Asesinos de sus familias se enfrentan a ejecución, pero familiares discrepan sobre si eso es justicia

Mientras que algunos ven la pena de muerte como una medida de cierre, otros se han movido a hacer campaña contra el castigo máximo.

martes 19 octubre 2021 21:05
Read in English

Cuando Dylann Roof fue a juicio, la Reverenda Sharon Risher comenzaba a tener sus dudas sobre la pena de muerte.

En 2015, Roof, un supremacista blanco declarado, disparó y mató a nueve personas en una histórica iglesia afroamericana en Charleston, Carolina del Sur, después de haberle dado la bienvenida a su sesión de estudio bíblico. Entre los muertos se encontraban la madre de la Reverenda Risher, Ethel Lance, y sus primas Susie y Tywanza Sanders, así como varios amigos queridos. Tywanza, de 26 años y la víctima más joven, murió al tratar de proteger a Susie, la mayor de 87, del arma de Roof.

Había tratado de razonar con Roof, según testigos, le dijo: "No tienes que hacer esto".

"Tengo que hacer esto porque violas a nuestras mujeres y quieres dominar el mundo", respondió Roof.

Pero cuando la Reverenda Risher, una ex capellán del hospital, se enteró de que los fiscales buscarían la pena de muerte contra Roof, se sintió desgarrada. Comenzó a considerar una misericordia que nunca se le había ocurrido al asesino de su familia.

“En mi corazón, como hija de mi madre, quería que él estuviera muerto como ella”, le dijo a The Independent . “Al volver a mi fe cristiana, supe que no quería eso. Me di cuenta de que a pesar de que había hecho esta cosa horrible, mi fe me dice que Dios es un Dios de restauración y redención".

Aún así, ella no compartió lo que pensaba sobre el destino de Roof todavía. Muchos en su unida comunidad querían ver a Roof muerto por lo que había hecho. Otros, como la hermana de Risher, Nadine Collier, habían expresado de forma pública su perdón.

"Te perdono", dijo Collier en 2015 en la audiencia de fianza de Roof, su primera aparición en público desde la masacre. “Me quitaste algo muy precioso. Nunca volveré a hablar con ella. Nunca jamás volveré a abrazarla. Pero te perdono. Y que tengan piedad de tu alma".

Pero la Reverenda Risher todavía no estaba lista para llegar a ese punto.

“Cuando la escuché decir que lo perdonaba, todo lo que pude hacer fue gritar y gritar. Eso fue como cuarenta y ocho horas después de que todo había sucedido. No estaba de acuerdo con eso”, dijo. "Todavía estoy en la niebla y trato de hacer que mi cerebro acepte siquiera lo que sucedió".

Las cosas comenzaron a cristalizarse durante el juicio de Roof. Al saber que el joven podría ser ejecutado, Risher decidió investigar más sobre la pena de muerte y se sorprendió al saber más sobre el historial de prejuicios raciales y la enorme tasa de error. Estuvo en la sala del tribunal durante todo el juicio, y su decisión fue tomada el día que el jurado decidió la ejecución.

“Una miembro del jurado me llamó la atención y volteó la cabeza muy rápido, como si no quisiera mirarme”, dijo. “Luego regresaron con la pena de muerte y yo solo me senté allí, fue cuando me di cuenta de que, incluso después de todo esto, no quiero que lo maten”.

Puede que eso no importe. Roof fue declarado culpable de 33 cargos de delitos de odio federales y sentenciado a muerte en 2016. Este agosto, un tribunal federal de apelaciones confirmó por unanimidad su sentencia , a pesar de los argumentos de sus abogados de que Roof sufre de "delirio" y se le permitió de forma injusta representarse a sí mismo en el etapa de sentencia de su juicio. El presidente Joe Biden ha dicho que en lo personal se opone a la pena capital, pero su Departamento de Justicia todavía persigue la pena de muerte para Roof.

La pena de muerte es un elemento fijo del sistema legal penal, y los académicos y activistas han arrojado cada vez más luz sobre su arbitrariedad, su inexactitud, sus raíces en las partes más feas del racismo de EE.UU. Lo que se menciona menos es el abismo, a menudo enorme, entre cómo se sienten los miembros de la familia y las víctimas de los delitos en cuestión, y lo que ese sistema legal ofrece como castigo, como curación,

The Independent habló con personas relacionadas con una serie de tragedias diferentes; el atentado con bomba en el maratón de Boston de 2013, el atentado con bomba en la ciudad de Oklahoma en 1995, y tienen una variedad de opiniones sobre la pena de muerte y si les hace justicia. Pero una cosa está clara: ninguno de ellos sintió que el proceso les estuviera dando un cierre.

