¿Quién es Pablo Hasél y por qué está en la cárcel?

Pablo Hasél: el rapero español preso por cantar y tuitear contra la monarquía

Con las consignas de “¡No vamos a parar nunca, no nos van a doblegar!” y con el puño en alto, el rapero español fue detenido en la Universidad de Lérida

Domingo Vázquez Henry
miércoles 03 marzo 2021 16:43

Pablo Rivadulla Duró, conocido como Pablo Hasél, es un rapero español capturado por tuitear contra la Corona española y las Fuerzas Armadas. La detención del músico el pasado 16 de febrero convirtió a España en el primer país europeo en condenar y encarcelar a un artista por sus comentarios en Twitter.

El rapero de 32 años fue detenido por los Mossos d´Esquadra, la policía catalana, en la Universidad de Lleida. Hasél se había atrincherado dentro del edificio universitario con simpatizantes en un intento por evitar el arresto.

Hasél tenía hasta el viernes 12 de febrero para entregarse de manera voluntaria tras ser condenado a nueve meses de cárcel. Debido a que se negó, fue finalmente detenido a la fuerza y trasladado a la prisión de Ponent donde cumplirá su condena.

“Nunca nos callarán. Muerte al Estado fascista”, gritó Hasél previo a subirse a la patrulla. El rapero español no empleó la fuerza en ningún momento ni intentó huir. Incluso el lunes 15 de febrero, tuiteó: “Estoy encerrado junto a bastantes solidarios en la Universidad de Lleida (UdL), tendrán que reventarla para detenerme y encarcelarme. Es en el rectorado de la Rambla Aragó por si alguien de por aquí quiere echar una mano”.

Tras la detención, Hasél logró que, durante todo el martes, el día de su captura, se organizaran varias protestas en Cataluña (Barcelona, Girona, Sabadell, Tortosa, Lleida), Madrid y Valencia. Los eventos, en un principio pacíficos, terminaron con incidente en la capital catalana donde algunos manifestantes saquearon una sucursal bancaria y otros prendieron fuego a contenedores de basura y algunas motos.

¿Qué dice su condena y cuánto tiempo pasará en la cárcel?

El rapero español fue imputado por “enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona”. Hasél permanecerá dos años en prisión ya que su condena original, de nueve meses, se extendió debido a que no pagó la multa que se le había impuesto. Además, Pablo enfrenta cargos por participar en el intento de asalto a la Subdelegación del Gobierno de Lleida el 25 de marzo de 2018 (en medio de la protesta por la detención del expresidente prófugo Carles Puigdemont), y de agredir a un periodista y a un testigo durante un juicio.

En la primera condena se acusa a Hasél de alabar los atentados de ETA y Al Qaeda y de incitar el odio contra políticos del Partido Popular y del Partido Socialista Español, al que pertenece Pedro Sánchez, actual presidente de España.

Pese a las múltiples campañas a favor del cantante y la libertad de expresión, la Audiencia Nacional expresó que “no pueden implicar la inaplicación de la ley vigente” y que “con este historial delictivo resultaría absolutamente discriminador respecto de otros delincuentes, y también una grave excepción individual en la aplicación de la ley, totalmente carente de justificación, la suspensión de la ejecución de la pena a este penado”.

Tuits y canciones que provocaron su captura

La animadversión de Hasél con la Corona española se aprecia en un vídeo publicado en YouTube titulado “Juan Carlos el Bobón”. Jugando con el nombre de la casa real, Borbón, el rapero critica varios aspectos del Rey Emérito: borracho, juerguista, mafioso y asesino de su hermano Alfonso.

El videoclip sobresale principalmente por la entrevista de archivo donde aparece el padre del Rey Felipe VI hablando maravillas del fallecido dictador Francisco Franco. “Ejemplo viviente”, “desempeño patriótico”, “afecto y admiración”, son algunas de las palabras que le dedica el entonces rey en funciones al militar que gobernó España entre 1939 y 1975.

En el mismo video expone las relaciones ilegales entre Juan Carlos I y el reino de Arabia Saudí.

“Silencian sus negocios sucios con Arabia Saudí, y por contarlos quieren condenarme a mí”, dice Hasél.

En la misma semana que Hasél perdió su libertad por criticar a la monarquía, apareció Juan Carlos I caminando por las calles de Abu Dabi, lugar donde lleva refugiado más de cinco meses. El padre del actual Rey Felipe VI se encuentra en medio de un escándalo que involucra comisiones ilegales relacionadas con grandes sumas de dinero cuyo origen podría estar en Arabia Saudí.

En cuanto a los mensajes en Twitter, Hasél fue severamente crítico con las autoridades. Aquí algunos de los tuits que lo llevaron a la cárcel.

·  ¿50 policías heridos? Estos mercenarios de mierda se muerden la lengua pegando hostias y dicen que están heridos. (23/03/2014)

·         Ahora van de lloricas los antidisturbios cuando han golpeado y torturado siempre a miles y miles de personas, han desahuciado a porrazos, etc. (25/03/2014) ​

·         Policía Nazi-onal torturando hasta delante de las cámaras. (30/03/2014)

·  ¿Matas a un policía? Te buscan hasta debajo de las piedras ¿Asesina la policía? Ni se investiga bien. (04/04/2014)

·         El mafioso del Borbón de fiesta con la monarquía saudí, entre quienes financian el ISIS queda todo. (02/12/2014)

·         Policías que con Franco encarcelaban y que ahora encarcelan como jueces de la Audiencia Nazi-onal. (07/02/2016)

·         Ada Colau no le llamará criminal al Rey por vender armas a Arabia Saudí o vivir a todo lujo a costa de la miseria, criminaliza la huelga. (21/02/2016)

¿Quiénes apoyan a Pablo Hasél?

Unidas Podemos, el partido que co-gobierna en España, comunicó que pedirá el indulto para Hasél. En tanto, Jaume Asens, presidente del grupo parlamentario, pidió reforzar la libertad de expresión y derogar los llamados delitos de opinión.

“Entendemos que no puede ser normalidad democrática que, mientras se cierre la investigación por la presunta corrupción en la monarquía, se encarcele a quien la critica en canciones”.

Pablo Iglesias, vicepresidente de España, se pronunció al respecto retuiteando mensajes de Podemos, partido al que pertenece.

“El rapero Pablo Hasél está siendo detenido. Todos aquellos que presumen de esta ‘plena normalidad democrática’ y se consideran progresistas, deberían sentir vergüenza. ¿Se taparán los ojos? No hay progreso si nos negamos a reconocer los déficits democráticos actuales”, se lee.

Amnistía Internacional también abordó el caso en sus redes sociales y con el hashtag #NoPiensoCallarme pidió por la libertad de Hasél.

“Rapear no es delito. Tuitear no es terrorismo. Expresarnos libremente es un derecho humano. Si estás de acuerdo, ¡alza tu voz y firma!”, señala un post de Amnistía Internacional.