Feminista rusa enfrenta juicio después de difundir ilustraciones de vaginas en Internet

“Yulia ha pasado un tiempo bajo arresto domiciliario y dos veces ha sido sometida a multas exorbitantes bajo la llamada ley de propaganda gay'', dice activista

Maya Oppenheim
martes 13 abril 2021 13:33
República Dominicana: acampada proaborto frente al Palacio Nacional cumplió un mes
Read in English

El juicio de una activista feminista LGBT + en Rusia ha comenzado, fue acusada de difundir pornografía después de publicar obras de arte de cuerpos de mujeres en línea.

Yulia Tsvetkova, también artista, podría ser condenada a hasta seis años de cárcel mientras es juzgada en la ciudad de Komsomolsk-on-Amur, en el lejano este de Rusia.

Según los informes, los cargos están vinculados a un grupo de la popular red social VKontakte, donde se publicaron dibujos coloridos y estilizados de vaginas.

Tsvetkova, que fue detenida por primera vez hace un año y medio, no puede proporcionar detalles de las acusaciones que se le imputan.

Su abogada, Irina Ruchko, dijo a los periodistas, después de la audiencia, que Tsvetkova mantiene su inocencia y su equipo de defensa tiene la intención de demostrarlo en la corte.

La acusada, que es una abierta defensora de los derechos LGBT +, fundó un grupo en línea llamado Vagina Monologues que fomentaba la lucha contra el estigma y el tabú que rodea al cuerpo femenino, y publicó el arte de otras personas.

La semana pasada, Amnistía Internacional calificó el caso, que se escucha a puerta cerrada, como "absurdo kafkiano" e instó a las autoridades rusas a retirar todos los cargos contra la activista que simplemente "expresaba sus opiniones a través del arte".

Leer más: Polémica en Londres por escultura sobre Mary Wollstonecraft

Natalia Zviagina, directora de la oficina de Amnistía Internacional en Moscú, dijo: “Durante esta terrible experiencia, Yulia ha pasado un tiempo bajo arresto domiciliario y en dos ocasiones ha sido objeto de multas exorbitantes en virtud de la llamada ley de propaganda gay”.

Anna Khodyreva, la madre de Tsvetkova, hizo eco de este sentimiento en una entrevista con The Associated Press y señaló que el tribunal debería desestimar el caso.

La activista, que dirigía un teatro infantil, fue detenida en noviembre de 2019 y pasó los siguientes cuatro meses bajo arresto domiciliario, y tanto su casa como el estudio de educación para niños de su madre fueron tomados.

La activista fue multada dos veces por violar la ley rusa contra la difusión de “propaganda” gay a menores. El tribunal ordenó a la Tsvetkova pagar una multa de 50.000 rublos ($ 780) en diciembre de 2019 por dirigir un grupo en línea con temática LGBT +, y 75.000 rublos ($ 1.060) más en julio de 2020 por buscar apoyo de las familias LGBT +. La segunda multa se redujo posteriormente a 50.000 rublos ($ 780).

Muchas figuras públicas se han pronunciado en defensa de ella, incluido el veterano de la televisión estatal rusa Vladimir Pozner. Activistas de toda Rusia protestaron por su procesamiento, los artistas le dedicaron actuaciones y una petición en línea que exigía que se retiraran los cargos reunió más de 250.000 firmas.

El sábado, se inauguró una exposición de pinturas de Tsvetkova en la ciudad rusa de San Petersburgo.

“La bola de nieve de la censura ha comenzado a molestar mucho a la comunidad artística, y entendimos que si no defendemos a Yulia, si no la apoyamos, cualquier otra persona puede ser la siguiente”, externó en la exposición, Alexei Gorbushin, artista que organizó y participó en las actuaciones en apoyo de Tsvetkov.

La delegación de la Unión Europea en Rusia dijo en un tuit que el bloque "está siguiendo de cerca" el caso contra la feminista y que "aparentemente, su persecución está relacionada con su posición pública como activista LGBT". La delegación pidió a las autoridades rusas que detuvieran el procesamiento.

La primera audiencia se produce ocho meses después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, firmara enmiendas constitucionales que prohibían el matrimonio entre personas del mismo sexo y encargaban al gobierno "preservar los valores familiares tradicionales".

Los últimos dos años han sido un calvario tanto para Tsvetkova como para su madre. Además de la presión de las autoridades, afirman haber recibido amenazas de muerte y ser acosadas reiteradamente por desconocidos. El estudio de educación para niños de Khodyreva ha perdido muchos clientes.

Si bien el teatro infantil de Tsvetkova ya no existe, las visitas frecuentes de las fuerzas del orden eran demasiado angustiantes para los niños, por lo que cerró, acusó Khodyreva.

“Es aterrador. Todavía estoy mirando hacia la puerta incluso ahora”, dijo Khodyreva a la AP. “La policía ha irrumpido tantas veces. No estoy preparada para que los niños se involucren en este caos".

Los problemas de Tsvetkova parecen haber comenzado cuando Merak, el teatro infantil, se estaba preparando para mostrar una obra sobre estereotipos de género, titulada The Blues and the Pinks, en marzo de 2019 en un festival de teatro que organizó.

El festival perdió dos lugares que encontró para hacer el espectáculo, informó Khodyreva, y la policía interrogó a los niños involucrados en la obra sobre si Tsvetkova, quien la dirigió, les habló sobre temas LGBT +. La obra no tenía nada que ver con cuestiones LGBT +: el nombre se refería a colores tradicionalmente asociados con niños y niñas, pero en la década de 1990, "azul" y "rosa" en ruso eran coloquialismos populares para hombres y mujeres homosexuales.

Información adicional de Associated Press