Georgina Rodríguez: fans están obsesionados con la pareja de Cristiano Ronaldo y su show “extraño y llamativo”

‘I Am Georgina’, una nueva serie de reality de Netflix, se anuncia como el retrato de una mujer cuya vida cambió cuando conoció a Cristiano Ronaldo en 2016. Clémence Michallon analiza más de cerca

viernes 11 febrero 2022 02:31
<p>Georgina Rodríguez en ‘I Am Georgina’ </p>

Georgina Rodríguez en ‘I Am Georgina’

Read in English

Georgina Rodríguez es una mujer a la que le sucedió un cuento de hadas. Tenía 22 años y trabajaba como vendedora en una tienda Gucci en Madrid cuando su vida cambió. Cuando salía de la tienda al final de un turno, allá por 2016, se fijó en “un tipo muy guapo”. Resultó que el hombre era Cristiano Ronaldo, el mundialmente famoso futbolista, entonces con el Real Madrid (ahora con el Manchester United).

Seis años después, la pareja sigue junta. Tienen una hija de cuatro años y esperan gemelos. (En 2010, Ronaldo tuvo un hijo cuya madre biológica nunca ha sido identificada. Dio la bienvenida a gemelos nacidos en 2017 a través de un vientre de alquiler, después de haber empezado a salir con Rodríguez. Se la ve en la serie criando a los cuatro niños). Rodríguez ya no trabaja en la tienda Gucci. Los cuentos de hadas tienden a detenerse en el momento en que se consigue al príncipe azul, pero Rodríguez ha estado viviendo su “felices para siempre” públicamente, primero, frente a sus 34 millones de seguidores de Instagram, y ahora en I Am Georgina, un reality show de seis capítulos lanzado por Netflix el 27 de enero.

Su castillo es la mansión que ella y Ronaldo compartieron en Turín cuando se filmó el programa. (Desde entonces se mudaron a Mánchester). Su carruaje... bueno, a veces es el avión privado que la lleva a París para probarse ropa en el atelier de Jean-Paul Gaultier. A veces, es el yate de Ronaldo en Mónaco. Y a veces, es la variedad de autos de lujo en su garaje privado: Bugatti, Mercedes, Ferrari, Lamborghini, Rolls Royce, McLaren, todos salen. Sus vestidos de fiesta viven en un vestidor lleno de bolsos de alta costura de colores dulces. (Se exhiben Prada, Chanel y Dior, al igual que Hermès. Ronaldo le regaló a Rodríguez su primer bolso de la casa de diseño francesa para Navidad un año. Quedó “impresionada”, no solo porque era un bolso de Hermès, sino porque ella sabía lo difícil que es comprar ciertos modelos que escasean).

La historia de cómo comenzó todo esto es contada a detalle por los propios protagonistas al principio del primer episodio del programa. Tras su primer encuentro, Ronaldo volvió a ver a Rodríguez como cliente de Gucci. Un día, se dieron cuenta de que ambos habían sido invitados al mismo evento y allí se conectaron. Su noviazgo se fue dando poco a poco, con el tiempo. Hubo otro evento, durante el cual Ronaldo invitó a cenar a Rodríguez. De camino al restaurante, sus manos se rozaron. Fue un momento especial, dice Ronaldo en la serie. Sus manos, dice Rodríguez, se sentían familiares. Se ajustan a las suyas “perfectamente”. Cuando la dejó en su casa, ella sentía que le latía fuerte el corazón.

Al día siguiente, él le envió un mensaje de texto primero. La invitó a cenar de nuevo. Rodríguez ya había comido, pero ella no le dijo eso. Aceptó la invitación. Él la recogió. Fueron a su casa. “Cené otra vez, como una dama”, dice Rodríguez. Ella se convirtió en su novia. Siguió trabajando en la tienda Gucci, donde ocasionalmente llegaba en autobús y se iba en el Bugatti de él.

“Nunca imaginé que me enamoraría tanto de ella”, dice Ronaldo en sus recuerdos. “Pero después de un tiempo, sentí que ella era la indicada para mí”.

Georgina Rodríguez y Cristiano Ronaldo en un evento el 12 de septiembre de 2019 en Turín, Italia

Nacida en 1994 en Buenos Aires, Argentina, Rodríguez creció en la ciudad de Jaca, en el noreste de España. Estudió ballet de niña y creció con su hermana Ivana Rodríguez, participante del reality. A los 18 años, cuenta en el quinto episodio de la serie, quería mudarse a Madrid pero no tenía dinero para hacerlo, así que consiguió un trabajo en un hotel de Graus, un pueblo situado a dos horas en coche de Jaca. Fue allí donde una clienta, que estaba esquiando con su esposo en la región, la instó a mudarse a Madrid por un trabajo diferente. Trabajó en el comercio minorista de Massimo Dutti, una marca del grupo Inditex (que también es propietaria de Zara) y atendía un bar algunos viernes y sábados. Su carrera en el comercio minorista la llevó al trabajo de Gucci, que a su vez la llevó a conocer a Ronaldo.

En noviembre de 2019, Ronaldo y Rodríguez negaron los rumores de que se habían casado en una ceremonia secreta en Marruecos. Cuando surgieron acusaciones de violación en 2018 contra Ronaldo, Rodríguez pareció reaccionar a las afirmaciones en una publicación de Instagram en la que le dijo a su pareja: “Siempre transformas los obstáculos que se interponen en tu camino en impulso y fuerza para crecer y demostrar lo grande que eres”. (Ronaldo ha “negado firmemente” las acusaciones y dijo en un comunicado: “La violación es un crimen abominable que va en contra de todo lo que soy y en lo que creo”).

I Am Georgina, anunciada por Netflix como un retrato a profundidad de Rodríguez y su vida diaria, la muestra manejando la crianza y educación de sus hijos, administrando la decoración dentro de su hogar, preparándose y asistiendo a eventos, y creando contenido para su cuenta de Instagram. También la muestran visitando Nuevo Futuro, una organización sin fines de lucro para niños vulnerables, y recibiendo un premio en la Gala Starlite 2021 en Marbella, España, en reconocimiento a su trabajo de caridad.

“No creo que sea extraordinaria, pero sí creo que soy una mujer afortunada”, dice en la apertura del espectáculo. “Sé lo que es no tener nada, y sé lo que es tenerlo todo”.

Georgina Rodríguez en ‘I Am Georgina’

Georgina Rodríguez en ‘I Am Georgina’

A lo largo del documental, Rodríguez parece perfectamente contenta de dejar que su vida se amolde a la de Ronaldo. Es un papel en el que se ha metido de lleno, aparentemente sin reservas. Se dedica una secuencia de seis minutos a la redecoración de la casa de Ronaldo en Madrid; la selección de muestras de tela es una tarea que amerita dos lugares de rodaje diferentes.

I Am Georgina está en desacuerdo con el género del reality en ese sentido. Es sorprendentemente monótona, de una manera que se siente fuertemente fabricada pero no escrita a nivel molecular. Está a kilómetros de distancia de la volátil franquicia Real Housewives. Su cotidianidad toma prestado del universo Kardashian, pero I Am Georgina se niega a aventurarse en el material de alto riesgo que le ha dado a ese gigante del reality algunos de sus mejores momentos.

Entre las raras molestias reconocidas por Rodríguez están las presiones de la fama (solía frustrarse cada vez que circulaban rumores sobre ella, pero desde entonces no les hace caso) y el mal WiFi en su enorme casa de Turín (cuatro enrutadores y aun así se corta durante una videollamada desde su armario, durante la cual estaba tratando de conseguir la ayuda de una amiga para seleccionar atuendos para un próximo viaje). El propio Ronaldo no ocupa un lugar tan destacado como uno esperaría; fuera de los extractos de su entrevista sentada, dispersos a lo largo de la serie, aparece principalmente a través de llamadas telefónicas y videollamadas.

Cada reality show tiene que estar al menos abierto a la posibilidad de que sus protagonistas no caigan bien. I Am Georgina está decidida a pintar a Ronaldo y Rodríguez de la manera más halagadora, evitando cualquier material que puedan considerar verdaderamente incómodo. Durante seis episodios, se mantiene en el mensaje: el programa está aquí para contar un cuento de hadas, una historia de amor, una historia de la pobreza a la riqueza, y no se desviará de esto. No en nombre de la profundidad, ni siquiera en nombre de la tensión en pantalla. Por nada. Rodríguez parece dividida entre su deseo de no disculparse por su riqueza y su deseo de no ser despreciada por su buena fortuna.

‘I Am Georgina’ en Netflix

Georgina Rodríguez en una imagen promocional de ‘I Am Georgina’

Quédate para los créditos finales, que Netflix interrumpe automáticamente para lanzar el próximo episodio, a menos que se le indique explícitamente que no lo haga, y verás a Rodríguez acreditada como directora de contenido del programa. Ese hecho no se anuncia ni se incorpora activamente en la serie. Su estética es la de cualquier reality show en el que un participante supuestamente hace su vida normal mientras las cámaras lo siguen.

Esto nos dice para quién es I Am Georgina: sus fanáticos, millones de los cuales la siguen en Instagram, lo que sugiere la promesa de una audiencia integrada para el programa. Como era de esperar, estaban felices, llamándose a sí mismos “obsesionados” y felicitándola en comentarios de Instagram. Para el periódico digital El Confidencial, el control editorial de Rodríguez hace que el resultado final sea “bastante limitado”, ya que “no podemos ver a la persona normal y corriente que nos asegura que es”. Para el periódico gratuito 20 minutos, la serie es “extraña y llamativa”, que da acceso a un mundo fuera del alcance de la mayoría de la gente. Y para el diario El País, se trata de un espectáculo “pensado para los modestos influencers” que “sueñan con llorar en un vídeo mientras dicen: ‘Instagram no es tan bonito como parece’”.

Pero I Am Georgina se queda algo estancada en su insistencia en que es, de hecho, tan hermosa como parece. Que los cuentos de hadas realmente se hacen realidad, que una persona realmente puede tener una suerte tan absurda y caminar hacia la puesta del sol. Los fanáticos que ya conocen y aman a sus protagonistas encontrarán el espectáculo hecho a la medida de sus necesidades. Pero para aquellos que esperaban conocerlos un poco más como personas (defectuosos, desordenados, complicados), sonará hueco.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in