Los hijos de Elizabeth Norden, JP y Paul, perdieron piernas en el atentado de Boston. Al igual que Risher, ella estuvo allí en persona durante casi todo el juicio, donde uno de los atacantes, Dzhokhar Tsarnaev, fue condenado por los treinta cargos en su contra en 2015. Las autoridades lo llamaron “uno de los enjuiciamientos por terrorismo más importantes en la historia de nuestra nación". (Su hermano y co-conspirador, Tamerlan, murió en un tiroteo con la policía luego del atentado).

Norden le dijo a The Independent que una sentencia de muerte no le traería un cierre, eso no es posible para ella después de una tragedia así, pero espera que tenga un efecto disuasorio en futuros crímenes. (La evidencia no ha demostrado que la pena de muerte reduzca de forma definitiva los delitos violentos).

“No soy de ojo por ojo. No soy ese tipo de persona. Yo lucho contra eso, ¿cómo quieres quitarle la vida a alguien? " ella dijo. "Pero no hay una sombra de duda razonable sobre lo que hicieron él y su hermano".

Dijo que comprende por qué otras familias a las que bombardearon el maratón de Boston se hayan manifestado en contra de la pena de muerte, pero para ella, la ejecución significará un paso hacia la curación, aunque es un proceso que cree que nunca se llevará a cabo.

“Tengo cincuenta y nueve años. Mi única esperanza ahora es vivir para seguir adelante. ¿Qué tan triste es eso?” ella dijo. “¿Cambiará [la ejecución] mi vida? ¿Alguna vez habrá un cierre? Claro que no. Para mí, como madre, he sufrido la más profunda tristeza por mis hijos... ¿Cómo puedes dejar ir algo así? Ya sea que él aparezca en las noticias todos los días o no, veo a mis hijos ponerse las piernas de vuelta".

Ha canalizado parte de ese dolor hacia la defensa. Norden ahora dirige una organización benéfica llamada A Leg Forever, que ayuda a las personas a pagar las prótesis, las cuales pueden costar cientos de miles de dólares y deben ser reemplazadas cada pocos años. Pero cualquier cosa que no sea una sentencia de muerte no será suficiente para ella.

“No sé cómo el hecho de que se pudra en la cárcel te hará olvidarlo”, dijo. "Para mí no es así".

Parece que la Corte Suprema puede concederle a Norden su deseo. Durante los argumentos orales para una apelación de la sentencia de muerte de Tsarnaev el miércoles, la Corte Suprema de tendencia conservadora pareció indiferente a los argumentos de que el terrorista no tuvo un juicio justo debido a supuestos problemas con el jurado y el proceso probatorio. Aunque queda por ver qué significa una sentencia de muerte durante la era Biden, con un presidente que se opone a la pena capital.

“Me pregunto cuál es el fin del gobierno aquí”, preguntó la jueza Amy Coney Barrett a los abogados del gobierno federal. "Si ganas, se supone que significa que [Tsarnaev] está relegado a vivir bajo la amenaza de una sentencia de muerte que el gobierno no planea ejecutar, así que tengo problemas para seguir el punto".

Hasta que la Casa Blanca resuelva sus propios sentimientos sobre la pena de muerte, Tsarnaev y Norden estarán en una especie de limbo mutuo.

Para Joanne Hutchison, una sobreviviente del atentado de la ciudad de Oklahoma en 1995 en el edificio federal Alfred P. Murrah, la ejecución de Timothy McVeigh fue un gran alivio.

Hutchison estaba a unos 50 pies (15 metros) de la bomba cuando estalló y quedó enterrada entre los escombros tras la explosión. Después del ataque, estuvo pegada a la televisión y a las transcripciones del juicio. Quería saber qué había sucedido y qué pasaría con el hombre que mató a 168 personas, incluidos diecinueve niños.

Su esposo recibió una oferta de trabajo en Texas poco después de la explosión, y ella dijo que la tuvieron que “arrastrar, mientras pateaba y gritaba”, lejos de la ciudad de Oklahoma. En junio de 2001, el gobierno federal utilizó la pena capital por primera vez desde 1963 y ejecutó a McVeigh. Hutchison fue a dar una vuelta en su auto con las ventanillas bajadas y sintió que le quitaban un peso de los hombros.

“Fue un gran alivio para mí que él no estuviera donde pudiera salir y hacerlo de nuevo y hacerle esto a otras personas”, dijo.

