Sin lugar para correr o esconderse: la guerra y la geopolítica contra los refugiados afganos en Turquía

Los gobiernos de Turquía, Grecia e Irán están colaborando para evitar que los refugiados afganos lleguen a sus ciudades, escribe Borzou Daragahi en Van, Turquía

viernes 03 septiembre 2021 19:57
Huir del Afganistán talibán
Read in English

Abdul Kareem Buri y su familia treparon montañas, cruzaron desiertos, desafiaron a bandidos y se colaron entre los dedos de los guardias fronterizos armados de varias naciones para abrirse camino desde su aldea asolada por la guerra en los confines más al norte de Afganistán hasta esta ciudad a orillas del lago en Turquía.

Pero ahora, habiendo logrado pasar de su aldea controlada por los talibanes en el norte de Afganistán a una relativa seguridad, él y su familia se encuentran atrapados, sin recursos financieros y viviendo en las sombras en esta ciudad del este de Turquía cerca de la frontera con Irán.

“Fue muy difícil y cuando llegamos pasamos tres días viviendo en la calle”, cuenta. “Pero nunca podremos volver a casa”.

Un mundo exasperado por los refugiados y las consecuencias de las crisis humanitarias está sacudiendo fríamente a los afganos que huyen de la guerra, la represión política y la pobreza extrema en su país. Los gobiernos de Irán, Turquía y Grecia, los países que los inmigrantes afganos han atravesado durante varias décadas para llegar a Europa, están colaborando abiertamente para evitar que los afganos lleguen a sus ciudades.

El ministro Austriaco del Interior para el Extranjero, Karl Nehammer, ha dicho que quiere mantener a los refugiados afganos en su propia región mientras aboga por los “centros de deportación” a lo largo de las fronteras de Afganistán para que aquellos a quienes se les ha negado el asilo puedan ser enviados al extranjero. El presidente francés, Emmanuel Macron, ha dicho que “Europa por sí sola no puede asumir las consecuencias” de la crisis afgana y debe protegerse de las migraciones irregulares.

Los afganos que huyen de su nación han recibido una respuesta igualmente fría de Turquía, que ya alberga a la población de refugiados más grande del mundo. Al menos 300 mil afganos viven en Turquía, junto con más de 3 millones de refugiados sirios. La nación está construyendo una barrera de hormigón de tres metros de altura a lo largo de su frontera iraní para evitar los cruces fronterizos.

“Hemos cumplido suficientemente con nuestras responsabilidades morales y humanitarias con respecto a la migración”, declaró el domingo el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, después de conversar con su homólogo alemán, Heiko Maas. “Está fuera de discusión que aceptemos una carga adicional de refugiados”.

El martes, los funcionarios europeos se apiñaron en pánico ante la perspectiva de que una nueva ola de refugiados llegara a sus fronteras a través de Turquía. Grecia está erigiendo un muro de metal, desplegando alambre de púas y desplegando drones y cámaras para evitar que los afganos crucen su frontera.

Leer más: López Obrador propone a EE.UU. plan para frenar migración

Si bien algunos afganos pueden escapar de las privaciones económicas, otros tienen solicitudes de asilo legítimas. Miembro de la minoría uzbeka de Afganistán, Buri tenía motivos para temer a los talibanes. Sus familiares habían hablado en contra del grupo y muchos habían servido en el Ejército Nacional Afgano. En las zonas bajo el control de los talibanes, “todo carece de vida”, cuenta. Una maestra local y su esposo intentaron asistir al trabajo, pero se lo impidieron, el hombre se lo llevaron y lo torturaron. Luchó por ganar suficiente dinero como trabajador agrícola para ganarse la vida a duras penas para su familia y la de su hermano, que fue asesinado hace varios meses.

Pero la gota que colmó el vaso llegó hace unos meses cuando un mortero perdido golpeó su casa durante uno de los muchos enfrentamientos entre las fuerzas talibanes y afganas por el control de su aldea. Dos de los hijos de sus difuntos hermanos murieron y su hijo perdió el brazo izquierdo.

La esposa de Buri, sus hijos, la esposa embarazada de su hermano asesinado y sus hijos comenzaron el peligroso viaje de Afganistán a Turquía, cruzando Pakistán e Irán. “Fue realmente un viaje horrible”, confiesa Nasrin-gol, cuñada de Buri. “No sabíamos dónde estábamos la mitad del tiempo. Caí varias veces. Pero realmente no quería quedarme en Afganistán. Quiero una vida mejor para mis hijos y educar a mis hijas”.

