Nuevos videos fueron presentados como evidencia en el juicio político contra Trump

Donald Trump estuvo más enfermo de COVID-19 de lo que se informó, revela The New York Times

De acuerdo a fuentes, el nivel de oxigenación del expresidente bajó tanto que se pensaba que podría requerir un ventilador

Danielle Zoellner@dani__zoellner,Alice Hutton
viernes 12 febrero 2021 15:57
Read in English

Donald Trump estuvo mucho más enfermo de COVID-19 de lo que se reconocía públicamente en ese momento, con niveles de oxígeno peligrosamente bajos que podrían haberlo puesto en la necesidad de usar ventilador, han afirmado nuevas fuentes.

El entonces presidente, quien dejó el cargo en enero y actualmente está bajo un segundo juicio político, reveló en octubre que había contraído el nuevo coronavirus, luego de que informes indicaran que varios asesores cercanos a él estaban infectados.

Trump, de 74 años , fue admitido en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed el 2 de octubre, un día después de que se conociera la noticia de su prueba positiva, y estuvo bajo supervisión médica durante varios días antes de ser dado de alta. A su vuelta a la Casa Blanca, triunfalmente se arrancó el cubrebocas, saludó a un helicóptero y se declaró totalmente recuperado.

Pero un nuevo informe de The New York Times ha afirmado que, en realidad, los niveles de oxígeno de Trump eran tan bajos que los médicos temían que pudiera ser necesario colocarle un ventilador.

Sin embargo, en público, el médico de Trump, el doctor Sean P Conley, declaró: “Lo está haciendo muy bien".

Las tomografías reveladas de los pulmones del presidente supuestamente muestran infiltrados pulmonares, que aparecen cuando el órgano se inflama y se llena de sustancias como líquidos o bacterias y ocurre solo en pacientes con un caso grave del virus, afirma el periódico.

Mientras aún estaba en la Casa Blanca, según los informes, le dieron un cóctel de anticuerpos desarrollado por la firma de biotecnología Regeneron Pharmaceuticals, para ayudar a combatir la infección.

Y una vez hospitalizado, supuestamente comenzó un régimen con un esteroide llamado dexametasona, que generalmente se recomienda solo para pacientes con COVID-19 que tienen formas graves o críticas de la enfermedad o necesitan ventilación.

El informe también detalló que el nivel de oxígeno de Trump cayó a 80%, según fuentes familiarizadas con el historial médico del presidente. Los médicos han recomendado que cualquier persona ingrese en el hospital si sus niveles de oxígeno caen por debajo del 90%.

Se informó al público que Trump tenía fiebre y niveles bajos de oxígeno cuando fue ingresado en el hospital.

Pero los detalles completos de su condición no estaban disponibles, y el médico de la Casa Blanca, el doctor Conley, fue acusado de restar importancia a los síntomas del presidente.

La nueva información de The New York Times brinda más detalles sobre la preocupación que tenían las personas que rodeaban a Trump por su condición, incluidas las señales de advertencia de que podría usar un ventilador.

Al hablar con los periodistas en ese momento, Conley restó importancia a la condición del presidente. Se le preguntó si las radiografías de los pulmones del presidente mostraban signos de daño o neumonía, pero solo dijo que había "hallazgos esperados, pero nada de preocupación clínica importante".

Conley también afirmo que los niveles de oxígeno de Trump cayeron al 93 por ciento, afirmando que nunca cayeron a los "80".

El 4 de octubre, Conley reconoció que inicialmente estaba dando un informe más optimista sobre la salud del presidente que lo que realmente estaba sucediendo.

“Estaba tratando de reflejar la actitud optimista que ha tenido el equipo, el presidente, su curso de enfermedad”, añadió.

"No quería dar ninguna información que pudiera dirigir el curso de la enfermedad en otra dirección, y al hacerlo, ya sabes, resultó que estábamos tratando de ocultar algo, lo cual no era necesariamente cierto".