Sabe que las actitudes políticas en torno a la pena de muerte están en cambio, pero sigue con su firme apoyo. Los hombres que matan a inocentes y niños no merecen estar vivos, cree, y todavía le duele que el cómplice de McVeigh, Terry Nichols, esté vivo y en prisión, sostenido por el contribuyente estadounidense. Se siente como un insulto a todo lo que ha pasado.

“Es imposible que alguien sepa cómo afecta a las personas que resultaron heridas, perdieron seres queridos e incluso sobrevivieron. Es realmente un trauma”, dijo. “No creo que ninguno de nosotros se haya dado cuenta del trauma que fue esto. Estábamos en estado de shock. Incluso nuestros cónyuges, los miembros de nuestra familia, nunca entenderán de forma exacta por lo que pasamos. Y no queremos que lo hagan. No queremos que nadie tenga que pasar por lo que nosotros".

Hutchison se reunió con familias del 11 de septiembre y dice que cuando miras a los ojos a alguien que ha pasado por un horror tan singular, puedes darte cuenta de que se entienden a un nivel en el que las palabras ni siquiera son necesarias.

"Lo consigues. Lo entiendes, con solo mirarlos”, dijo.

Sin embargo, el proceso de la pena de muerte es un trauma en sí mismo para algunos. El padre de Jonathan Mann, John Mann, fue asesinado de forma brutal en 2017 en Ohio por un hombre llamado Thomas Knuff. Mann dice que el largo proceso de pena capital, que a menudo dura décadas, ha significado que tiene que seguir reviviendo uno de los peores momentos de su vida.

“Solo tengo que revivir el horror una y otra vez de lo que le pasó a mi papá porque esto no se ha terminado”, dijo.

Más que una justicia dura, lo que Mann quería después de la muerte de su padre era apoyo. El dinero de la gasolina al manejar hacia diversos juicios y apelaciones ha sido un costo importante, y no era elegible para los programas federales que existen para ayudar a las víctimas de delitos. No podía pagar eñ entierro de su padre, pero tampoco calificaba para la asistencia funeraria porque su padre había consumido drogas. Mann tampoco calificaba para la asistencia terapéutica.

“El sistema nos ha fallado”, dijo Mann. "Mi experiencia no es atípica".

Mann, quien apoyó la pena de muerte antes de que se convirtiera en una presencia no deseada en su propia vida, ahora es vicepresidente de Ohioans to Stop Executions, un grupo de defensa de la justicia penal.

La Reverenda Sharon Risher también se ha inclinado hacia el activismo. Ella habla seguido sobre el fin de la pena de muerte y la violencia con armas de fuego en nombre de grupos como Death Penalty Action y Moms Demand Action.

Hay una cierta ironía histórica en lo que hace. La pena de muerte comparte sus raíces con los linchamientos en EE.UU. y siempre se ha aplicado de manera desproporcionada a personas afroamericanas como ella. El tiroteo en Charleston ocurrió en una calle que lleva el nombre de John C Calhoun, un estadista de Carolina del Sur que fue uno de los defensores más acérrimos de la esclavitud. Dylann Roof es la primera persona en la historia de Estados Unidos en ser sentenciada a muerte por cargos federales de crímenes de odio. Así que trabajar contra su sentencia de muerte representa una dinámica histórica por completo nueva. Pero para ella vale la pena ser una mujer afroamericana que lucha para evitar que un castigo racista mate a un hombre blanco racista.

“Comprendí que la pena de muerte se aplicaba de manera más desproporcionada a los afroamericanos y morenos que a los blancos, hice mi investigación, comencé a analizar las cosas”, dijo. “No quería la pena de muerte para nadie. Da la casualidad de que estaba en ese grupo".

Es decir, un ser humano.

Si hay algo que une a todos estos sobrevivientes, es que no importa lo que crean sobre la pena de muerte, sienten que nadie debería tener que experimentar el dolor que tienen en sus propias vidas. Sus métodos para lograr ese objetivo son diferentes, pero todos, de alguna forma, han luchado de la mejor manera que saben para hacer de este mundo uno que honre a las personas con esa mirada única en sus ojos que dice que han pasado por algo inimaginable.

The Independent y la organización sin fines de lucro Responsible Business Initiative for Justice (RBIJ) lanzaron una campaña conjunta para pedir el fin de la pena de muerte en EE.UU. La RBIJ ha atraído a más de ciento cincuenta firmantes reconocidos de su Declaración de líderes empresariales contra la pena de muerte, con The Independent como el último de la lista. Nos unimos a ejecutivos de alto perfil como Ariana Huffington, Sheryl Sandberg de Facebook y el fundador de Virgin Group, Sir Richard Branson, como parte de esta iniciativa y nos comprometemos a resaltar las injusticias de la pena de muerte en nuestra cobertura.