Tiroteo alemán vinculado a teorías de conspiración de COVID-19 y extrema derecha

El líder de las elecciones alemanas dice que el país debería “enfrentarse resueltamente al odio”

Rory Sullivan
jueves 23 septiembre 2021 18:59
Los CDC emite un mandato obligatorio de cubrebocas para aviones y transporte público
Read in English

Un hombre sospechoso de matar a tiros a un cajero de una gasolinera en Alemania ha sido relacionado con grupos de conspiración del coronavirus y la extrema derecha.

El hombre de 49 años fue arrestado el domingo, un día después de que un empleado de 20 años recibiera un disparo en la cabeza con un revólver en Idar-Oberstein, una localidad del oeste del país.

Los investigadores descubrieron que había apoyado abiertamente al partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD) en las redes sociales. También creen que es un negador del coronavirus.

A principios de esta semana, el ministro de salud alemán, Jens Spahn, dijo a los periodistas que el cajero, que aún no ha sido identificado, le pidió al sospechoso que usara cubrebocas, requisito para los compradores en Alemania.

Después de dirigirse a casa, el hombre regresó a la tienda, donde presuntamente mató a la víctima.

Spahn dijo que la “incitación” publicada en las redes sociales creó la atmósfera en la que podría ocurrir un crimen de este tipo.

También culpó al canto de "¡Traidores!" y a los escépticos del coronavirus que se dieron cita en las manifestaciones antibloqueo durante la pandemia para legitimar la violencia.

"Debemos decir ‘no’ clara y decisivamente a cualquier forma de extremismo pandémico", dijo.

En una línea similar, Stephan Kramer, que dirige los servicios de inteligencia en el estado de Turingia, dijo a la red RND que recientemente se había producido un aumento pronunciado de las acciones agresivas.

"La escalada de fantasías de conspiración de derecha entre ciudadanos agresivos y propensos a la violencia ha sido obvia durante meses", dijo.

Leer más: DeSantis afirma que cubrebocas son una obsesión de los medios

Los líderes de los principales partidos políticos de Alemania condenaron el tiroteo, junto con Annalena Baerbock, del Partido Verde, diciendo que estaba "conmovida por este terrible asesinato de un joven que simplemente pidió que se siguieran las reglas existentes".

Armin Laschet, de la Unión Demócrata Cristiana, lo calificó como un crimen "horrible", mientras que Olaf Scholz, el líder de los socialdemócratas (SPD), dijo que el país debería "hacer frente resueltamente al odio".

Informes adicionales de agencias