El ascenso de Le Trump: Cómo un experto televisivo de derechas podría convertirse en el próximo presidente de Francia

Eric Zemmour ha electrizado las elecciones presidenciales francesas y podría enfrentarse a Emmanuel Macron, informa Borzou Daragahi en París

miércoles 20 octubre 2021 01:57
¿Ojos en el Elíseo? El comentarista de extrema derecha francés Eric Zemmour
¿Ojos en el Elíseo? El comentarista de extrema derecha francés Eric Zemmour
Read in English

Un experto televisivo de derecha, similar a Trump, ha irrumpido en la política francesa, inquietando tanto a la extrema derecha del país como a la clase política conservadora tradicional.

Eric Zemmour es un descendiente de inmigrantes argelinos conocido por sus vehementes posturas antiinmigrantes. Es un clásico intelectual francés que apela al antiintelectualismo de una franja nativista del electorado francés.

“Lo que podría ser peligroso es que lo que dice, la forma en que hace campaña, los temas de los que se apropia, son muy explosivos”, dice Bernard Cautres, politólogo del Instituto de Estudios Políticos de París, o Sciences Po. “Siempre que se llega a la historia de la identidad, el final es negativo. La obsesión por la cuestión de la identidad nacional, no es que sea peligrosa, pero crea un clima negativo, pesimista.”

El serio coqueteo de Zemmour con una posible candidatura presidencial en las disputadas elecciones de 2022 ha electrizado el ambiente y ha elevado las apuestas en unas elecciones que muchos pensaban que se desarrollarían como una repetición del enfrentamiento en segunda vuelta de 2017 entre el presidente Emmanuel Macron y la candidata de extrema derecha Marine Le Pen.

Una reciente encuesta de Harris Interactive mostraba a Zemmour como vencedor tanto de Le Pen como del candidato de la derecha tradicional, Los Republicanos, en una carrera presidencial de primera vuelta.

Todas las encuestas muestran que perdería ante Macron en una segunda vuelta. Pero Francia se encuentra en un estado de ánimo políticamente volátil, y muchos observadores se preguntan si un nuevo ataque terrorista islamista o una dura ola de covid podría dar a Zemmour la oportunidad de vencer a Macron.

De momento, su rostro demacrado aparece en las portadas de las revistas, su posible candidatura es el tema de las tertulias y el objeto de los análisis de los periódicos. Muchos de los tertulianos franceses se preguntan si incluso hablar tanto de él alimentará su ascenso, del mismo modo que la obsesión de la televisión estadounidense por Trump supuso miles de millones de publicidad gratuita para su campaña de 2016.

“Su discurso, retransmitido complacientemente por muchos medios de comunicación que han contribuido a la creación de este personaje, corre el riesgo de pesar en el ambiente y la agenda de las elecciones presidenciales, al orientar a los partidos y a los candidatos hacia más racismo y malicia”, afirma Dominique Sopo, presidenta de SOS Racisme, un grupo de defensa centrado en la discriminación.

El periodista de 63 años y escritor de numerosos best-sellers ha sido durante años un fijo de las tertulias televisivas, haciéndose famoso por sus polémicas declaraciones sobre las mujeres, los musulmanes y los homosexuales, que le han metido repetidamente en problemas con las autoridades francesas.

“Estamos atrapados entre la exuberante demografía islámica y este discurso deconstructivo en nombre de la llamada igualdad de hombres y mujeres, en nombre de la libertad de los homosexuales”, dijo durante un discurso en Hungría el mes pasado en el que suplicó a los blancos europeos que tuvieran más bebés.

Preguntado por sus políticas concretas durante una larga entrevista con la cadena de televisión francesa LCI, respondió, como Trump, con alardes sobre las multitudes que atrae a sus mítines.

Y al igual que Trump, es famoso por sus comentarios misóginos, llegando incluso a escribir un libro en el que se desacredita el papel de la mujer en la sociedad.

“El estancamiento intelectual y económico de Europa se explica generalmente por el envejecimiento de su población”, escribió en su libro El primer sexo. “Nunca pensamos -o nunca nos atrevemos a pensar- en su feminización.”

Y al igual que el expresidente estadounidense, sus partidarios son propensos a la violencia, como cuando una banda proZemmour atacó a un sacerdote y sus amigos en un bar de Lilles a principios de este mes. Su ejército informal de trolls también ataca con vehemencia a sus críticos en las redes sociales.

“Los partidarios de Zemmour se parecen a los partidarios de Trump”, dice Tara Varma, directora de la oficina de París del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores. “Dicen que no confiamos en ninguna de las otras personas en el poder. Incluyen a jóvenes influencers sociales, mujeres veinteañeras que hacen videos de Tik-Tok”.

Miles de personas han asistido a sus mítines, y muchas se agolpan junto a él cuando hace apariciones improvisadas en barrios y ciudades. “Hace declaraciones que son bastante sencillas”, dice Varma. “No parece que desprecie al público.”

