antiterrorista podían o debían haber evitado que el terrorista suicida Salman Abedi y su hermano Hashem maquinasen y llevasen a cabo el asesinato de 22 personas en un concierto de Ariana Grande.

Abedi, de 22 años, era conocido por los servicios de seguridad desde julio de 2014, tres años antes de matar a 10 adolescentes y niños, ocho mujeres y cuatro hombres.

Además, en un momento dado se le consideró “sujeto de interés” y estuvo en contacto y realizó visitas a la cárcel con el terrorista encarcelado Abdulraouf Abdallah, y ambos hablaron de operaciones de “martirio”.

El presidente de la investigación, Sir John Saunders, determinó que algunas pruebas se escucharán en sesiones privadas “a puerta cerrada”, sin la presencia de los familiares, sus abogados y la prensa.

Dijo que las pruebas delicadas que se escuchen en público podrían comprometer la seguridad nacional al revelar las operaciones y métodos de los servicios de seguridad que los terroristas podrían utilizar para evitar ser descubiertos al perpetrar atentados en el futuro.

Varios testigos también van a declarar de forma anónima en sesiones a puerta cerrada, y sólo se hará pública una información limitada y previamente verificada.

Leer más: Pruebas de COVID positivas aumentaron 18% en una semana en Inglaterra

Entre los testigos figuran agentes de la policía antiterrorista, un testigo del MI5 y el testigo Z, un antiguo agente del MI5 que dará su opinión sobre la actuación de los servicios de seguridad.

John Cooper QC, que representa a varias familias, dijo que no estaba en desacuerdo con la posición de las audiencias a puerta cerrada, pero pidió la “máxima divulgación” cuando sea posible para garantizar que la seguridad nacional no se utilice como medida general para restringir el conocimiento público de los errores.

Añadió: “la seguridad nacional y el encubrimiento de las vergüenzas, son muy conscientes de eso potencialmente aquí”.

“Es algo que algunos de nosotros hemos visto en otros ámbitos, en investigaciones relacionadas con muertes en el ejército, que a veces, algo que se llama seguridad nacional, argumentamos contra la redacción, tenemos éxito, y en realidad vemos la redacción, y no es más que potencialmente una pieza de material embarazoso”.

En respuesta, Sir John comentó que estaba “aún más decidido” a asegurarse de que cualquier error del MI5 o de la policía no fuera encubierto.

Señaló: “Cooper, espero que para tranquilizar a las familias, usted y yo hemos escuchado en las últimas dos semanas algunas de las pruebas más desgarradoras que jamás he oído en ningún tipo de tribunal.

“Y todos nos hemos visto profundamente afectados por ello, y la idea de que permitiría que el servicio de seguridad encubriera errores para evitar la vergüenza es algo que, puedo asegurar, no habría hecho aunque no hubiera escuchado las desgarradoras pruebas, pero estoy aún más decidido.

“Del mismo modo, también trataría de hacer todo lo posible para no revelar cosas que pudieran dar lugar a que otras personas pasaran por el tipo de tormento por el que han pasado las familias de este caso”.

“Así que, ese es el equilibrio de ambas partes, y puedo entender perfectamente su deseo de saber absolutamente todo lo que puedan saber, y cualquier error que se haya cometido.

“Pero sé que lo último que querría cualquiera de ellos es que ocurriera algo en esta investigación que condujera o facilitara que algo así volviera a ocurrir”.

Las audiencias sobre la posibilidad de prevenir el atentado están previstas para el mes que viene. La investigación se ha aplazado hasta el lunes de la próxima semana.