Gaza lucha contra niveles de contaminación mortal mientras es obstaculizada por el conflicto continuo

A principios de este año, parecía que los esfuerzos de Gaza para combatir la contaminación habían dado frutos, después de un informe condenatorio de la ONU en 2012. Pero el conflicto reciente ha borrado cualquier progreso, escribe Bel Trew

viernes 03 septiembre 2021 20:40
Israel desplaza tropas hacia Gaza
Read in English

A principios de mayo, los principales funcionarios del agua de Gaza hicieron un recorrido por las nuevas instalaciones y declararon que el arduo trabajo había dado sus frutos: Gaza ya no podía ser considerada “inhabitable” debido a su crisis de agua y alcantarillado.

Una semana después, estalló una devastadora guerra de 11 días entre militantes palestinos y el ejército de Israel, y esa noción literalmente estalló.

Gaza, hogar de 2 millones de personas, ha sufrido un bloqueo israelí y egipcio de 14 años desde que el grupo militante Hamas tomó violentamente el control de la franja. Desde entonces, cuatro guerras entre militantes e Israel también han golpeado infraestructura vital.

Los preocupantes niveles de contaminación en el mar, el suelo y los acuíferos, así como la paralizante escasez de electricidad y la infraestructura en ruinas significaron que el 97 por ciento del agua de Gaza no era potable. Un informe de las Naciones Unidas de 2012 llegó a decir que para el año 2020 todo el territorio de 40 kilómetros de largo sería “inhabitable”.

Sin embargo, los proyectos internacionales y locales a lo largo de los años han visto la construcción de nuevas plantas de desalinización y alcantarillado y otra infraestructura a pesar de las estrictas restricciones para llevar materiales a la franja. Según Monther Shoblaq, director del servicio público de agua del municipio costero de Gaza, las cosas estaban mejorando, es decir, hasta que volvió la guerra.

“Es doloroso que llegamos a ese punto después de tanto trabajo, y luego simplemente se destruyó”, expresó Shoblaq a The Independent en mayo, poco después de que se hiciera cumplir una tregua inestable, mientras los equipos evaluaban la extensión del daño.

“Solía hablar de esperanza y optimismo y en unas semanas se derrumbó”.

Tres meses después del final de los combates, en los que murieron más de 260 palestinos y 13 israelíes, ha comenzado el largo proceso de reconstrucción. Pero la agencia de la infancia de las Naciones Unidas, Unicef, manifestó a The Independent que el progreso era lento y que era difícil conseguir suministros, con el resultado de que los sistemas de drenajes y aguas residuales de Gaza siguen gravemente dañados.

En total, el devastador conflicto infligió daños físicos a Gaza por valor de 380 millones de dólares (275 millones de libras esterlinas) (y 190 millones de dólares en pérdidas económicas), según el Banco Mundial. De eso, casi $ 14 millones en daños se encuentran en el sector de agua, saneamiento e higiene (WASH).

Leer más: Israel desiste de allanamientos de viviendas palestinas

Unicef anunció que 290 instalaciones necesitan reparación en total, incluidas 170 instalaciones de agua, casi 110 instalaciones de aguas residuales y al menos 10 instalaciones de aguas pluviales.

Ha significado que el suministro de agua doméstica a los residentes disminuyó en un 50 por ciento, explicó un representante de Unicef.

Oxfam señaló a The Independent que la financiación también había sido un problema. Si bien se ha recaudado algo de dinero, todavía se necesitan con urgencia 12 millones de dólares.

“[El daño] ha dejado a muchas familias vulnerables sin un suministro de agua potable. Como consecuencia, las familias están utilizando su limitado dinero en efectivo para pagar el costoso suministro de agua, sin el cual no tendrían agua potable en su hogar”, dijo Mohammed Ammar, director del programa humanitario de Oxfam para los territorios palestinos ocupados e Israel.

“La falta de instalaciones de aguas residuales en pleno funcionamiento contribuye a que los 100 mil metros cúbicos diarios de aguas residuales sin tratar se bombeen al Mediterráneo, contaminando el mar y contaminando las poblaciones de peces”.

Antes del conflicto, algunas de las playas de Gaza habían sido declaradas seguras para los nadadores, después de años de ser tan tóxicas que los nadadores habían desarrollado enfermedades y, según algunos informes no confirmados, incluso habían muerto.

Pero algunas de estas playas vuelven a ser zonas prohibidas.

