Mujer embarazada testifica contra Elizabeth Holmes después de que falsa prueba le dijera que estaba abortando

Gould, que había sufrido tres abortos espontáneos, testificó contra el CEO por el dispositivo de prueba defectuoso

Alisha Rahaman Sarkar
miércoles 22 septiembre 2021 22:33

Informe desde Washington: Trump se niega a testificar en el juicio político en su contra.

Read in English

Una mujer de Arizona, testificó el martes contra la ex directora ejecutiva de Theranos, Elizabeth Holmes, alegando que el análisis de sangre de la compañía casi la llevó a interrumpir su embarazo, después de que mostrara falsamente que estaba sufriendo un aborto espontáneo.

Brittany Gould, la primera persona que testificó contra el caso de fraude electrónico contra Holmes, dijo que se hizo la prueba de Theranos en una tienda Walgreens en Arizona después de enterarse de su embarazo en septiembre de 2014.

Aclamado como una disrupción en la industria de la medicina, el dispositivo conceptual llamado "Edison", puede ejecutar varias pruebas solo con unas pocas gotas de sangre.

Gould ya había sufrido tres abortos espontáneos consecutivos y quería asegurarse de que todo estuviera bien con su cuarto embarazo. Dado el alto riesgo, su enfermera practicante, Audra Zachman, le recomendó realizar una prueba de hCG, que mide la hormona del embarazo, informó CNBC.

El valor se duplica cada 48 a 72 horas en un embarazo normal, dijo Zachman. Gould hizo una prueba por primera vez el 30 de septiembre con un valor de 1.005 y más tarde, el 2 de octubre los niveles habían subido a 12.558.

El 4 de octubre otra prueba de Theranos, mostró que esos valores se habían desplomado a 125,58, lo que indica que estaba sufriendo un aborto espontáneo.

"Ella me dijo que sus números están disminuyendo, desafortunadamente y que estaba abortando", dijo Gould. Sin embargo, las pruebas realizadas después de unos días a través de un laboratorio diferente, confirmaron que todavía estaba embarazada. Finalmente, ocho meses después dio a luz a una niña sana.

"Recuerdo haberle comunicado a Brittany, que parecía que se trataba de un embarazo inviable, lo que lo convertiría en su cuarta pérdida", testificó Zachman. Añadió que "no hay una explicación médica en una pérdida de embarazo para que el valor vaya de 100 a miles o aumente en absoluto".

Leer Más: Se revela la broma de McConnell sobre el “p*** idiota” Trump

Tras el incidente, Zachman presentó una denuncia ante Theranos.

Ella le dijo al jurado que comenzó a enviar pacientes a Theranos en 2014 después de conocer su nueva tecnología, pero se detuvo después del informe falso. “Me sentí muy insegura de la validez de los resultados y me sentí incómoda como proveedor que continuaba haciendo que mis pacientes lo usaran”, dijo.

Una emocionada Gould agregó que después de dar a luz, nunca volvió a usar un producto de Theranos. Ella dijo: "No se puede brindar una atención precisa al paciente con resultados inexactos".

Según los fiscales, Holmes, su ex socio y ex presidente de la compañía, Ramesh “Sunny” Balwani, “engañaron” a pacientes e inversionistas alegando que su dispositivo “revolucionario”, podía ejecutar múltiples pruebas a través de un sistema de punción en los dedos.

En realidad, el dispositivo a menudo se quedaba corto y funcionaba mal. "La pérdida de todos estos bebés y embarazos y pasar por la experiencia de pensar que estoy perdiendo a otro, es mucho", dijo Gould a The Wall Street Journal.

Los acusados han sido denunciados por nueve cargos de fraude electrónico y dos cargos de conspiración para cometer fraude electrónico en relación con el plan que obtuvo 700 millones de dólares a través de inversionistas. Todos los acusados se han declarado inocentes.

Holmes ha mantenido su inocencia, desde que el gobierno de Estados Unidos, presentó cargos contra ella en 2018. Su juicio comenzó el 31 de agosto, después de haber sido retrasado por la pandemia de coronavirus y luego por un embarazo.

Si la declaran culpable, podría enfrentar una sentencia de prisión de 20 años y un cambio de fortuna, para un empresario cuya riqueza una vez estuvo fijada en 4.5 mil millones de dólares.