Reino Unido se distancia del “ridículo e inútil” plan de unirse al pacto comercial norteamericano

Funcionarios canadienses, mexicanos y británicos quedaron confundidos y enojados por la propuesta de unirse al bloque

Anna Isaac
jueves 23 septiembre 2021 19:45

México, Canadá y EEUU firman el acuerdo comercial USMCA en el G20 de Buenos Aires, Argentina

Read in English

El Reino Unido se ha distanciado de un plan “poco profesional” y “francamente embarazoso” para intentar unirse a un pacto comercial norteamericano, tan solo 24 horas después de plantear la idea.

Funcionarios canadienses y mexicanos se mostraron molestos después de que el Reino Unido informara de que quiere unirse al acuerdo tripartito entre EE.UU. y ambos países (T-MEC), sorprendiéndolos justo cuando se preparan para nuevas conversaciones bilaterales con Londres.

El informe de un alto funcionario del gobierno del Reino Unido el martes, durante un viaje a los EE.UU., sorprendió a los funcionarios con la guardia baja en medio de los delicados preparativos para la renegociación de los acuerdos bilaterales, según personas familiarizadas con las conversaciones en todos los lados de la mesa.

“Es poco profesional, si lo digo directamente”, según una persona familiarizada con los esfuerzos de los funcionarios canadienses que se preparan para nuevas conversaciones con el Reino Unido con el fin de mejorar los acuerdos de prórroga que se apresuraron antes de los plazos del Brexit.

“Por un lado, es irrisorio que el Reino Unido intente unirse al T-MEC, por otro, por supuesto tenemos que sopesar tales declaraciones a la luz de las conversaciones serias con Gran Bretaña y averiguar si hay algo detrás”.

Después de la confusión sobre los planes del Reino Unido para unirse al T-MEC, el No 10 trató de echar agua fría sobre la idea el miércoles, y en su lugar reiteró el interés en un acuerdo bilateral.

El portavoz oficial del primer ministro dijo: “En lo que estamos centrados es en el acuerdo con Estados Unidos”, precisó el portavoz. “No hay planes para ir más allá en este momento. Esa es la prioridad para nosotros”.

Otra persona familiarizada con las negociaciones comerciales entre México y el Reino Unido afirmó que, aunque no es una perspectiva realista que el Reino Unido se una al bloque comercial norteamericano, seguía siendo “una declaración muy poco útil”.

Leer más: Portland votará sobre la prohibición de viajes y comercio con Texas por la ley del aborto

“No habíamos oído nada al respecto”. Y añadieron: “Sería bueno recordar que hay tres miembros de este grupo comercial, no sólo Estados Unidos”.

Los lazos bilaterales con Canadá y México son especialmente sensibles para el departamento de comercio, ya que también son miembros del Acuerdo Integral y Progresivo de Asociación Transpacífico, un bloque comercial en la región de Asia-Pacífico al que el Reino Unido ha pedido oficialmente unirse.

Mientras tanto, una persona familiarizada con las negociaciones comerciales del Reino Unido dijo que, aunque los números opuestos son muy generosos a la hora de ver el lado divertido de las cosas, el Reino Unido no puede permitirse “parecer grosero”. Añadieron que era “francamente embarazoso” y no práctico que el Reino Unido se uniera al T-MEC, citando las estrictas normas sobre la procedencia de los bienes para evitar los aranceles en el marco del acuerdo.

El disgusto diplomático se produce mientras se espera que la secretaria de Asuntos Exteriores, Liz Truss, visite México el jueves en un esfuerzo por impulsar los lazos económicos y diplomáticos de Gran Bretaña con el país y la región.

“El T-MEC no es, obviamente, sólo un acuerdo con Estados Unidos”, reiteró Chad Bown, investigador principal del Instituto Peterson de Economía Internacional y ex economista principal de comercio internacional en la Casa Blanca.

“También es un acuerdo con Canadá y México, que tendrían que estar dispuestos a permitir la adhesión del Reino Unido. También tendrían condiciones exigentes. Si ya se está negociando un acuerdo con ellos, se puede imaginar que esto podría alterar la situación”, aseveró Bown.

Los titulares sobre la reticencia de EE.UU. a alcanzar un acuerdo comercial con el Reino Unido han marcado el viaje de Boris Johnson al país.

Un acuerdo comercial con Estados Unidos se consideraba un premio clave de una política comercial independiente tras el Brexit, pero Johnson dijo antes de su reunión con el presidente estadounidense Joe Biden que su homólogo “tiene muchos peces que freír”.

La tensión sobre la aplicación del Protocolo de Irlanda del Norte, un principio del acuerdo de divorcio entre el Reino Unido y la UE, es un obstáculo clave para cualquier acuerdo bilateral con el Reino Unido, aseguró un funcionario estadounidense a The Independent. Por lo tanto, es poco probable que se considere cualquier acuerdo hasta después de una votación de consentimiento sobre el Protocolo de Irlanda del Norte en 2024, y de las elecciones intermedias de Estados Unidos en 2022.

La agenda nacional de la administración Biden también se enfrenta a una serie de duros retos políticos.

“Tienen una gran cantidad de leyes que están tratando de aprobar en el Congreso, donde tienen un margen muy estrecho”, mencionó Bown. “El comercio en Estados Unidos es ahora mismo increíblemente arriesgado desde el punto de vista político. Pedir a cualquier presidente que comprometa su capital político con el comercio es una tarea ardua, no hay apetito en este momento”.

Algunos expertos en comercio acogieron con satisfacción las sugerencias de Johnson de que buscaría el tipo de acuerdo adecuado con EE.UU. en lugar de precipitarse a un acuerdo, en caso de que fuera posible. Marca un cambio en la postura del primer ministro en comparación con cuando una relación de este tipo parecía más probable bajo la administración Trump.

“El USTR (departamento de comercio de EEUU) es formidable. Simplemente tienen décadas de experiencia negociando a lo largo y ancho del mundo”, sostuvo la doctora Silke Trommer, profesora titular de política en la Universidad de Manchester. “Nosotros tenemos mucha gente brillante en este país, algunas personas con muy buena experiencia, pero no está al mismo nivel”.

Los funcionarios británicos establecieron un paralelismo entre la sesión informativa y otro informe de los medios de comunicación británicos que sugería que el ministro australiano de Comercio, Dan Tehan, ocuparía una “silla incómoda” en el Ministerio de Asuntos Exteriores, y que carecía de experiencia en negociaciones. Tehan tiene experiencia en política comercial desde 1995.

Tras el informe sobre las negociaciones comerciales con Australia, un alto diplomático británico comentó que un homólogo australiano le había dado un toque de atención. Esto siguió a una oleada de envíos de mermelada de diplomáticos británicos, después de que el entonces secretario de Comercio, Liam Fox, sugiriera en las redes sociales que Francia necesitaba “mermelada británica innovadora y de alta calidad”.

El Alto Comisionado de Canadá y la Embajada de México no ofrecieron comentarios antes de la publicación.