AUKUS: Francia devuelve a su embajador en Australia, pero quedan años de antagonismo por delante

Francia está ansiosa por evitar que la crisis siga aumentando, ya que reconoce que es en su interés nacional y en el favor del presidente Macron, ponerle fin. Pero se ha hecho daño, escribe Ahmed Aboudouh

viernes 08 octubre 2021 16:11
AUKUS: líderes de la Unión Europea respaldaron el reclamo de Francia al pacto
Read in English

El ministro de Comercio australiano, Dan Tehan, ha sentido en los últimos días el viento frío en la relación entre su país y Francia. Es algo que podría convertirse en la nueva normalidad en los próximos años.

Tehan fue rechazado esta semana en Europa, donde se pospusieron las conversaciones sobre el acuerdo de libre comercio UE-Australia y se canceló una reunión con su homólogo francés.

Mientras tanto, el secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, fue invitado a una reunión con el presidente francés, Emmanuel Macron.

La fría respuesta de la UE reflejó la furia de Francia por rechazar un acuerdo de $ 90 mil millones con la compañía francesa Naval Group para construir submarinos propulsados por diesel a favor de una nueva asociación geoestratégica, conocida como AUKUS, con los EE.UU. y el Reino Unido. La feroz disputa tuvo como resultado que París retirara a sus embajadores en Washington y Canberra.

Si bien el embajador francés regresó a Washington después de una conversación telefónica entre Macron y el presidente Joe Biden, el presidente francés, tan recientemente como la semana pasada, no devolvió las llamadas de Scott Morrison, primer ministro de Australia.

A pesar de la disputa, el ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, expresó a los legisladores el miércoles que su país enviará a su embajador de regreso a Canberra "para redefinir los términos de nuestras relaciones para el futuro".

“Creo que Francia quiere avanzar, tras la airada respuesta de París. Aunque las relaciones con el gobierno de Morrison están en un mínimo histórico, es necesario reiniciar algunas conversaciones”, manifestó Philippe Le Corre, investigador senior no residente en los programas de Europa y Asia en el centro Carnegie Endowment for International Peace.

La urgencia de avanzar y contener la crisis también beneficia al propio Macron.

Se espera que las consecuencias de AUKUS den forma a la conversación nacional sobre la posición de Francia en la alianza occidental antes de las próximas elecciones presidenciales del 10 de abril. El presidente Macron ciertamente estará ansioso por posicionarse como el campeón de la política de ‘autonomía estratégica’ de Europa y el cerebro del enfoque de la UE en el Indo-Pacífico después de la partida de la canciller Angela Merkel.

"La mente del presidente Macron está firmemente en las elecciones francesas de la próxima primavera, y siente que debe demostrar su capacidad para defender los intereses de Francia y el prestigio de la nación en la comunidad global", dijo Sophia Gaston, directora del Grupo de Política Exterior Británica, un grupo de expertos. con sede en Londres.

Leer más: Explosión en Afganistán deja 100 víctimas, dice funcionario

"Al mismo tiempo, sus esfuerzos por liderar un impulso hacia la autonomía estratégica europea están luchando por ganar tracción, en parte debido a la sensación entre algunos otros estados miembros de que sus motivaciones son fundamentalmente egoístas", agregó.

"La decisión de Australia de abandonar la asociación submarina con Francia ha herido claramente al presidente francés y dejará cicatrices que pueden reflejarse en otras opciones que Macron buscará avanzar dentro de la Unión Europea".

La visión francesa sobre Australia dominó la trayectoria de las prolongadas negociaciones del acuerdo comercial, plagadas de cancelaciones y aplazamientos de reuniones de alto nivel programadas previamente, y con Tehan sin lograr ningún progreso durante la visita de esta semana.

Aunque las motivaciones detrás de la decisión de enviar al embajador de regreso indican que los ánimos en París se han enfriado, también podría marcar el comienzo de un recálculo a más largo plazo de las alianzas del país en el Indo-Pacífico.

“Hubiera sido imposible no tener un embajador en Canberra. Francia quería mostrar su enfado y que la relación se verá afectada durante mucho tiempo, pero mantendrá una presencia francesa para defender nuestros intereses”, explicó Pascal Boniface, director fundador del Instituto Francés de Asuntos Internacionales y Estratégicos.

Francia tiene múltiples intereses en la región. El país tiene una presencia marítima significativa, con territorios que se extienden muy cerca del continente australiano, una población de 1,6 millones y alrededor de 7 mil soldados.

Es revelador que el ministro de Asuntos Exteriores francés describiera el anuncio de AUKUS como "brutal" e "impredecible". Boniface dijo que estos comentarios reflejan esencialmente el sentimiento de que "Francia ha sido traicionada".

Australia, por otro lado, defiende la decisión dando a entender que sirve a su interés nacional. El acuerdo para suministrar a Canberra ocho submarinos de propulsión nuclear elevará el estatus de del lugar entre las grandes potencias militares.

