Crece el número de mujeres atacadas en Papúa Nueva Guinea tras ser acusadas de “brujería”

Una mujer fue atada y quemada viva tras ser acusada de brujería

Maya Oppenheim@mayaoppenheim
jueves 10 junio 2021 20:10

Las mujeres se ven obligadas a ocultar su género cuando juegan en línea.

Read in English

El número de mujeres en Papúa Nueva Guinea que ha sufrido violencia brutal después de ser acusadas falsamente de realizar brujería ha ido en aumento, advirtieron activistas.

Human Rights Watch señaló que las acusaciones por hechicería a menudo surgen cuando ha habido una muerte súbita o una enfermedad en la comunidad, y dijo que el aumento de los ataques podría estar relacionado con un fuerte aumento de los casos de covid-19 en el país del suroeste del Pacífico.

La organización pidió a las autoridades que tomen medidas para detener urgentemente la desinformación sobre las muertes de covid-19 en un intento por evitar que se lleven a cabo más ataques en relación con las acusaciones de brujería.

Human Rights Watch dijo que al menos cinco mujeres han sido atacadas desde marzo de este año, y una de ellas ha sido asesinada.

El caso denunciado más reciente, a principios de mayo, fue el de Mary Kopari, acusada de brujería después de que un niño muriera en su aldea. La ataron y la quemaron viva en el distrito de Komo-Magarima; el ataque fue filmado y reportado por la televisión de Papúa Nueva Guinea.

Human Rights Watch dijo que, si bien la policía conoce las identidades de algunos de los atacantes, no se han reportado arrestos.

La violencia en relación con las denuncias de brujería prevalece en el país y tiene lugar en el contexto de altos niveles de violencia de género. Las mujeres son las víctimas de la mayoría de los incidentes de violencia tras las acusaciones de brujería, pero los hombres también han sido atacados en el pasado.

Stephanie McLennan, directora senior de iniciativas de Asia en Human Rights Watch, dijo: “El gobierno de Papúa Nueva Guinea debería investigar urgentemente todos los casos de violencia tras las acusaciones de brujería y enjuiciar a los responsables”.

"La violencia de género es un problema persistente en Papúa Nueva Guinea y el gobierno está haciendo muy poco para detenerlo".

McLennan pidió al gobierno que aborde las "causas fundamentales de las acusaciones de brujería", como la escasez de "conocimientos básicos entre el público sobre los problemas de salud".

Lee más: Rusia: el Kremlin monta espectáculo para inversionistas en medio de la represión a la oposición política

Añadió: "Las autoridades deben actuar con rapidez y eficacia para corregir la información errónea sobre las muertes por covid-19 para evitar más acusaciones y ataques de brujería".

En un caso, una mujer de 45 años y su hija de 19 fueron acusadas de provocar la muerte del marido de la mujer. Se cree que murió a causa de covid.

La madre y la hija fueron mantenidas cautivas por los familiares del marido y torturadas con barras de hierro candente en Goroka, capital de la provincia de Eastern Highlands, a finales de marzo. La policía logró rescatarlas a ambas del ataque.

La policía también rescató en abril a dos mujeres que fueron brutalmente atacadas en Port Moresby por un grupo de hasta 20 hombres, quienes las torturaron luego de acusarlas de brujería.

Las mujeres fueron escaldadas con hierros calientes durante horas después de que los hombres las acusaran de realizar brujería y de matar a una mujer que había muerto recientemente. La policía descubrió a una de las mujeres atada con cuerdas y gravemente herida. Ambas mujeres fueron tratadas por heridas con cuchillo y quemaduras graves.

Una coalición de miembros del parlamento está celebrando actualmente una reunión sobre la violencia de género en el país, y la investigación se extiende desde finales de mayo hasta finales de junio.

Fiona Hukula, especialista en género que prestó testimonio en una de las audiencias de la cumbre, dijo que las mujeres acusadas de hechicería son "a menudo torturadas, a menudo cortadas, violadas sexualmente, les quitan la ropa y a menudo las mantienen en cautiverio".

McLennan, de Human Rights Watch, agregó: “Los líderes de Papúa Nueva Guinea deben ordenar a la policía que se tome en serio la violencia de género, proporcionar recursos suficientes para que los funcionarios procesen estos delitos y brindar a todas las sobrevivientes tratamiento médico, refugio y acceso a Servicios de apoyo.

"La investigación parlamentaria debe liderar el camino en la exploración de opciones para mecanismos de alerta temprana, protección y resolución de disputas que puedan ayudar a prevenir tales delitos".