Adiós al muro con México y a muchas medidas antiinmigración

Hondureño sale de iglesia tras años de permanecer escondido para evitar su deportación

“El corazón de todos nosotros en Christ Church está desbordado hoy”, dijo Becky Turner

Via AP news wire
miércoles 24 febrero 2021 22:28
Read in English

Después de tres años y medio viviendo dentro de una iglesia de Missouri, para evitar la deportación, el inmigrante hondureño Alex García finalmente salió el miércoles, siguiendo la promesa de la administración del presidente Joe Biden de dejarlo en paz.

García, un padre casado y con cinco hijos, debía ser expulsado de Estados Unidos en 2017, el primer año de la administración del presidente Donald Trump. Días antes de que lo hubieran deportado, Christ Church United Church of Christ en el suburbio de St. Louis en Maplewood le ofreció refugio.

Sara John, del Comité Interconfesional de St. Louis para América Latina, dijo que la decisión de García de dejar la iglesia se produjo después de que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas declarara que ya no era una prioridad de deportación y que la agencia no continuaría con su detención o expulsión.

García, en un comunicado, dijo que estuvo separado de su familia durante mil 252 días. Una multitud de unas 100 personas vitoreó cuando él y su familia salieron de la iglesia el miércoles.

“No hemos terminado todavía”, dijo García. "Todavía hay mucho trabajo por hacer y espero poder unirme a todos ustedes en la comunidad y continuar luchando por mi protección permanente".

En sus primeras semanas como presidente, Biden firmó varias órdenes ejecutivas sobre asuntos de inmigrantes que deshacen las políticas de su predecesor, aunque varios miembros republicanos del Congreso están impulsando desafíos legales.

Leer más: Las barreras del idioma y el temor a ser deportados dificultan la vacunación de los inmigrantes en EE. UU.

Myrna Orozco, coordinadora de organización de Church World Service, dijo que 33 inmigrantes permanecen dentro de las iglesias en los Estados Unidos y que ese número debería seguir disminuyendo.

“Esperamos que cambie en las próximas semanas a medida que obtengamos más claridad de ICE o (los inmigrantes) obtengan una decisión sobre sus casos”, dijo Orozco.

Otros que han salido del santuario desde que Biden asumió el cargo incluyen a José Chicas, un nativo de El Salvador de 55 años, quien dejó una casa propiedad de una iglesia en Durham, Carolina del Norte, el 22 de enero. Saheeda Nadeem, una mujer de 65 años de Pakistán, dejó una iglesia de Kalamazoo, Michigan, este mes. Edith Espinal, oriunda de México, dejó una iglesia de Ohio después de más de tres años.

En Maplewood, la pastora Becky Turner dijo que García se ha convertido en una parte valiosa de la familia de la iglesia.

“El corazón de todos nosotros en Christ Church está desbordado hoy”, dijo Turner. “Dios ha respondido a nuestras oraciones para que Alex García viva libremente, sin la amenaza de ser separado de su familia”.

La salida de García se produjo apenas dos días después de que la representante federal Cori Bush, una demócrata de St. Louis, anunciara que estaba patrocinando un proyecto de ley privado que buscaba la residencia permanente de García. Bush dijo el miércoles que seguirá impulsando el proyecto de ley.

"ICE ha prometido no deportar a Alex, y no nos detendremos ante nada para asegurarnos de que cumplan su promesa", dijo Bush en un comunicado.

García huyó de la pobreza extrema y la violencia en Honduras, han dicho sus defensores. Después de ingresar a los Estados Unidos en 2004, se subió a un tren que pensó que se dirigía a Houston, pero en cambio terminó en Poplar Bluff, Missouri, una ciudad de unos 17 mil residentes en la esquina sureste del estado.

Consiguió un trabajo y conoció a su esposa, Carly, una ciudadana estadounidense, y durante más de una década vivieron tranquilamente con su familia mezclada.

En 2015, García acompañó a su hermana a una oficina de inmigración para registrarse en Kansas City, Missouri, donde los funcionarios se dieron cuenta de que García estaba en el país ilegalmente. Recibió dos indultos de un año durante la administración de Barack Obama.