Los especialistas militares creen que la adquisición de submarinos nucleares es el cambio estratégico más significativo para Australia en los últimos 50 años. También proporcionará a Canberra un paraguas protector contra las aventuras de China y mejorará su posición en el sistema de alianzas de Estados Unidos.

El ascenso de China ha desplazado el centro de gravedad económico y geoestratégico del transatlántico hacia el Indo-Pacífico, lo que resultó en que Australia se posicionara en el corazón de la estrategia occidental para frenar las ambiciones de Beijing.

Por esa razón, y muchas otras, Francia también ha buscado estrechar lazos con Australia.

En 2018, Francia fue el primero en la UE en lanzar su estrategia Indo-Pacífico. Fue sorprendentemente irónico que el propio Macron anunciara la nueva estrategia en un buque de guerra en la base militar Garden de Sydney.

“La asociación estratégica con [Australia] se basa en un esfuerzo profundo de cooperación en seguridad y defensa”, especificó la actualización 2021 del gobierno francés sobre la estrategia publicada en agosto.

Los analistas sugieren que la decepción francesa se debe a la complacencia que prevalecía anteriormente en París sobre su asociación estratégica con Australia. Durante los últimos cinco años, Paris fue “ingenua” al pensar que podría reemplazar a Estados Unidos y el Reino Unido como el principal socio de Australia para contrarrestar a China, según lo expresó una fuente australiana.

Esto explica en parte la conmoción de Francia por el hecho de que Australia no respetara sus intereses y su visión del Indo-Pacífico.

Desde el lanzamiento de su estrategia regional, Francia ha sido el defensor más activo de la UE de la estrategia del Indo-Pacífico liderada por Estados Unidos para contener el creciente poder militar y económico de China.

El miércoles, un grupo de senadores franceses llegó a Taiwán para una visita de cinco días luego de una gran incursión china con aviones de combate cerca de la isla democrática autónoma. Beijing advirtió que el viaje dañaría sus lazos con Francia.

Un día después, el ex primer ministro australiano Tony Abbott llegó a Taipei para ayudar a poner fin a su "aislamiento internacional" y ofreció su apoyo al gobierno frente a los "desafíos" de China.

Aunque las dos partes están de acuerdo en el resultado final, París siempre ha mantenido una visión diferente sobre cómo lidiar con la preponderancia de China.

En primer lugar, los políticos y los responsables de la formulación de políticas en París ven el enfoque maximalista de Washington como peligroso y podría desestabilizar la región. Abogan por una política más tranquila de cooperación y diálogo, una opinión que muchos otros países europeos, como Alemania y los Países Bajos, ven convincente.

El acuerdo de AUKUS significó que Australia pudo haber dejado de lado la visión "cooperativa" europea favoreciendo la postura de confrontación más liderada por Estados Unidos.

“Francia nunca tuvo la voluntad ni los medios para convertirse en el país líder para enfrentar a China. Al contrario, está tratando de evitar la confrontación”, señaló a The Independent Marc Julienne, jefe de investigación de China en el Instituto Francés de Relaciones Internacionales.

"Francia es una nación del Indo-Pacífico y tiene intereses en la región, por lo que necesita cooperar con todas las partes interesadas, incluidos Australia y Estados Unidos", agregó.

Pero alcanzar el mismo nivel de cooperación previamente encadenado a Australia y Estados Unidos con la UE probablemente llevará tiempo.

“No espero que las relaciones se normalicen durante algún tiempo a menos que Canberra tenga algo que ofrecer. Las consecuencias masivas de AUKUS dejarán cicatrices a largo plazo en la Europa continental”, expuso Le Corre a The Independent.

En un movimiento contundente para los europeos, Biden, Morrison y el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, revelaron su acuerdo negociado en secreto el mismo día en que la UE lanzó su estrategia Indo-Pacífico. Pocos en Europa creen que esto fue un accidente.

Muchos creen que el manejo tripartito de la difícil situación ha enviado un mensaje equivocado a la UE y alimentado la desaprobación de que Estados Unidos hierva a fuego lento bajo la superficie en las capitales europeas desde la era Trump.

“Esta fue una nueva evidencia de que no podíamos confiar en Estados Unidos. Cuando sus intereses están en juego, no hay más aliados. A largo plazo, es una nueva incitación a trabajar en la autonomía estratégica europea”, subrayó Boniface.

“Aukus está en gran contradicción con el compromiso repetido de Biden de reunir a ‘países de ideas afines’ sobre el tema de China. Ha sido secuestrado por su equipo de Asia”, señaló Le Corre.

Pero otros argumentan que Estados Unidos, el Reino Unido y Australia pueden no haber tenido otra opción que seguir adelante con el acuerdo.

"En última instancia, la cumbre del G7 dejó en claro que todas las principales democracias, incluida Francia, reconocen la urgencia de mantener la vista en el premio sobre los desafíos planteados por los estados autoritarios, incluido China", observó Gaston.

"Con la importancia estratégica de Australia para otros aliados occidentales en la región del Indo-Pacífico, no había más remedio que buscar un acercamiento y encontrar una manera de avanzar", agregó.