Ghislaine Maxwell sonríe con su cubrebocas puesto y saluda a su hermana al iniciar su juicio en Nueva York

La socialité británica se hizo un cambio de imagen en prisión antes de enfrentarse a un jurado por cargos de tráfico sexual

Justin Vallejo
martes 30 noviembre 2021 18:06
Ghislaine Maxwell's Sex-Trafficking Trial Starts Monday
Read in English

Ghislaine Maxwell parecía estar de buen humor al comienzo de su juicio por cargos federales de tráfico de chicas menores de edad para el pedófilo convicto Jeffrey Epstein.

La socialité británica parecía relajada, jugaba con su cabello, sonrió con su cubrebocas puesto y saludó a su hermana cuando comenzó la selección del jurado para el caso, según informes del grupo de prensa desde el interior de la sala del tribunal.

Si bien sus emociones se cubrieron por un cubrebocas debido al covid, la exhibición animada de Maxwell es una repetición de su aparición anterior en un tribunal de Manhattan hace dos semanas, donde bromeó con su equipo de defensa.

Una vez que ingresó al tribunal el lunes con “algo así como si saltara cuando camina”, Maxwell abrazó a cada uno de sus cuatro abogados defensores y continuó con la misma muestra de afecto hacia ellos que la de su comparecencia del 15 de noviembre.

El salto en su forma de caminar y el tinte fresco en su cabello es algo así como un cambio de imagen. En la primera imagen pública desde su arresto, se vio a Maxwell con un ojo morado y cabello canoso a principios de este año. La foto se incluyó en un expediente judicial en abril donde pedía mejores condiciones de prisión.

Después de que se le permitiera quitarse el atuendo de prisión de color naranja brillante para comparecer ante un jurado, Maxwell llegó a la corte con un fino suéter de cachemira beige, pantalones negros y tacones.

Parecía estar involucrada en los procedimientos de la sesión de la mañana, escribió durante mucho tiempo y con frecuencia pasaba notas a sus abogados, según los informes del grupo.

Esos abogados incluían a Leah Saffian, abogada de la familia Maxwell desde hace mucho tiempo y vieja amiga de Ghislaine. Maxwell se inclinaba con frecuencia para hablar, dar instrucciones al abogado Christian Everdale y charlar en privado con Bobbi Sternheim.

En un momento, saludó a su hermana Isabel Maxwell, estaba sentada a poca distancia en la primera fila de la galería pública del tribunal.

Solo un miembro real del público estaba en la galería. Debido a las restricciones de covid, la sala del tribunal con techos de treinta pies (nueve metros) de altura, paneles de madera y mármol oscuro estaba vacía de forma inusual y en su mayoría llena por personal de la corte, abogados y miembros de los medios de comunicación.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in