Tras múltiples terremotos, Texas suspende nuevos permisos para la técnica de fracturación hidráulica

Seis terremotos de magnitud 3.5 o más han ocurrido en el área oeste desde febrero de 2020

Louise Boyle
miércoles 29 septiembre 2021 19:15

La fracturación hidráulica es el proceso de recuperación de gas y petróleo de la roca de esquisto.

Read in English

Los nuevos permisos para el proceso de fracturación hidráulica (fracking) se detuvieron en Texas después de que la técnica de perforación se vinculó a una reciente serie de terremotos.

La Comisión de Ferrocarriles de Texas (RRC), que supervisa la industria de petróleo y gas del estado, emitió un aviso la semana pasada sobre los pozos de eliminación de agua salada, donde las aguas residuales del fracking se inyectan bajo tierra. La orden está vigente hasta nuevo aviso en el área de Midland Basin.

Desde febrero de 2020, se han producido seis terremotos de magnitud 3,5 o más en el área oeste de Texas. Estos incluyeron un terremoto M-3.7 en el condado de Martin el 7 de septiembre de 2021 y dos terremotos M-3.6 al noreste de Odessa en febrero de 2020 y mayo de 2021, señaló la comisión.

La RRC dijo que su análisis encontró que los pozos de inyección de aguas residuales para fracking "probablemente contribuyen a la actividad sísmica".

Sin nuevos permisos, se solicitó a 76 pozos que redujeran su tasa máxima de inyección diaria a 10 mil barriles.

Los pozos que tienen permisos, pero que aún no están en uso, recibieron una solicitud para suspender la inyección de fluidos. La RRC dijo que esperaba que los pedidos duraran al menos un año.

En una declaración a The Independent de parte del portavoz de RRC, Andrew Keese, dijo: “La misión más crítica de la Comisión de Ferrocarriles de Texas es la protección de la seguridad pública y el medio ambiente.

"El sismólogo y el personal de la RRC han estado investigando terremotos recientes cerca de áreas pobladas aledañas al área de Midland y Odessa, y han evaluado los pasos que podrían tomar los operadores de petróleo y gas para ayudar a mitigar los eventos".

Agregó que la RRC ha realizado solicitudes similares en otras áreas en el pasado para cambios voluntarios de permisos para abordar la sismicidad.

La fracturación hidráulica, oficialmente, es el proceso de recuperación de gas y petróleo de la roca de esquisto. Los operadores de pozos perforan vertical u horizontalmente en la mayoría de los sitios nuevos de Estados Unidos y luego fuerzan una mezcla de arena, agua y productos químicos a alta presión contra una formación rocosa. El gran volumen de líquido rompe o fractura las capas de roca para liberar depósitos de gas y petróleo.

La Cuenca Pérmica del oeste de Texas es el parche petrolero más productivo de Estados Unidos y ha experimentado un auge del fracking en la última década. Pero la práctica ha planteado una serie de preocupaciones ambientales y de salud, incluida la mayor probabilidad de los denominados "frackquakes".

Cuando las grandes cantidades de agua son expulsadas bajo tierra, aumenta el riesgo de golpear las líneas de falla o exacerbar el movimiento a lo largo de las placas tectónicas.

Las operaciones de fracturación hidráulica que perforan más profundamente en la tierra pueden hacer que la activación de un terremoto sea casi 10 veces más probable, según un estudio de 2020. El informe, publicado en el Boletín de la Sociedad Sismológica de América (BSSA), se basó en datos de más de mil 300 sitios de pozos únicos en Oklahoma.

El estudio encontró que, en una capa de roca, la probabilidad de que el fracking desencadenara actividad sísmica aumentó del 5 al 50 por ciento con operaciones de pozo cada vez más profundas, de 0,9 a 3,4 millas (1,5 a 5,5 km).

Y aunque se recicla parte del agua de la fracturación hidráulica, el método de perforación aún requiere millones de galones, un problema particular en Texas, donde la crisis climática está generando condiciones de calor y sequía más extremas.

Un estudio de 2015 encontró que, en la Cuenca Pérmica, el fracking usa entre 264 mil y 2.6 millones de galones de agua cada vez, informó Scientific American. También existe el riesgo de que el agua subterránea pueda contaminarse con los productos químicos utilizados en las soluciones de inyección.

El metano, el componente principal del gas natural, es 25 veces más efectivo para atrapar el calor en la atmósfera que el dióxido de carbono. Un estudio de 2015 hizo la estimación conservadora de que la región de Barnett Shale en Texas filtró 544 mil toneladas de metano al año, lo que equivale a 46 millones de toneladas de CO2.

Leer más: OPEP: Petróleo será principal fuente de energía por décadas

Seth Gladstone, de la ONG Food & Water Watch, que pidió la prohibición del fracking, dijo a The Independent el año pasado que el fracking conllevaba “numerosos riesgos inherentes”.

“Pero entre los riesgos más inmediatos y potencialmente desastrosos se encuentran los terremotos. Nadie quiere terremotos debajo de sus pies o debajo de sus casas. Y nadie que se haya enfrentado cara a cara con alguno de los efectos devastadores del fracking elegiría vivir cerca de ellos”, dijo.

Este artículo ha sido actualizado para incluir el comentario del portavoz de RRC.