Muchos no sobreviven al viaje. Un cementerio en Van contiene las tumbas de decenas de personas cuyos cuerpos fueron encontrados en las montañas Tauro a lo largo de la frontera entre Irán y Turquía. Los marcadores de tumbas escritos a mano designan su ubicación y la fecha en que fueron encontrados. Muchos se ahogaron al intentar cruzar el lago Van, un cuerpo de agua de 74 millas que se encuentra al oeste de la ciudad.

“Es una situación muy triste”, dice Mahmut Kacan, un abogado de Van que maneja casos de inmigración y derechos humanos. “Algunos mueren por congelación. Algunos mueren por ataques de animales salvajes. Mucha gente muere en accidentes de tráfico porque los traficantes los introducen en los coches”.

El gobierno turco se esfuerza por mostrar a un público harto de los inmigrantes de Siria y Afganistán que está intensificando sus esfuerzos para evitar que ingresen al país. A lo largo de la frontera, los soldados y la gendarmería turcos han aumentado los patrullajes y han acelerado los esfuerzos para construir la barrera de hormigón.

Las autoridades llevaron recientemente a un grupo de periodistas a un extenso recorrido por las instalaciones de deportación en Van, mostrando los salones de belleza, las áreas de juego para niños e incluso las aulas que ofrecen a los migrantes no autorizados detenidos antes de ser enviados de regreso a sus países.

Por ahora, los funcionarios turcos admiten que no pueden transportar personas de regreso a Afganistán, con los vuelos al país suspendidos. Anticipa un mayor número de llegadas en los próximos días. “Todavía no hemos visto la ola de la caída de Kabul”, expuso Cuma Omurca, director de inmigración en la provincia de Van. “Las personas que ves ahora son aquellas que podían prever lo que iba a suceder”.

Buri y su familia son 11 personas. Viven aglomerados en un apartamento que alquilan por £61 al mes en el bullicioso centro de la ciudad de Van. El día que visitaron los periodistas, el más joven, de 18 meses, padecía fiebre.

Tienen más suerte que la mayoría de los refugiados afganos en Turquía. Como miembros de la comunidad étnica uzbeka de Afganistán, sus valores están más en sintonía con los de Turquía y Asia Central y hablan un idioma turco: Abdul Kareem incluso ha logrado encontrar un trabajo que paga alrededor de £ 4,39 al día como lavaplatos y cocinero en un restaurante local.

La mayoría de los que logran cruzar la frontera se encuentran huyendo, viviendo escondidos. Después de entregar todo su dinero a un contrabandista sin escrúpulos que lo abandonó, Dost-Mohammad, de 21 años, de la ciudad de Baghlan, se instaló en una casa abandonada en Van que se esperaba fuera demolida.

“Simplemente caminamos y nos escondemos, y cuando vemos a la policía, corremos”, cuenta.

Abdul Jalil Hazargol, un residente de Kabul de 30 años, dice que huyó de la capital afgana a principios de agosto cuando los talibanes rodearon la ciudad. Había trabajado para las fuerzas internacionales en la base aérea de Bagram durante varios años y estaba aterrorizado de que los talibanes encontraran su historial de empleo.

Se unió a otros migrantes de distritos afganos cerca de Jalalabad, Mazar-i-Sharif y Kandahar. Atravesaron las montañas, recorrieron Pakistán, cruzaron Irán y treparon por el muro erigido por Turquía, pagando a los contrabandistas en el camino.

En un día reciente del mes pasado, él y un grupo de otros 10 afganos se escabulleron por las tierras de cultivo, bebiendo agua de los arroyos. Espera llegar a Estambul y encontrar trabajo.

“Si tuviera un consejo para otros afganos, es que no venga, porque hay muchos peligros”, menciona. “Las fronteras son peligrosas. Las montañas son altas. No hay comida.”

El gobierno turco ha amenazado con procesar a cualquiera que transporte inmigrantes no autorizados por trata de personas, pero eso no impide que los turcos los ayuden. Durante una caminata por tierras de cultivo, Hazargol y sus compañeros de viaje se encontraron con Mehmet Demirkol, un residente de 40 años de una aldea en las afueras de Tatvan, en el borde occidental del lago Van.

“Soy un ser humano con sentimientos ante todo”, expresa Demirkol, miembro de la minoría kurda en conflicto de Turquía. “Son personas hambrientas que huyen de la guerra. Tanto intelectualmente como en creencias, sabemos que necesitan ayuda. Somos humanos. Entendemos por lo que pasan las personas hambrientas. Hemos estado allí”.

Firme la petición de The Independent instando al Reino Unido a acoger a más refugiados de Afganistán aquí.