Juez sostiene cargos en contra de un hombre señalado de generar incendio que dañó 149 casas

Temiendo que Joergensen pudiera representar un peligro si lo liberaban, el juez Gregory Lyman ordenó que lo enviaran al hospital estatal de salud mental

Via AP news wire
sábado 13 febrero 2021 00:10
Arde la isla de Pascua | Cientos de hectáreas quemadas en incendios intencionados
Read in English

Un juez decidió el viernes no retirar los cargos penales presentados contra un danés con enfermedad mental acusado de iniciar un gran incendio forestal en Colorado, el cual dañó 149 casas en 2018.

La decisión se tomó después de que un fiscal dijera que Jesper Joergensen no sería deportado si fuera liberado de la cárcel debido a los cambios de la administración de Biden en la política de inmigración.

Temiendo que Joergensen pudiera representar un peligro si lo liberaban, el juez Gregory Lyman ordenó que lo enviaran al hospital estatal de salud mental para una evaluación y si un médico podría recomendarlo fuera medicado por la fuerza para tratar su trastorno delirante.

Lyman reconoció que no estaba seguro de tener la autoridad para enviar a Joergensen al Instituto de Salud Mental de Colorado en Pueblo, que ha luchado durante años para satisfacer la demanda de evaluaciones de personas acusadas de delitos.

A principios de este mes, Lyman parecía inclinarse a desestimar el caso después de que el psiquiatra de Joergensen en una unidad carcelaria de salud mental indicó que no creía que el hombre calificaría para la medicación forzada, ya que no representa un riesgo para él ni para los demás mientras está tras las rejas.

Si Joergensen es enviado al hospital estatal, un médico podría llegar a una conclusión diferente y pedirle al tribunal permiso para medicarlo por la fuerza.

Aaron Pratt, de la Oficina del Fiscal General del estado, le dijo a Lyman que la Oficina de Salud del Comportamiento de Colorado tenía derecho a decidir dónde las personas reciben tratamiento de salud mental.

También señaló que había "preocupaciones prácticas" en la admisión de personas en el hospital de Pueblo, que recientemente reanudó la recepción de nuevos pacientes después de una pausa debido a la pandemia de COVID-19.

Durante la presidencia de Donald Trump, cualquier persona en los Estados Unidos ilegalmente era una prioridad para la deportación. Después de que Joergensen fue arrestado por presuntamente iniciar el incendio de Spring Creek en 2018, los funcionarios de inmigración dijeron que había excedido su visa y pidieron que se les notificara de su liberación de la cárcel para poder detenerlo.

Pero el primer día de la presidencia de Joe Biden, el Departamento de Seguridad Nacional ordenó a las autoridades de inmigración que se centraran en la seguridad nacional y las amenazas a la seguridad pública, así como en cualquier persona detenida que ingresara ilegalmente a los Estados Unidos después del 1 de noviembre y pusieron una pausa de 100 días en la mayoría de las deportaciones.

Si bien los representantes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas no respondieron a las preguntas sobre cómo las políticas afectarían a Joergensen, un memorando de Seguridad Nacional que presenta las nuevas directivas dice que sólo los condenados por delitos graves agravados se considerarían una amenaza a la seguridad pública que requiere deportación.

Según una moción de acusación presentada el jueves, el director de campo del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos para Colorado, Kostas Patakonstantinou, dijo a la fiscal de distrito adjunta Cynthia Kowert que Joergensen no sería deportado bajo las nuevas políticas.

Joergensen está acusado de 349 cargos de incendio premeditado y ha estado en la cárcel durante más de dos años y medio.

Varios expertos han encontrado que no puede participar en un juicio y ayudar a sus abogados defensores debido a su distanciamiento de la realidad.

Los médicos han dicho que Joergensen podría recuperarse lo suficiente como para ser juzgado si tomaba medicamentos, pero se negó. Sus abogados defensores han argumentado que no tomará medicamentos porque sus delirios le hacen creer que se encuentra bien.

El psiquiatra de la cárcel de Joergensen, el doctor Jonathan Thiele, ha dicho que la medicación tendría una probabilidad de "50-50" de funcionar dentro de dos a seis meses, pero que los síntomas del imputado podrían regresar si regresa a la cárcel y nuevamente se niega a tomar la medicación.

Según los documentos judiciales, Jesper le dijo a la policía que había iniciado un incendio el 27 de junio de 2018 para quemar basura en la tierra donde vivía en una caravana a pesar de la prohibición de hacer fogatas debido a las condiciones secas, pero luego dijo que había estado asando en una parrilla.

Dijo que se despertó de una siesta, vio un fuego ardiendo en la maleza de salvia y se quemó mientras trataba de apagarlo.

El incendio forestal quemó más de 156 millas cuadradas (404 kilómetros cuadrados) al este de Fort Garland, a unas 205 millas (330 kilómetros) al sur de Denver.