Costos universitarios en EE.UU. subieron 169% desde 1980. Pero remuneración a jóvenes no siguió el ritmo

Una de las siete tendencias que alejan a los jóvenes estadounidenses de la independencia económica identificadas por los investigadores

Oliver O'Connell
miércoles 03 noviembre 2021 19:01

Cómo prepararse para el costo de la universidad

Read in English

Investigadores de la Universidad de Georgetown han identificado siete tendencias que impiden a los jóvenes estadounidenses alcanzar la independencia económica en el camino de la educación a la fuerza laboral.

Una de las más sorprendentes es el enorme aumento del costo de la universidad respecto al salario en el mismo periodo desde 1980. Esto, junto con otros factores, parece haber reducido gravemente la movilidad social, dejando a muchos atrás.

“Las pruebas de nuestro fracaso a la hora de ayudar a todos los jóvenes a realizar el largo viaje desde la primera infancia hasta la independencia económica de los adultos son evidentes”, escriben los autores. “En la trayectoria desde el jardín de infancia hasta un buen trabajo, a los jóvenes desfavorecidos con más talento no les va tan bien como a los jóvenes favorecidos con menos talento”.

La trayectoria actual de la educación a la fuerza laboral también está plagada de desigualdades raciales y de clase, escriben: “en Estados Unidos es mucho mejor nacer rico y blanco que inteligente y pobre”.

En el informe, Si no es ahora, ¿cuándo? The Urgent Need for an All-One-System Approach to Youth Policy, los autores sostienen que el enfoque desarticulado de la política de juventud hace que las personas se queden sin recursos en su transición a la edad adulta.

“Con un enfoque de sistema único, los centros preescolares, las escuelas primarias y secundarias, los colegios comunitarios, las universidades de cuatro años, los empleadores y los gobiernos seguirían un libro de jugadas integrado, ayudando a suavizar el progreso de los jóvenes desde el preescolar al 12º grado y hasta la universidad y el trabajo”, dice el informe.

Uno de los mayores obstáculos es el coste de la educación superior.

Según los últimos datos del CollegeBoard, los presupuestos medios estimados (matrícula y tasas, alojamiento y manutención, y asignaciones para libros y material, transporte y otros gastos personales) para los estudiantes universitarios a tiempo completo oscilan entre los 18 mil 830 dólares de los estudiantes públicos de dos años dentro del distrito y los 27 mil 330 dólares de los estudiantes públicos de cuatro años dentro del estado, y los 44 mil 150 dólares de los estudiantes públicos de cuatro años fuera del estado y los 55 mil 800 dólares de los estudiantes privados de cuatro años sin ánimo de lucro.

Leer más: Joven de Gaza comparecerá ante tribunal tras no poder viajar para estudiar por prohibición de su padre

Aunque estas cifras pueden reducirse gracias a diversas becas y ayudas, han aumentado de forma masiva en los últimos 40 años. La investigación de Georgetown muestra un aumento del 169% en el coste medio de la universidad desde 1980, frente a un aumento del 19% en los ingresos medios de los jóvenes de 22 a 27 años.

Además de la asequibilidad de la universidad, los autores también señalan que la mayoría de los jóvenes solían conseguir buenos empleos a mediados de los 20 años. Ahora, debido a que dos tercios de los empleos requieren algún tipo de educación postsecundaria, experiencia laboral o formación, muchos jóvenes tardan hasta los 30 años en conseguir un buen empleo y una carrera profesional.

En los años setenta, tres cuartas partes de los empleos requerían sólo un diploma de secundaria; a medida que aumentaban los empleos que requerían una mayor formación, ésta también se volvía cada vez más cara y fuera del alcance de muchas personas.

Del mismo modo, muchos puestos de trabajo ofrecían antes planes de formación y empleo juvenil en funciones manuales de media y alta cualificación. Éstas se han convertido en gran medida en víctimas de la automatización y la globalización, lo que ha dificultado que los jóvenes adquieran experiencia laboral fuera de los sectores de la alimentación y los servicios personales, y de las ventas y el apoyo administrativo.

La educación K-12 también se ha inclinado más hacia la preparación para la universidad en lugar de la preparación para la fuerza de trabajo, que se ha aplazado a la educación post-secundaria. Por lo tanto, los que no pueden permitírselo se han quedado aún más atrás, con menos opciones.

La fragmentación de las políticas y de la financiación se traduce en un sistema aislado de educación infantil, secundaria y laboral, que a su vez están aislados internamente. Esto dificulta la navegación o el apoyo a las personas en su paso por el sistema. A su vez, la inversión federal no ha estado a la altura de las necesidades.

El informe, elaborado por Anthony P. Carnevale, Artem Gulish y Kathryn Peltier Campbell, del Centro de Educación y Mano de Obra de la Escuela McCourt de Políticas Públicas, destaca la ley Build Back Better Act de la administración Biden como un importante punto de inflexión para abordar muchos de los problemas planteados.