La “señora de la casa” Ghislaine Maxwell ordenó al personal que no miraran a Epstein a los ojos, dice excasero

Juan Patricio Alessi describió las “degradantes” órdenes de Maxwell en la casa de Epstein en Palm Beach, Florida, donde le dijeron que “fuera ciego y sordo”

Io Dodds
viernes 03 diciembre 2021 01:36
Epstein's Former Pilot Lists Names of High-Profile Passengers on 'Lolita Express'
Read in English

Un excasero de Jeffrey Epstein dijo que Ghislaine Maxwell le ordenó nunca mirar al financiero caído en desgracia a los ojos.

Juan Patricio Alessi, quien trabajaba en la casa de Epstein en Palm Beach, Florida, testificó ante un jurado de Nueva York el jueves que Maxwell era la "señora de la casa" y le dio "muchas, muchas instrucciones".

Expresó que Maxwell, de 59 años, le ordenó que "solo hablara con Epstein cuando le hiciera preguntas" y exigió "preparativos exhaustivos" cada vez que Epstein visitaba.

El testimonio de Alessi se produjo en el cuarto día del juicio de Maxwell por tráfico sexual en la ciudad de Nueva York, después de que una mujer conocida solo como "Jane" declarará al tribunal que Maxwell estaba en la habitación cuando Epstein la agredió.

Los fiscales acusan a la burguesa británica, quien fue novia de Epstein durante años, de aprovecharse de las jóvenes vulnerables y atraerlas a salas de masajes para ser abusadas sexualmente por él entre 1994 y 2004. Maxwell mantiene su inocencia de todos los cargos.

El propio Epstein fue encontrado muerto en su celda en una cárcel federal en Manhattan en agosto de 2019 mientras esperaba su juicio por cargos de tráfico sexual. La muerte fue declarada como suicidio.

El jueves en la corte, Alessi corroboró parte del testimonio de Jane, y dijo que la había recogido y llevado a Epstein y que ella parecía tener unos 14 o 15 años en ese momento.

Declaró que Epstein había recibido hasta tres masajes al día: por la mañana, por la tarde y después de la cena. Jane había expresado con anterioridad que muchos de los masajes de Epstein eran pretextos para agresiones sexuales.

También recordó el día en que conoció a Virginia Giuffre, que en ese entonces usaba el nombre de Virginia Roberts, quien acusó al príncipe Andrew de agredirla después de conocerla a través de Epstein y Maxwell. Alessi expresó que se veía "joven". El duque niega a toda costa las afirmaciones y está en combate de ellas en los tribunales.

Cuando se le preguntó sobre el papel de Maxwell en la casa de Palm Beach, Alessi dijo: “Entendí que ella era la dueña de la casa. Expresó que sería la dueña de la casa...

“Al final de mi estadía, [Maxwell] me dijo que a Jeffrey no le gusta que lo miren a los ojos, así que no lo mires a los ojos. Solo mira hacia otra parte de la habitación y respóndele”.

Sobre los preparativos para la llegada de Epstein, dijo: “Fueron preparativos exhaustivos. Fue muy elaborado.

“Desde la limpieza de la casa, cambiar las sábanas en su habitación, cambiar las sábanas en las habitaciones de huéspedes, hasta hacer las compras, cuidar los autos, asegurarse de que los autos estuvieran limpios, asegurarse de que hubiera billetes de 100 dólares en el coche. La casa tenía que estar impecable, como un hotel de cinco estrellas”.

En un momento, agregó, le dieron un folleto de 58 páginas con una larga lista de tareas para mantener la casa, parte de una carga de trabajo que describió como "muy degradante". Expresó que le había dicho a Maxwell que no podía completar todas las tareas junto con el resto de su trabajo, ya que era suficiente como para 10 hombres.

Las instrucciones, que Alessi leyó en voz alta para el tribunal, incluían “no ver nada. No decir nada”, “no discutir sus problemas personales con los invitados” y “respetar su privacidad”. Una viñeta le ordenaba “Nunca revelar” el “paradero o las actividades” de la pareja.

"Se suponía que yo debía ser ciego, sordo... no debía decir nada", dijo Alessi.

Agregó que también le ordenaron que revisara la cerca perimetral en busca de agujeros a través de los cuales Max, el Yorkshire Terrier de Maxwell, pudiera escapar.

El juicio continúa.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in