Cancelación del Carnaval de Río no impidió festejar a decenas de perros y sus dueños

“Es un escape de la cuarentena. En realidad, los perros nos están sacando a pasear”, agregó Freide

Via AP news wire
sábado 13 febrero 2021 19:32
Vacunarse en el Sambódromo y sin bajarse del cóche
Read in English

Es posible que se hayan cancelado los festejos del Carnaval de Río de Janeiro, en Brasil, pero nadie les dijo a los perros.

Los amantes de las mascotas de toda la ciudad se reunieron el sábado para un evento anual que atrae a decenas de humanos con sus peludos compañeros de cuatro patas para competir por el mejor disfraz.

Debido a la pandemia de COVID-19, las fiestas callejeras y los tradicionales desfiles en el Sambódromo fueron cancelados para evitar multitudes, pero los perros de todas formas tenían su día con el “Blocao”. La palabra es una mezcla de "bloco" que se refiere a las tradicionales fiestas callejeras del Carnaval y "cao", perro en portugués.

Decenas de perros disfrazados se unieron a sus dueños para un desfile de Carnaval dentro de un club privado en el barrio Recreio dos Bandeirantes. El desfile normalmente se lleva a cabo a lo largo de la avenida Atlántica que bordea la playa de Copacabana, pero este año el alcalde de Río prohibió cualquier celebración pública.

“Los cariocas llevan la alegría del Carnaval en sus venas. Invitamos a un público restringido para un evento conmemorativo y distanciado que evita que el Carnaval 2021 termine como si nada”, dijo Marco Antonio Marinho, de 66 años, quien lleva 18 años organizando el desfile canino.

“En esta pandemia, muchas personas adoptaron perros para curar su soledad en aislamiento. Ante el COVID-19, estamos junto a nuestros perros”, dijo.

En el piso del desfile estaban Boquino, un perro vestido con un disfraz de payaso y Cleo con un traje de Blancanieves, así como una Sandy vestida de rojo.

Para muchos participantes, el desfile de mascotas fue una oportunidad para salir del encierro por un momento y recuperar algo de la alegría habitual del Carnaval.

“No podía perderme el desfile de hoy. Es un lugar espacioso, aireado y muy familiar”, dijo Francisca Freire, quien se unió al desfile con una perra de Yorkshire, Eve, vestida como una doctora con un delantal médico, un cubrebocas y un estetoscopio. Freire y su perro han participado en los desfiles de mascotas durante seis años.

“Es un escape de la cuarentena. En realidad, los perros nos están sacando a pasear", agregó Freide.