El último libro sobre Trump muestra que Estados Unidos se “salvó por los pelos”

Según el informe, Trump pidió a los militares que entraran y “golpearan a la a los manifestantes de Black Lives Matter, y varias veces les dijo a los funcionarios: “solo dispárenles”

Andrew Naughtie
sábado 26 junio 2021 18:53

Trump ha cancelado su propio blog después de 29 días.

Read in English

El verano de 2020 fue un momento oscuro para el derecho a protestar de los estadounidenses. Fue glorioso, claro, ya que el asesinato de George Floyd provocó un movimiento nacional (y mundial) que cambió el discurso sobre la violencia policial racista, pero también fue escalofriante y aleccionador, ya que las fuerzas policiales de los EE.UU. literalmente golpearon a los manifestantes que se habían reunido para desafiar su brutalidad.

En el centro de todo, posado en la Casa Blanca como un villano caricatura con daño cerebral, estaba Donald Trump. Sin idea de cómo reconocer el asesinato de Floyd en específico, o cómo lidiar con el significado de las protestas, tuiteó una y otra vez las palabras “¡LEY Y ORDEN!” e instó a las autoridades a dar una respuesta más dura.

Enojado por los informes de que lo habían metido en el búnker de la Casa Blanca, su principal intervención pública fue cruzar de manera torpe una plaza Lafayette despejada a la fuerza y sostener una Biblia frente a una iglesia. Como sucedió con gran parte de su presidencia, la imagen resultante fue a la vez fascista y tonta.

Pero a medida que comienza a estallar el diluvio de libros de autopsias presidenciales posteriores a Trump, la oscuridad real que gobernaba su mente en ese momento está siendo expuesta a la luz del día.

Según Michael C. Bender, del Wall Street Journal, cuyo libro Frankly, We Did Win This Election: The Inside Story of How Trump Lost, narra la ignorancia del 45o presidente el año pasado, la rabia de Trump al ver a la gente en las calles se convirtió, más allá de la irritación, en algo mucho más aterrador.

"Así es como se supone que debes manejar a esta gente", le dice Bender a sus altos funcionarios. "¡Rómpanles los cráneos!". En otra ocasión, según los informes, Trump pidió a los militares que entraran y los golpearan, y varias veces les dijo a los funcionarios que "sólo dispárenles". Al ver que el Fiscal General Bill Barr y el Presidente del Estado Mayor Conjunto Mike Milley oponían resistencia, al parecer aclaró: “Bueno, dispárenles en la pierna, o tal vez en el pie. ¡Pero sean duros con ellos!".

“En la pierna, o tal vez en el pie” es el tipo de concesión escalofriante pero infantil que esperarías escuchar de Trump. En el relato de Milley, en lugar de dar marcha atrás por completo cuando alguien (¡Bill Barr!) señaló la inmoralidad de emitir represalias violentas por protestar, Trump negoció sobre el grado de violencia en lugar del principio de lo que el estado debería y no debería hacer a la gente por expresar sus derechos constitucionales.

Lee más: Trump está escribiendo “como loco”; afirman que está celoso de Pence

Por supuesto, hay palabras para describir el tipo de jefe de estado que responde a los movimientos de protesta en gran parte pacíficos exigiendo que los militares entren para romper el cráneo de sus ciudadanos y dispararles en las piernas y/o pies.

¿Qué más nos cuenta la historia de Bender? Es bastante fácil agregarlo a la gran pila de anécdotas que demuestran cuán inadecuado era Trump, y cuán patológica es también su visión del mundo de poder por poder. Pero lo que es más importante, es un recordatorio de que, si bien los últimos cuatro años a menudo se describen como un punto bajo en la historia política estadounidense, podrían describirse mejor como una escapatoria por los pelos.

El tema de "podría haber sido mucho peor" es la única gracia salvadora de la administración Trump, una cinta dorada atada alrededor de un filete de baja calidad. En numerosas ocasiones, cuando realmente importaba, los peores impulsos del presidente se detuvieron, se diluyeron o se desvanecieron.

La psicopatología-como-política de Trump aún así tuvo consecuencias extremadamente crueles para millones de personas, entre ellas los niños separados de sus padres y encerrados en jaulas, o familias separadas por la prohibición de viajar desde países predominantemente musulmanes. Pero una y otra vez, los tribunales o el Congreso hicieron lo suficiente para asegurarse de que podría haber sido mucho peor.

