COVID: Gobernadores en Brasil buscan adquirir sus propias vacunas ante la escasez

Los mandatarios están bajo presión ante la inminente falta de dosis en los próximos días

Via AP news wire
sábado 13 febrero 2021 17:28

Sambódromo de Río de Janeiro ahora es centro de vacunación contra el COVID-19

Read in English

Los gobernadores de los estados brasileños están siguiendo sus propios planes de suministro de vacunas, y algunos expresaron su preocupación de que el gobierno del presidente Jair Bolsonaro no administrará las vacunas necesarias para evitar interrumpir los esfuerzos de inmunización.

Los gobernadores están bajo la presión de los alcaldes, algunos de cuyas existencias de vacunas ya se han agotado, incluidas tres ciudades en el área metropolitana de Río de Janeiro. Salvador, la capital del estado de Bahía, suspendió la vacunación el jueves porque los suministros están disminuyendo. Se espera que las dos ciudades más grandes de Brasil, Río y Sao Paulo, se queden sin vacunas en cuestión de días.

El gobernador que ha presionado más para apuntalar el suministro de vacunas de su estado durante la pandemia es João Doria de Sao Paulo, un exaliado de Bolsonaro convertido en adversario. El presidente criticó repetidamente el acuerdo de Doria para comprar 100 millones de dosis de CoronaVac, de la compañía farmacéutica china Sinovac, y mencionó que el gobierno federal no las compraría.

Bolsonaro revirtió el rumbo en enero, al enfrentar un retraso en la entrega de la única vacuna que compró su administración y observó cómo otras naciones comenzaban a inmunizar a sus ciudadanos mientras los 210 millones de habitantes de Brasil estaban en espera.

"Si no fuera por esta vacuna (CoronaVac), Brasil hoy sería un país sin vacunas", declaró Doria a The Associated Press en una entrevista. Agregó que está negociando 20 millones de dosis más y, si el gobierno federal no las compra, podría vendérselas a otros gobernadores. “No es (obligación) que un gobierno estatal asegure las vacunas, pero aquí estamos”.

La administración de Bolsonaro tiene un acuerdo por 100 millones de dosis de AstraZeneca, pero solo han llegado 2 millones y se esperan más para marzo, según Fiocruz, el laboratorio con sede en Río que producirá las inyecciones en Brasil.

El mes pasado, el gobierno de Brasil contrató 46 millones de inyecciones de CoronaVac desde Sao Paulo, de las cuales casi 10 millones se han entregado hasta ahora, y está bajo presión para firmar otro acuerdo por 54 millones más.

Las vacunas compradas por el gobierno federal se han distribuido en todo el país, que es más amplio que los 48 estados contiguos de Estados Unidos. Con las autoridades locales administrando las vacunas, no está claro el número de personas vacunadas, ni qué lugares tienen escasez inminente.

Con casi 12 millones de dosis totales disponibles hasta la fecha, 4.9 millones de personas han recibido inyecciones, según un consorcio de medios brasileños formado el año pasado para contrarrestar los bloqueos de datos de COVID-19.

El gobernador del estado de Bahía, Rui Costa, también actuó por su cuenta y llegó a un acuerdo en septiembre para comprar los derechos de 50 millones de dosis de la vacuna Sputnik V de Rusia. Aún no ha sido autorizada por las autoridades sanitarias de Brasil.

Después de ignorar el acuerdo de Costa durante meses, el ministro de Salud de Brasil, Eduardo Pazuello, comentó el 5 de febrero que el gobierno comprará 10 millones de dosis de Sputnik V. Alimentando la presión sobre Pazuello para que busque alternativas, estudios recientes arrojan dudas sobre la eficacia de la inyección que su ministerio le había comprado a AstraZeneca contra las variantes del coronavirus.

Una de esas variantes se ha detectado ampliamente en Manaus, la capital del estado de Amazonas, que el mes pasado vio su sistema de salud abrumado por la aglomeración de pacientes con una necesidad desesperada de oxígeno. La variante es menos vulnerable a algunos tratamientos.

Pazuello dijo en una audiencia en el Senado el martes que la variante brasileña es tres veces más contagiosa que el virus original, sin brindar más detalles. También señaló que espera que la mitad de la población esté vacunada para junio y el resto para fin de año. Los expertos en salud brasileños dicen que el país necesita alrededor de 340 millones de inyecciones para toda la población mayor de 18 años. Las dosis de COVID-19 que recibieron autorización para uso de emergencia no han sido probadas adecuadamente en adolescentes y niños.

El año pasado, el gobierno de Brasil se negó a comprar 70 millones de dosis de la vacuna Pfizer. Bolsonaro defendió la decisión y dijo que el contrato de Pfizer estaba condicionado a que el gobierno aceptara liberar a la empresa de cualquier posible responsabilidad.

Con el suministro sostenido de vacunas del gobierno federal en duda, la jueza estatal con sede en Manaus Etelvina Braga dictó un fallo el viernes que otorga al gobierno del estado de Amazonas y al Ayuntamiento de Manaus 20 días para obtener una carta de intención con las compañías farmacéuticas para la compra de vacunas. En su decisión, señaló que otros estados, incluido Alagoas, que es uno de los más pobres de Brasil, ya tienen cartas de este tipo que son el primer paso hacia la obtención de un contrato.

El gobernador del estado de Maranhao, Flavio Dino, uno de los críticos más acérrimos de Bolsonaro, dice que la pandemia y las dificultades en el despliegue de la vacuna han dado a los gobernadores conservadores y progresistas una causa común. La mayoría de los 27 gobernadores de Brasil respaldaron al presidente en las elecciones de 2018, agregó, pero su relación con las autoridades estatales se ha deteriorado.

“La crisis de salud y la falta de diálogo con Bolsonaro hizo que los gobernadores se acercaran, aunque tengan profundas diferencias ideológicas”, declaró Dino, ex juez y miembro del opositor Partido Comunista. "Él actúa como si no estuviera a cargo, por lo que nos vemos como quienes lidiamos con la realidad".