Aguas residuales radiactivas de Fukushima podrían dañar el ADN humano: Advierte Greenpeace

Los planes para liberar más de un millón de toneladas de agua al mar tendrán consecuencias graves a largo plazo, asegura la organización ambientalista.

Harry Cockburn
lunes 26 octubre 2020 14:01
La planta de energía nuclear de Fukushima en Japón fue golpeada por un tsunami en 2011
La planta de energía nuclear de Fukushima en Japón fue golpeada por un tsunami en 2011
Read in English

El agua contaminada de la planta nuclear de Fukushima en Japón contiene "niveles peligrosos" de sustancias radiactivas que tienen el "potencial de dañar el ADN humano", según un informe de Greenpeace.

El informe Stemming the Tide 2020 de la organización, advierte de la presencia de isótopos radiactivos Estroncio-90 y Carbono-14 en el agua, y llega cuando el gobierno japonés decide si seguirá adelante con los planes actuales para liberar el líquido "tratado" en el océano.

Más de un millón de toneladas de agua permanecen en el sitio de Fukushima y el gobierno japonés ha debatido durante años sobre cómo deshacerse de los desechos.

Los grupos de pescadores y los ambientalistas han expresado su preocupación por la liberación de desechos radiactivos, pero algunos científicos han considerado que el riesgo para el área es bajo.

El líquido en Fukushima incluye agua utilizada para enfriar la planta de energía nuclear antes de que fuera devastada por el enorme tsunami que siguió a un terremoto de magnitud 9,0 en 2011.

La liberación del agua del sitio al océano comenzaría el próximo año como muy pronto y los desechos se diluirían aún más antes de ser vertidos en el mar durante un período de 30 años.

Pero el informe de Greenpeace afirma: "Es una medida que tendrá consecuencias graves a largo plazo para las comunidades y el medio ambiente, a nivel local y mucho más allá".

El informe acusa al gobierno japonés ya la Compañía de Energía Eléctrica de Tokio (TEP-CO), que tiene la responsabilidad del sitio de Fukushima, de haber “construido una serie de mitos para apoyar su plan”.

Greenpeace dijo que estos incluyen: “Que para 2022 no habrá más espacio para almacenar el agua; el agua no está contaminada; el tritio radiactivo es el único radionúclido en el agua y es inofensivo y que no hay alternativas más que descargar el agua en el océano".

Pero el informe dice que las declaraciones son "falsas".

Greenpeace dijo: “El isótopo radiactivo carbono-14 tiene una vida media de 5.370 años. Como resultado, persiste en el medio ambiente durante miles de años y se incorpora a toda la materia viva. Se concentra en el pescado a un nivel miles de veces superior al del tritio. El carbono-14 es especialmente importante como contribuyente importante a la dosis colectiva de radiación humana y tiene el potencial de dañar el ADN humano”.

La semana pasada, el gobierno japonés pospuso una decisión sobre qué hacer con el agua.

El ministro de Industria, Hiroshi Kajiyama, dijo: "Para evitar la demora en el proceso de desmantelamiento de Fukushima Daiichi, debemos tomar una decisión sobre cómo lidiar con el agua procesada que aumenta cada día", pero también reconoció que las autoridades japonesas debían abordar las "voces de preocupación".

Shaun Burnie, autor del informe y especialista nuclear senior de Greenpeace Alemania dijo: “Casi diez años después del inicio del desastre, TEPCO y el gobierno japonés todavía están encubriendo la escala de la crisis en Fukushima Daiichi.“Han retenido deliberadamente durante años información detallada sobre el material radiactivo en el agua contaminada. No han podido explicar a los ciudadanos de Fukushima, el Japón más amplio y los países vecinos como Corea del Sur y China que el agua contaminada que se verterá en el Océano Pacífico contiene niveles peligrosos de carbono-14”.

Añadió: “Estos, junto con otros radionucleidos en el agua, seguirán siendo peligrosos durante miles de años con el potencial de causar daño genético. Es una razón más por la que estos planes deben abandonarse".

Greenpeace insta a las autoridades japonesas a almacenar el agua contaminada y continuar tratándola.

La demora en anunciar si se debe seguir adelante con la liberación del agua en el océano se produce cuando el gobierno de Japón ha dirigido inesperadamente su atención a la crisis climática.

El nuevo primer ministro, Yoshihide Suga, anunciará que el país alcanzará emisiones netas cero para 2050, alineando sus ambiciones medioambientales con la UE y muchos otros países.

The Independent se ha puesto en contacto con Tepco para hacer comentarios.