Más concretamente, podría ser mucho peor la próxima vez.

Este es un punto que la escritora y académica Anne Applebaum ha enfatizado repetidamente en su conmovedor y aterrador libro Twilight of Democracy, en el que examina por qué surgieron movimientos autoritarios y antidemocráticos en tantos países en los últimos años. Como lo ve Applebaum, Trump simplemente no era lo suficientemente competente o preciso en su pensamiento para rodearse de las personas que necesitaba para promulgar las cosas de las que era realmente capaz, o para purgar lo suficiente las instituciones que se interponían en su camino.

La verdadera preocupación es qué pasará si la próxima persona que se postule a la presidencia en una plataforma trumpista no solo alberga una actitud despiadadamente cínica hacia la configuración constitucional de Estados Unidos, sino que además tiene los recuersos para atacarla de manera competente.

Hay mucha gente dispuesta a hacer esto. Trump no fue el único republicano que pidió una intervención militar en las calles en el verano de 2020: el senador de Arkansas, Tom Cotton, llevó de manera memorable una bola de demolición a la sección de opinión de The New York Times en ese momento con un artículo de opinión titulado "Send in the Troops” (“Envíen a las tropas”), una receta que reconoció que “puede que no aparezca con frecuencia en los salones elegantes”, pero insistió en que fue ampliamente apoyada.

Para tener una idea de qué fue lo que impidió que Trump fuera Trump en toda su extensión, es esencial mirar más allá de los fascistas europeos de antaño. Esas son analogías simplistas, y sus ciudadanos no tuvieron la suerte de beneficiarse de escapes estrechos antes de que sucediera lo peor.

Un mejor paralelismo es con el actual matón fanfarrón de Brasil, Jair Bolsonaro. Profundamente intolerante, abiertamente nostálgico por los días de la dictadura militar y dado a complacer oscuras teorías de conspiración incluso cuando el covid-19 atraviesa la población de su país, él es la pesadilla de un demócrata hecha realidad, pero hasta ahora, las instituciones que evitan que la democracia de Brasil se desmorone (los tribunales especialmente) no han cedido. Incluso su relación con los militares no está funcionando como él quisiera. Es casi seguro que las elecciones del próximo año lo vean oponiéndose a su acérrimo rival, Luis Inácio Lula da Silva, quien fue liberado de prisión cuando la Suprema Corte dictaminó que su encarcelamiento era ilegal. Lula actualmente se encuentra encima de Bolsonaro en las encuestas por 20 puntos, una ventaja que podría llevarlo a la presidencia en una ronda, como lo ganó Bolsonaro en 2018.

No se puede exagerar el papel de las instituciones estadounidenses en el control de los brutales impulsos de Trump, especialmente durante su prolongado desafío a las elecciones de 2020. Juez tras juez, muchos de ellos designados por él, descartaron los ridículos casos de "fraude" presentados por el luchador de Kraken Sidney Powell y el sospechoso de corrupción del FBI Rudy Giuliani. Los secretarios de Estado electos se negaron a "buscar" votos para él. El 6 de enero, el personal del Congreso rescató cajas de votos del colegio electoral del piso del Senado, y un oficial de policía del Capitolio alejó a los alborotadores de los funcionarios electos que algunos aparentemente tenían la intención de ejecutar.

Estas personas actuaban de acuerdo no solo con las reglas, sino con las normas institucionales y los valores básicos. El hecho de que sus acciones funcionaron, y que se les permitió llevarlas a cabo, indica que Trump fracasó. En última instancia, no instrumentalizó los tribunales, como lo ha hecho el gobierno polaco; no reunió el poder para intimidar con éxito a ningún funcionario de menor rango que le agradara; y no quiso, o no pudo, aprovechar plenamente la insurrección del Capitolio para su beneficio una vez que se puso en marcha.

La próxima vez, Estados Unidos puede que no tenga tanta suerte. No importa que le disparen en la pierna o en el pie: si un trumpista cínico con una estrategia, cerebro y valor tiene la oportunidad de gobernar, las instituciones que esencialmente salvaron la democracia estadounidense serán sometidas a una prueba completamente nueva.