La defensa intenta culpar a Daunte Wright diciendo que “todo lo que tenía que hacer era rendirse”

El joven negro de 20 años fue asesinado por la policía en abril, aparentemente después de que la agente disparara por error una pistola en lugar de una pistola eléctrica

Josh Marcus
jueves 09 diciembre 2021 17:14

La madre de Daunte Wright describe la llamada telefónica durante un control de tráfico que resultó mortal

Read in English

La exagente de policía Kim Potter “traicionó su placa” el pasado mes de abril cuando disparó “accidentalmente” a Daunte Wright, de 20 años, durante un control de tráfico en los suburbios de Minneapolis, en lugar de aplicarle una descarga eléctrica, según argumentaron los fiscales durante el primer día de su juicio por homicidio.

“Este caso trata de la acusada Kimberly Potter que traicionó su placa y traicionó su juramento y traicionó su posición de confianza pública”, argumentó la fiscal Erin Eldridge ante el jurado de Minneapolis el miércoles. “Y el 11 de abril de este año, traicionó a un chico de 20 años. Sacó su arma de fuego. Le apuntó al pecho. Disparó y mató a Daunte Wright”.

La defensa, por su parte, alegó que los agentes habrían estado justificados al utilizar la fuerza letal contra Wright, que trató de zafarse de las esposas y huir, y que era buscado por un delito menor de armas.

“Todo lo que tenía que hacer era entregarse. ... Todo lo que tenía que hacer era detenerse, y todavía estaría con nosotros”, declaró el abogado defensor Paul Engh ante el tribunal. “[Kim Potter] cometió un error. Fue un accidente. Es un ser humano. Tenía que hacer lo que tenía que hacer para evitar la muerte de un compañero”.

Los agentes de policía de Brooklyn Center, un suburbio de Minneapolis, detuvieron a Wright el 11 de abril, tras advertir que tenía las matrículas vencidas y un aromatizante colgado de la ventanilla, lo que constituye una infracción. Una vez que comprobaron las matrículas, descubrieron que Wright tenía una orden de detención activa por un cargo de armas y procedieron a su arresto.

El agente de policía de Brooklyn Center, Anthony Luckey, declaró que Wright empezó a intentar evadir su detención, incluso después de advertir al joven que no se resistiera y de decirle: “No lo hagas, hermano”.

Se produjo un forcejeo físico entre los tres agentes que lo detuvieron y Wright, y Potter, una veterana de la policía con 26 años de experiencia, advirtió que iba a electrocutar al joven de 20 años antes de dispararle a bocajarro con una pistola.

El asesinato, otra matanza policial en la que se ven implicados un agente blanco y un hombre negro durante una detención menor, se produjo a pocos kilómetros del centro de Minneapolis, donde el exagente de policía de Minneapolis Derek Chauvin fue juzgado esta primavera por el asesinato de George Floyd en mayo de 2020, lo que desencadenó una apasionada ronda de protestas por la justicia racial.

Durante el juicio del miércoles, la madre de Daunte Wright, Katie Bryan, testificó sobre cómo ese día fue el “peor día de mi vida”. Describió cómo su hijo la había llamado asustado cuando le habían parado, antes de que se cortara la llamada. Más tarde, llamó por vídeo al pasajero del auto de Wright y vio a su hijo muerto.

“No quería creer que era mi hijo el que estaba tirado en el suelo, pero me di cuenta de que era él por sus tenis”, expresó Bryant entre lágrimas.

Los fiscales solicitan que se presenten cargos de homicidio en primer y segundo grado contra Potter, quien renunció al departamento de policía poco después del tiroteo.

Argumentan que su carrera policial, más larga que toda la vida de Wright, incluía múltiples entrenamientos con su pistola aturdidora, incluidas dos sesiones en los seis meses anteriores al tiroteo. El entrenamiento, sugieren, incluía lecciones sobre cómo “aprender las diferencias entre su pistola eléctrica y el arma de fuego para evitar esa confusión”.

El primer día del juicio se centró en las consecuencias inmediatas del tiroteo.

“¡Tomé la pistola equivocada!” se oyó decir a Potter en las grabaciones de las cámaras corporales reproducidas ante el tribunal, antes de derrumbarse llorando en el suelo.

Se la oye decir: “Voy a ir a la cárcel”.

El oficial Luckey intenta consolarla, diciendo: “No, no vas a ir”.

Otro agente añade: “Kim, ese tipo estaba tratando de huir conmigo en el auto”.

Los fiscales sostienen que, en su angustia tras el tiroteo, Potter no intentó ofrecer a Daunte Wright los primeros auxilios ni pedir asistencia médica, ni describir su error al numeroso grupo de agentes armados que llegaron al auto accidentado del joven de 20 años.

Se espera que Kimberly Potter testifique durante el juicio, que, según las autoridades, concluirá probablemente a finales de diciembre.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in