Cop26: líderes prometen detener la deforestación para 2030, pero los activistas dicen que se necesita acción ahora

Más de 100 líderes que representan el 85% de los bosques del planeta se comprometen

Adam Forrest
martes 02 noviembre 2021 00:51

Protestas contra el cambio climático ante la COP26 de Glasgow.

Read in English

Más de 100 líderes nacionales harán una promesa durante la cumbre Cop26 de detener la deforestación y comenzar a restaurar los bosques del mundo para 2030, dijo el gobierno del Reino Unido.

Los líderes que representan a los países que albergan el 85 por ciento de los bosques del planeta, incluido Brasil, se comprometerán a "detener y revertir" la deforestación para fines de la década en un evento convocado por Boris Johnson en Glasgow el martes.

Downing Street dijo que la promesa fue respaldada por 12 mil millones de dólares (8.75 mil millones de libras esterlinas) de fondos públicos de los gobiernos destinados a restaurar tierras destruidas, con otros 7.2 mil millones de dólares (5.3 mil millones de libras esterlinas) provenientes de inversiones privadas.

El compromiso ha sido muy bien recibido por los activistas climáticos, pero advirtieron que se necesitaba un cambio de inmediato para evitar que se produzcan nuevas talas, así como para lograr la restauración de los bosques.

Greenpeace criticó la falta de un calendario vinculante para las medidas, afirmando que el anuncio equivalía a una “luz verde para otra década de destrucción de bosques”.

Carolina Pasquali, directora ejecutiva de Greenpeace Brasil, dijo: “Hay una muy buena razón por la que el presidente, Jair Bolsonaro se sintió cómodo al firmar este nuevo acuerdo. Permite otra década de destrucción forestal y no es vinculante".

Ella agregó: “Mientras tanto, el Amazonas ya está al borde y no puede sobrevivir a más años de deforestación. Los pueblos indígenas están pidiendo que el 80 por ciento de la Amazonía esté protegida para 2025 y tienen razón, eso es lo que se necesita. El clima y el mundo natural no pueden permitirse este trato".

La tierra cubierta por el acuerdo incluye las selvas tropicales de Brasil, Colombia, Indonesia y la República Democrática del Congo (RDC), así como los bosques del norte de Canadá y Rusia, un área de más de 13 millones de millas cuadradas.

Leer Más: México vuelve a celebrar masivamente el Día de Muertos

Pero a los activistas les preocupa que el nuevo dinero anunciado en la Cop26 no esté condicionado a la prohibición de nuevos permisos de tala, después de que el gobierno de la República Democrática del Congo levantara una moratoria sobre los nuevos permisos en julio.

The Independent reveló la semana pasada que la Iniciativa Forestal de África Central (CAFI), cuyo objetivo es proteger la selva tropical de la cuenca del Congo, evitó tomar posición sobre la decisión del país de levantar una prohibición de 20 años.

Un borrador de carta de intención al gobierno de la República Democrática del Congo no menciona el tema de los derechos de tala, a pesar de las advertencias de los ambientalistas de que permitir más tala en la cuenca es incompatible con abordar la crisis climática.

En respuesta al compromiso de la Cop26, un portavoz de Greenpeace África dijo: "Con tanto en juego, cualquier nuevo dinero solo debería ofrecerse al gobierno de la República Democrática del Congo, si se restablece la prohibición de nuevas concesiones madereras".

El Reino Unido está comprometiendo 1.5 mil millones de libras esterlinas durante cinco años, para apoyar la promesa de los bosques, parte de su presupuesto de financiamiento climático internacional previamente comprometido, que incluye 350 millones de libras esterlinas para los bosques tropicales en Indonesia y 200 millones de libras esterlinas para Leaf Coalition.

Johnson elogia la promesa como "sin precedentes", argumentando que ayudará a respaldar el objetivo de la Cop26 de restringir el calentamiento global a 1,5 ° C mediante la absorción de las emisiones de carbono por los bosques.

“Estos grandes ecosistemas rebosantes, estas catedrales de la naturaleza, son los pulmones de nuestro planeta”, dirá el martes el primer ministro, añadiendo: “Son esenciales para nuestra propia supervivencia. Con las promesas sin precedentes de hoy, tendremos la oportunidad de poner fin a la larga historia de la humanidad como conquistadora de la naturaleza y en cambio, convertirnos en su custodio".

Simon Lewis, profesor de ciencia del cambio global en el University College London (UCL), dijo que era particularmente bienvenido que los pueblos indígenas fueran reconocidos como protectores clave de los bosques en el compromiso de 12 mil millones de dólares.

Pero el profesor advirtió que se necesitaría un "monitoreo cuidadoso" de la entrega de iniciativas destinadas a abordar la deforestación para asegurarse de que se cumpla el compromiso de 2030.

“El verdadero desafío no es hacer los anuncios, sino ofrecer políticas y acciones sinérgicas y entrelazadas que realmente reduzcan la deforestación a nivel mundial”, dijo el profesor Lewis.

John Lotspeich, director ejecutivo de la campaña Trillion Trees, dijo: “Es fantástico que los líderes mundiales finalmente hayan dado un paso al frente para tomar medidas contra los efectos devastadores de la deforestación. Pero al mismo tiempo, si los bosques continúan desapareciendo al ritmo catastrófico actual, todo este trabajo será en vano”.

Añadió: “Lo que queda por ver es si aquellos que han asumido estos compromisos los cumplirán a través de la acción práctica. No puede haber demoras: debemos actuar ahora para asegurar el futuro de nuestro planeta”.