Así descubrió el FBI a espías rusos que se hacían pasar por estadounidenses

Entre 2000 y 2010, los agentes rastrearon a un grupo de diez agentes rusos que se hacían pasar por personas normales.

Josh Marcus
martes 13 octubre 2020 20:15
Los espías fueron entrenados en Rusia, vieron televisión y películas estadounidenses, y se les dieron historias de fondo inventadas.
Los espías fueron entrenados en Rusia, vieron televisión y películas estadounidenses, y se les dieron historias de fondo inventadas.
Read in English

Mucho antes de que los estadounidenses estuvieran preocupados por la piratería electoral y los esquemas de noticias falsas, la oficina del FBI en Nueva York estaba rastreando un tipo muy diferente de operación de espionaje: espías rusos que vivían a escondidas como estadounidenses normales.

Entre 2000 y 2010, los agentes rastrearon a un grupo de diez agentes rusos que se hacían pasar por personas normales en un intento de acercarse a estadounidenses influyentes y enviar secretos a Moscú, según un documental de próxima publicación de CBS News llamado The FBI Declassified: The Spies Next Door, que se transmite el martes.

“Cuando llegan por primera vez a los Estados Unidos, solo están armados con un certificado de nacimiento”, dice la agente de casos del FBI Maria Ricci en una promoción para el programa. "Tienen que construir una vida aquí".

Los espías fueron entrenados en Rusia, vieron televisión y películas estadounidenses, y se les dieron historias de fondo inventadas a las que se referían como su "leyenda", todo lo cual los ayudó a integrarse. Según el FBI, vivían en lugares que iban desde los suburbios de Nueva York y Nueva Jersey, hasta Cambridge, Massachusetts y Washington DC.

"Se trataba de oficiales de inteligencia rusos, entrenados, que vivían entre estadounidenses, haciéndose pasar por estadounidenses que tenían acceso como estadounidenses", explicó el supervisor del FBI Alan Kohler. Fueron tan convincentes, dijeron los agentes, que incluso estaban capacitados para pedir un Big Mac en McDonald's y sonar como estadounidenses.

Pero detrás de su apariencia de normalidad, los agentes dicen que los espías participaban regularmente en actividades clandestinas y transmitían mensajes a Moscú. Se observó que se encontraban en lugares concurridos como el Columbus Circle de Manhattan, y pasaban dinero en efectivo y otros objetos de valor en las estaciones de tren. Se grabó a uno de los rusos desenterrando un alijo de dinero cerca de una parada de descanso en una autopista en las afueras de la ciudad de Nueva York. Algunos agentes transmitían mensajes cifrados a través de radio de onda corta, mientras que otros ocultaban mensajes secretos en metadatos en imágenes que publicaban en Internet.

A medida que el caso creció en el transcurso de una década, los agentes comenzaron a monitorear sus teléfonos y correos electrónicos, además de colocar micrófonos secretos y realizar búsquedas clandestinas en sus hogares.

En el verano de 2010, el grupo de espías fue arrestado y acusado de conspiración y lavado de dinero, aunque no de obtener material clasificado. Todos fueron enviados de regreso a Rusia sin juicios a cambio de la liberación de cuatro agentes de inteligencia occidentales detenidos en prisiones rusas, el mayor intercambio de espías entre los dos países desde la Guerra Fría.

“Me impresionó mucho el hecho de que supiéramos qué diablos estaba pasando aquí, pero al mismo tiempo me planteó muchas preguntas sobre cuántas de estas personas no conocemos”, dijo a la CBS el exdirector de la CIA Leon Panetta.