A diferencia de Trump, Zemmour es delgado, agudo y habla de forma articulada aunque manipuladora sobre política, la desindustrialización de la economía francesa y las relaciones entre musulmanes y cristianos a lo largo de la historia. En una entrevista concedida a Le Monde hace unos años, mencionó al historiador británico del siglo XVIII Edward Gibbon, al emperador romano Teodosio y a Karl Marx.

“Para mí la política es una batalla de ideas”, dijo en la entrevista de LCI.

Un elemento clave del atractivo de Zemmour es una combinación de fanatismo de derechas con una visión liberal clásica de la economía. Considera que el Estado francés está hinchado y necesita una reforma drástica, a diferencia de Le Pen, que ha defendido un mayor gasto social.

Su auge ha sumido a los partidarios de Le Pen en la confusión, y muchos debaten cómo atacarlo sin casarlo involuntariamente con sus partidarios, de la misma manera que el etiquetado de Hillary Clinton de los partidarios de Trump como una “cesta de deplorables” solo hizo que sintieran más afinidad hacia el promotor inmobiliario y la celebridad de la telerrealidad.

El ascenso de Zemmour se ha visto allanado por el hecho de que Macron haya aplastado el viejo duopolio bipartidista del país con una carrera en 2017 en la que los socialistas y los conservadores que habían dominado la política francesa desde la Segunda Guerra Mundial quedaron al margen. Ya sea de forma intencionada o no, Macron ha creado una realidad política en la que a los votantes del sistema de elecciones presidenciales en dos fases de Francia se les ofrecerá con toda probabilidad elegir entre él y el candidato de la extrema derecha, ya sea Le Pen o Zemmour.

“Macron ha creado una situación de vía única en la que él es el único camino”, dice Cautres.

El camino de Zemmour también se ha visto allanado por políticos tanto de derecha como de izquierda que han ido coqueteando cada vez más con ideas de extrema derecha sobre la inmigración y el islam. Su voluntad de ampliar los límites aceptables del discurso francés es lo que le hace aceptable.

Su falsa afirmación de que el gobierno títere de Vichy, respaldado por los nazis, salvó a los judíos franceses en la década de 1940 es un reflejo de la prolongada negativa de la clase dirigente francesa a enfrentarse a su oscuro pasado. Mientras denigra a los inmigrantes de Argelia, Macron insistió recientemente en que no existía Argelia antes de la colonización francesa.

“Pertenece a una categoría poco original de individuos de extrema derecha sin complejos”, dice Dominique Sopo, de SOS Racisme. “Pero el peligro que representa proviene del hecho de que una parte de la burguesía francesa -que constituye una parte sustancial de su éxito en las encuestas- ha encontrado en él una herramienta perfecta para deslegitimar Vichy y la Argelia francesa, cuya defensa constituye los dos pilares de la extrema derecha.”

A pesar de sus polémicas declaraciones, hasta hace poco era columnista de Le Figaro, el principal diario francés de centro-derecha. “Era realmente un personaje marginal”, dice Varma. “Ya no es marginal.”

Algunos dicen que las condenas de Zemmour por cargos de incitación deberían inhabilitarlo para presentarse a la presidencia. “La ley francesa contiene mecanismos para proteger la democracia liberal”, escribió el jurista Thomas Hochmann. “La inelegibilidad de los racistas condenados por los tribunales es uno de ellos. Debería ser pronunciada con más frecuencia por los tribunales, y debería haber sido utilizada contra Eric Zemmour.”

Un obstáculo logístico sería obtener las firmas de 500 cargos electos de al menos 30 departamentos franceses que avalen su candidatura.

Algunos dudan de que se lance al ruedo y se presente a las elecciones presidenciales.

“Hay gente que desde hace años me empuja a ser candidato, que piensa que soy yo quien tiene las ideas adecuadas para Francia”, dijo Zemmour en una entrevista el mes pasado.

Pero Cautres dice que Zemmour se ha arrinconado, y que tendrá que presentarse. Ya han surgido grupos de apoyo improvisados en las redes sociales.

“Llegará hasta el final. Será candidato”, dice Cautres. “Sería un desastre que no se presentara. Dañaría gravemente su imagen si no lo hiciera.”

Además de ser un talentoso orador político, Zemmour está considerado como un excelente polemista, y confunde a los entrevistados. Muchos en la izquierda francesa temen un enfrentamiento entre él y Macron antes de la votación del 10 de abril. En la entrevista con LCI el mes pasado, argumentó que la política francesa se había vuelto predecible, y que todo el mundo sabía que Macron derrotaría a Le Pen en la segunda vuelta de las elecciones. El atractivo es evidente: ¿Por qué no votar a Zemmour y agitar un poco las cosas?

“Tiene la capacidad de argumentar y defender sus puntos de vista en entrevistas duras”, dice Cautres “Los partidarios de Marine Le Pen todavía están marcados por su mal desempeño contra Macron en 2017. Lo que atrae a los votantes de extrema derecha y de derecha estricta es la capacidad potencial de Zemmour para dominar a Macron en los debates.”

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged in