Niño de 12 años acusado de disparar contra la policía con AK-47 en el alboroto de “Bonnie and Clyde” en Florida hace su primera aparición en la corte

Travis O'Brien y Nicole Jackson enfrentan cargos de intento de asesinato en primer grado y robo a mano armada

Danielle Zoellner@dani__zoellner
jueves 03 junio 2021 18:03
Irineo Mujica: "Los niños siguen siendo encarcelados" en la frontera con EE. UU.
Read in English

Un niño de 12 años acusado de disparar a la policía en Florida con un rifle AK-47 hizo su primera comparecencia ante el tribunal el jueves, y el juez Michael Orfinger ordenó que fuera detenido al menos durante las próximas semanas.

Travis O'Brien, que estuvo representado por un abogado público, recibió la orden de permanecer en detención segura durante 21 días o hasta la próxima orden judicial del juez, informa Click Orlando.

“Existe una causa probable para creer que estos actos ocurrieron y que usted los cometió”, le dijo el juez Orfinger al niño, quien no habló durante la audiencia.

El niño fue arrestado junto a Nicole Jackson, de 14 años, quien permanece hospitalizada después de recibir disparos de los agentes y acusada de intento de asesinato en primer grado de un agente de la ley y robo a mano armada.

El martes, los niños se escaparon del Hogar de Niños Metodistas Unidos de Florida, un hogar de crianza, y entraron a una residencia alrededor de las 7:30 p. m. hora local.

El propietario y sus tres hijas estaban fuera de la casa en ese momento en una tienda de comestibles, pero se llamó a los agentes después de que un vecino alertó a la familia sobre un posible robo.

En ese tiempo, Travis O'Brien y Nicole Jackson encontraron varias armas en la casa, incluida una escopeta y un rifle AK-47. Cuando los agentes llegaron al lugar para investigar el allanamiento, según los informes, los niños les dispararon después de intentar comunicarse con ellos.

Leer más: EEUU: “Inaceptable”, que niños migrantes duerman en buses

“La niña de 14 años sale del garaje con una escopeta de bomba, la apunta a los agentes y, a pesar de las advertencias de que la suelte, regresó al garaje, volvió por segunda vez y fue entonces cuando los agentes abrieron fuego después de tomar rondas múltiples”, dijo el martes el alguacil del condado de Volusia, Mike Chitwood.

Agregó que los agentes “dispararon” durante unos 30 minutos desde cuatro lugares diferentes alrededor de la casa.

El joven de 14 años recibió dos disparos de los agentes en el pecho y el brazo. Permanece en el hospital en estado crítico pero estable luego de ser operada.

Travis O'Brien, que estaba armado con un AK-47, dejó caer su arma después de que los agentes le dispararan al otro niño.

Ningún diputado resultó herido durante el tiroteo.

“No podría estar más orgulloso de la forma en que actuaron mis agentes”, dijo Chitwood. “Hicieron todo lo posible. Y también, sé que esta noche me arrodillaré y rezaré por no ir a la casa de alguien, a la casa de uno de mis ayudantes, a decir que fueron asesinados en cumplimiento del deber por un niño de 12 años [o] un niño de 14 años. Es increíble".

Antes del tiroteo, los niños llevaron bates de béisbol a bañeras, inodoros y muebles dentro de la casa. Esto resultó en daños estimados en $100,000, y el propietario dijo que no tiene seguro, informa WFTV.

Chitwood ha descrito a los niños como una pareja de "Bonnie y Clyde" que eran "malvados" en función de sus supuestas acciones del martes.

“Su conversación fue que iban a matar a mi sargento. Salían a matar policías. Venían a matar a los agentes, esa es la conversación”, dijo Chitwood.