Informe federal encuentra cementerios y detalla el abuso a nativos americanos en internados de gobierno

El sorprendente informe del Departamento del Interior identifica más de 50 sitios de entierro y detalla las intenciones de asimilación forzada que duró hasta la década de 1960

Alex Woodward
jueves 12 mayo 2022 20:53

El informe federal detalla el abuso hacia los niños nativos americanos en los internados de gobierno

Read in English

Miles de niños nativos americanos obligados a asistir al menos a 408 escuelas en 37 estados como parte de un programa de internado del gobierno federal sufrieron palizas, hambre, trabajo manual y otras formas de violencia durante varias décadas, según un informe emitido por el Departamento del Interior de EE.UU.

El informe de 106 páginas publicado el 11 de mayo también identificó sitios de entierro en más de 50 de las antiguas escuelas, una cifra que la agencia espera que aumente a medida que continúa su investigación sobre un programa que empezó en 1869 y terminó en la década de 1960.

La investigación descubrió que al menos 19 escuelas fueron responsables de la muerte de más de 500 niños indígenas americanos, nativos de Alaska y nativos de Hawái.

La secretaria del Interior, Deb Haaland, la primera secretaria de un gabinete indígena, dijo que la investigación reveló las consecuencias “desgarradoras e innegables” de las intenciones del gobierno federal, como el trauma intergeneracional causado por las separaciones familiares y la erradicación de idiomas y prácticas culturales que se han hecho eco a través de familias durante décadas.

Los abuelos de la secretaria Haaland, que asistieron a dichas escuelas, fueron “robados de las culturas y comunidades de sus padres y obligados a vivir en internados”, dijo el 11 de mayo.

“Muchos niños como ellos nunca regresaron a sus hogares”, dijo. “Esto no es nuevo para nosotros. Esto no es nuevo para muchos de nosotros”.

El descubrimiento de cientos de tumbas sin marcar en Canadá el año pasado llevó a la secretaria Haaland a investigar docenas de escuelas estadounidenses con apoyo federal operadas por programas gubernamentales e iglesias que dependían de “metodologías sistemáticas militarizadas y de alteración de la identidad” como parte de un esfuerzo de asimilación forzada entre las comunidades indígenas, según un primer volumen del informe, elaborado por el subsecretario de Asuntos Indígenas, Bryan Newland.

La asimilación forzada era solo una parte de los objetivos del programa, según el informe. Su agenda más amplia buscaba el “despojo territorial de los pueblos indígenas a través de la remoción y reubicación forzosa de los niños”, según el informe.

La investigación encontró que el sistema escolar prohibió el uso de idiomas, religiones y prácticas culturales indígenas. Además, “se centró en el trabajo manual y las habilidades vocacionales que dejaron a los graduados indígenas americanos, nativos de Alaska y nativos de Hawái con opciones de empleo a menudo irrelevantes para la economía industrial de EE.UU., perturbando aún más las economías tribales”, según el informe.

La secretaria Haaland comenzará una gira de un año llamada “Road to Healing” [Camino a la sanación] para dirigirse a los sobrevivientes del sistema de internado y conectar a los sobrevivientes y sus comunidades para brindar apoyo. La gira también comenzará a recopilar historias como parte de una “historia verbal permanente” que narra el programa.

James LaBelle Sr., sobreviviente de un internado y actual vicepresidente de la Coalición Nacional para la Sanación acerca de Internados de Nativos Americanos, fue enviado a una escuela en Alaska cuando tenía ocho años.

“Aprendí todo sobre la cultura estadounidense europea... pero no sabía nada sobre quién era yo como nativo”, dijo el 11 de mayo. “Salí sin saber quién era”.

Deb Parker, miembro de Tulalip Tribal, directora ejecutiva de la Coalición Nacional acerca de los Internados de Nativos Americanos, dijo que “todavía no sabemos cuántos niños asistieron, cuántos niños murieron o cuántos niños quedaron con cicatrices permanentes de por vida debido a estas instituciones federales”.

“Nuestros niños merecen ser encontrados. Nuestros hijos merecen ser traídos a casa”, dijo. “No dejaremos de abogar hasta que Estados Unidos rinda cuentas por el genocidio cometido contra los niños nativos”.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in