Nueva hipótesis indica que la clamidia podría aumentar riesgo de cáncer de ovario y embarazo ectópico

Científicos sugieren que los cambios celulares provocados por una infección hacen que el tracto reproductivo sea más susceptible al cáncer

Celine Wadhera
martes 17 agosto 2021 19:01

La biotecnología contra el cáncer de mama.

Read in English

Científicos de la Universidad de Bristol y la Universidad de Edimburgo han propuesto una posible teoría a través de la cual las infecciones por clamidia podrían conducir a un mayor riesgo de cáncer y embarazos ectópicos.

Tras una revisión de la evidencia de estudios de laboratorio, modelos animales y estudios clínicos, los científicos encontraron que la clamidia, la infección bacteriana de transmisión sexual más común en todo el mundo, estimula un cambio en las células del tracto reproductivo. Este cambio, conocido como “transición epitelial a mesenquimatosa” (EMT), puede provocar inflamación y crecimiento celular.

Los investigadores propusieron que este cambio celular contribuye al desarrollo de más enfermedades del tracto reproductivo, incluidos el cáncer y los embarazos ectópicos. Su estudio encontró que la clamidia también puede estar relacionada con la forma en que se desencadena la enfermedad inflamatoria pélvica en algunas mujeres.

El investigador principal, el doctor Paddy Horner, del Instituto Nacional de Investigación en Salud (NIHR) de la Universidad de Bristol, dijo: “La clamidia es una infección bacteriana que estimula la EMT, que puede persistir después de que la infección haya desaparecido.

“Creemos que la asociación de la clamidia con el cáncer de ovario y de cuello uterino podría explicarse por la persistencia de cambios en la EMT en combinación con el daño del ADN causado por la clamidia después de la infección.

“Además, sabemos que las células EMT deterioran la integridad del revestimiento de las células del tracto reproductivo infectado, haciéndolas más susceptible a la invasión de otras bacterias. Esto aumenta el riesgo de enfermedad pélvica inflamatoria por las bacterias invasoras.

“Además, las células epiteliales (de barrera) de las trompas de Falopio que han sido previamente infectadas con clamidia tienen más receptores en su superficie, que se asocian con un mayor riesgo de embarazo ectópico. Existe evidencia de que estos cambios en los receptores de la superficie celular podrían ser causados por EMT.

Añadió: “Si nuestra hipótesis sobre el papel de la EMT después de la infección por clamidia en las mujeres es correcta, podría ayudar a explicar algunas de las observaciones epidemiológicas recientes sobre la clamidia y las enfermedades reproductivas que son difíciles de explicar por el uso de los conceptos actuales sobre la respuesta inmune a la clamidia.

Leer más: Norovirus: ¿Qué es y cómo se puede tratar?

“También apoyaría el cambio en el Programa Nacional Inglés de Detección de Clamidia a realizar pruebas más tempranas en mujeres, ya que cuanto más corta sea la duración de la infección, menor será el riesgo de desarrollar cambios en la EMT.

"Más adelante, esto podría conducir al desarrollo de nuevas pruebas para identificar a las mujeres con mayor riesgo de cáncer de ovario y embarazo ectópico, y las intervenciones podrían reducir estos riesgos".

Si bien Horner reconoció que quedaba por hacer una investigación significativa para validar su hipótesis de que los cambios celulares después de la infección por clamidia conducen a mayores riesgos de cáncer de cuello uterino y de ovario y embarazo ectópico, aseguró que esta investigación podría tener beneficios cruciales para la atención del paciente y la prevención de enfermedades.

En respuesta a los hallazgos, Munira Oza, directora del Ectopic Pregnancy Trust, dijo: “Este análisis ayuda a comprender mejor uno de los posibles factores de riesgo del embarazo ectópico y agradeceríamos más investigaciones en esta área.

También destaca la importancia del cambio de enfoque del Programa Nacional de Detección de Clamidia para hacer ofertas proactivas oportunas de una prueba de clamidia a los jóvenes sin síntomas para reducir el riesgo de daño reproductivo.

Añadió: “Con la detección temprana a través del programa de pruebas y la educación muy necesaria para reducir el estigma de la clamidia, esperamos que muchas mujeres y familias puedan evitar los riesgos de salud y el dolor de un embarazo ectópico. Alentamos a las mujeres jóvenes a realizarse pruebas de detección cuando se les brinde la oportunidad”.

Actualmente se recomienda que las mujeres sexualmente activas menores de 25 años se realicen una prueba de clamidia anualmente.

El estudio fue publicado en la revista Journal of Infectious Diseases.