Al volver a consultar con Shoblaq después de que se completaron las evaluaciones, expresó que los daños físicos a las instalaciones por la guerra de 11 días significaron que durante casi dos semanas 70 mil metros cúbicos de aguas residuales completamente sin tratar se vertieron en el mar todos los días.

Eso ya se ha detenido. Pero agregó que también tuvieron que verter 330 mil metros cúbicos de aguas residuales sin tratar en un lago en el norte del país, ya que también fue bombardeada una tubería principal de aguas residuales hacia la recientemente inaugurada planta de tratamiento de aguas residuales del norte de Gaza.

“Esto básicamente ha contaminado el suelo y ha ido al acuífero”, del que se extrae el suministro de agua de Gaza, agregó.

No es solo el daño físico lo que contribuye a los problemas de contaminación de Gaza. Algunas plantas de tratamiento de aguas residuales dejaron de funcionar debido a la escasez crónica de electricidad en Gaza agravada por el conflicto, según el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). Durante el conflicto e inmediatamente después, la mayor parte de Gaza solo disponía de cuatro horas de energía al día.

Esto no solo contamina el mar, sino que también contribuye a la propagación más rápida de bacterias resistentes a los antibióticos, lo que pone en peligro la salud de las personas en Gaza y más allá de Israel, advirtió el informe del CICR.

La ONU explicó a The Independent que esta era la razón por la que había “una necesidad urgente” de importar materiales a la franja, donde muchos artículos están prohibidos por el ejército israelí, que dice que podrían tener un doble uso como armas para los militantes.

“En algunos casos, se necesitan hasta 60 días para obtener la autorización para entregar materiales”, manifestó Mira Nasser de Unicef a The Independent.

“Existe una necesidad urgente de importar algunos materiales, especialmente para WASH y otros proyectos de reconstrucción”.

La ira y la desesperación en Gaza por el lento progreso y el bloqueo incluso han visto la reanudación de las protestas que se extendieron durante gran parte de 2019 cerca de las vallas fronterizas con Israel. Eso recientemente se convirtió en enfrentamientos violentos. El Ministerio de Salud de Gaza expuso el sábado que el ejército israelí disparó contra un palestino que luego murió a causa de sus heridas, mientras que Israel contó que un policía israelí resultó gravemente herido después de recibir disparos a quemarropa con fuego real de los alborotadores.

En respuesta, el Coordinador de Actividades Gubernamentales en los Territorios, el organismo del Ministerio de Defensa a cargo de los cruces de Israel con el territorio palestino, ha dicho que aliviaría algunas restricciones a partir del jueves.

Reveló que aumentaría las importaciones de nuevos vehículos, bienes y equipos para proyectos civiles y emitiría más permisos para que los empresarios de Gaza ingresen a Israel “con la condición de que continúe la preservación de la seguridad de la región”.

El organismo agregó que esas restricciones podrían aliviarse aún más si mejorara la situación de seguridad.

The Independent se acercó a los israelíes para obtener más comentarios, pero no recibió respuesta.

Sin embargo, el Ministerio de Medio Ambiente de Gaza le dijo a The Independent que no solo el agua y los sistemas residuales estaban causando problemas, también que estaban preocupados por la contaminación del aire debido a que las fábricas se incendiaban después de ser alcanzadas por proyectiles.

Bahaa Alagha, del ministerio, expresó a The Independent que se habían quemado cientos de toneladas de material peligroso, enviando columnas tóxicas al cielo, pero “debido al bloqueo [ellos] carecen de equipo para medir adecuadamente los daños”.

Jawat al-Khoudary, de 62 años, propietario de FoamCo, que se encontraba entre las fábricas que se incendiaron, declaró a The Independent en ese momento que era tan tóxico que “no podías pararte ni siquiera a 100 metros del área debido a los gases venenosos”.

Hani Khder, de 37 años, que dirige una empresa que almacena productos químicos agrícolas y que también se incendió aparentemente por las granadas de humo israelíes, explicó que el agua que apagó las llamas se fue al sistema de alcantarillado local y envenenó a las personas de los alrededores.

“No sé qué hacer con los productos químicos restantes. ¿Los pongo en el mar?”, preguntó.

Todo esto en conjunto preocupa a muchos, ya que Gaza todavía lidia con la pandemia de covid-19 y un sistema de salud maltrecho.

Shoblaq se mostró optimista a pesar de los desafíos, pero advirtió que aún no sabían el alcance de la destrucción.

“Tomará tiempo encontrar el daño invisible del suelo temblando debido a las armas que utilizan para penetrar en la tierra”, dijo.

“Pero estamos trabajando en eso.”