Niño de 8 años acusado de blasfemia en Pakistán

El niño fue acusado de orinar en la biblioteca de una madraza

Maroosha Muzaffar
martes 10 agosto 2021 13:39
Los talibanes controlan un paso fronterizo con Pakistán y cobran las tasas aduaneras
Read in English

Un niño de ocho años ha sido acusado de blasfemia en Pakistán, lo que le ha obligado a esconderse con su familia.

La policía local ha dicho que el niño hindú -la persona más joven acusada de blasfemia en el país- ha sido puesto bajo resguardo. Fue acusado de orinar en la biblioteca de una madrasa (escuela religiosa islámica) el mes pasado.

La familia del niño y muchas personas de la comunidad minoritaria hindú del distrito de Rahim Yar Khan, en el Punjab, se vieron obligadas a huir de sus casas después de que una multitud mayoritariamente musulmana atacara un templo hindú días después de que el niño de ocho años quedara en libertad bajo fianza la semana pasada.

El sábado, los informes locales dijeron que al menos 20 personas fueron detenidas en relación con el ataque al templo.

Para evitar más disturbios en la zona, el gobierno local desplegó más tropas en la región.

En Pakistán, los cargos de blasfemia pueden conllevar la pena de muerte.

Un miembro de la familia del niño, al hablar con The Guardian desde un lugar no revelado, comentó: “Ni siquiera es consciente de estas cuestiones de blasfemia y se le ha acusado falsamente de estos asuntos. Todavía no entiende cuál ha sido su delito y por qué se le ha mantenido en la cárcel durante una semana”.

El familiar dijo: “Hemos dejado nuestras tiendas y nuestro trabajo, toda la comunidad está asustada y tememos las represalias. No queremos volver a esta zona. No vemos que se vaya a tomar ninguna medida concreta y significativa contra los culpables o para salvaguardar a las minorías que viven aquí.”

Leer más: La batalla entre las fuerzas afganas y talibanes se intensifica en Herat, ex muyahidine toman las armas

Ahmad Nawaz, portavoz de la policía del distrito de Rahim Yar Khan, declaró: “La policía está persiguiendo a los atacantes y los equipos policiales están realizando redadas para detener a los culpables, pero aún no se ha producido ninguna detención”.

El primer ministro de Pakistán, Imran Khan, condenó en Twitter el ataque de la multitud y prometió que el templo sería restaurado.

Ramesh Kumar, jefe del Consejo Hindú de Pakistán, fue citado diciendo: “El ataque al templo y las acusaciones de blasfemia contra el menor de ocho años me han conmocionado. Más de un centenar de hogares de la comunidad hindú se han vaciado por miedo a los ataques”.

El niño de ocho años es la víctima más joven de las leyes sobre blasfemia en Pakistán, según los expertos.

Varios medios de comunicación mantuvieron oculta la identidad del niño, por miedo a las repercusiones.

Según el informe “Violating Rights: Enforcing the World’s Blasphemy Laws”, publicado en diciembre de 2020 por la Comisión de Estados Unidos para las Libertades Religiosas Internacionales, Pakistán fue el país que registró el mayor número de incidentes de actividad colectiva, violencia colectiva y/o amenazas de violencia colectiva como consecuencia de supuestos actos blasfemos.