No es una gran noticia que Biden se reuniera con el Papa

La transmisión que debía mostrar el inicio de las discusiones de ambos se cortó misteriosamente ayer, y el Vaticano no dio ninguna explicación

Jennifer Stavros
viernes 29 octubre 2021 19:08
El multilateralismo renovado de Biden aterriza en Europa para la cumbre del G20 y la COP26
Read in English

Dos de los líderes mundiales más poderosos se reúnen en el Vaticano: El presidente estadounidense Joe Biden y el Papa Francisco. Ambos debatirán sobre varios elementos clave a los que se enfrenta nuestro mundo: la pobreza, el aborto, los derechos de la mujer y el cambio climático figuran en la agenda. Y eso no es necesariamente algo bueno.

Tanto el Papa Francisco como el Presidente Biden han hablado públicamente de su oposición al aborto durante sus carreras, aunque ambos han optado por no llevar esas opiniones a la política. A pesar de las posturas “pro-vida” durante los primeros años de su carrera, el presidente ha dejado claro que cree que Roe v Wade es una pieza central de la política estadounidense. Por su parte, el Papa ha declarado que sus opiniones sobre el asunto no deben interpretarse como políticas, pero es difícil argumentar que uno es apolítico cuando se reúne con el líder del mundo libre.

El hecho de que estas importantes discusiones no sean televisadas me resulta frustrante, y debería serlo para todos. Ayer, el Vaticano canceló una emisión en directo prevista sin ninguna explicación, y la oficina de prensa del país informó de que ya no habría imágenes ni siquiera de Biden y el Papa Francisco sentados juntos para iniciar las conversaciones; en su lugar, sólo veríamos al presidente llegando al exterior del Palacio Apostólico. Las imágenes editadas se pondrán a disposición de algunos medios de comunicación, añadió la oficina de prensa. Esto no es algo que ningún ciudadano estadounidense o del mundo debería encontrar cómodo o aceptable, sea católico o no. Como estadounidense criado en el catolicismo, no creo que sea justificable.

La Iglesia y nuestro gobierno siguen actuando en secreto, incluso cuando no hay una explicación clara de por qué. Pero necesitamos y merecemos que las discusiones entre nuestro presidente electo y un líder religioso se lleven a cabo con transparencia, especialmente cuando los derechos de las mujeres están en juego a nivel nacional.

El país de origen del Papa Francisco, Argentina, legalizó el derecho de la mujer al aborto el año pasado, a pesar de la oposición de Francisco. ¿Tiene el Papa el deseo de tratar de evitar que Estados Unidos corra la misma suerte? ¿Será capaz el presidente Biden de mostrar con hechos cómo puede dejar de lado su propia fe en aras de sus deberes en un país que apoya abrumadoramente el derecho de la mujer a elegir, sin importar lo que digan algunos funcionarios republicanos de línea dura? ¿Y tratará el jefe de Estado del Vaticano de influir en otras políticas de Estados Unidos mientras tenga el oído de Biden? Difícilmente podemos imaginar que no tenga una ventaja en ese ámbito, teniendo en cuenta su cargo y el compromiso de toda la vida de Biden con el catolicismo.

Como católico convertido en ateo, me he sentado durante horas a reflexionar sobre los diversos elementos que se debatirán hoy. Hay tantas cosas que hay que decir. Hay tantos sentimientos que necesitan tener su merecido espacio. Y no quisiera criticar la espiritualidad personal de Biden, pero sí cuestiono la utilidad de una religión que margina a las mujeres, las excluye de la participación plena y pone a un pequeño número de hombres a cargo de un gran número de decisiones globales. Muchos estadounidenses, como yo, han optado por rechazar la religión organizada porque ya no habla de lo que somos ni de las libertades que apreciamos. A otros les gustaría arrastrarnos a los días en que el cristianismo evangélico dictaba gran parte de lo que hacíamos, social y políticamente.

Leer más: Biden recurre a funcionaria republicana que rechazó las acusaciones de fraude electoral de Trump

Los que hemos dejado la fe seguimos teniendo mucho en común con los que la conservan. Todos estamos, de alguna manera, en deuda con poderes superiores, ya sean terrenales o celestiales. Tal vez sea el momento de analizar si nuestro presidente debería discutir el futuro de nuestro país con un hombre cuyas propias creencias son ideológicamente patriarcales, cuyo estado elegido es decididamente antidemocrático y cuyas creencias están atascadas en el siglo I. Como mínimo, podríamos cuestionar si tenemos derecho a escuchar lo que ese hombre le dice al otro viejo blanco que decide el destino de tantas mujeres.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged in