Pareja afroamericana que adoptó niños blancos cuenta los momentos en que fueron acusados de secuestrarlos

'No quiero justificarlo porque la gente debería ocuparse de sus propios asuntos', dice madre de seis hijos

Chelsea Ritschel
miércoles 11 agosto 2021 21:56
Chile aprueba el matrimonio igualitario en el Senado, un proyecto que incluye la adopción

Una pareja afroamericana que adoptó a gemelos blancos reveló los encuentros racistas que experimentaron como resultado, incluidas las acusaciones de que secuestraron a sus hijos.

Jennifer McDuffie-Moore, de 43 años, especialista en aprendizaje temprano y copropietaria de un programa de cuidado infantil, y su esposo Harry Moore, de 37 años, mecánico, acogieron por primera vez a los gemelos idénticos, Brayden y Trevor, como hijos adoptivos, después de que se separaron de su madre biológica, que sufría de adicción a las drogas.

La pareja, que ha estado acogiendo niños desde 2009 y que también tiene dos hijos biológicos Joy, de 21 años, y Kourtney, de 11, y los hijos adoptivos Keenan, de 10, y Sánchez, de ocho, adoptó a los hermanos, que tienen retrasos en el desarrollo después de nacer adictos a las drogas duras, dos años después.

"Se suponía que iban a quedarse un fin de semana y ahora están aquí para siempre", contó Jennifer. “Nacieron con una droga en sus sistemas, por lo que están médicamente necesitados con retrasos en el desarrollo y problemas del habla y el lenguaje. Dos días después de que los acogimos durante un fin de semana para darle un descanso a su cuidador de crianza, la agencia preguntó si podían quedarse para siempre”.

“Dijimos que podían quedarse con nosotros hasta que encontraran un hogar, pero luego pasó el tiempo y tenían casi un año y toda nuestra familia, mis sobrinas y nuestra iglesia colaboraron y finalmente comenzamos el proceso de adopción”.

Desde entonces, Jennifer y Harry han detallado algunos de los encuentros racistas que han experimentado como resultado de su familia. La madre de seis hijos reveló que otro papá incluso la amenazó con llamar a la policía.

Según Jennifer, el incidente reciente ocurrió en un parque infantil el mes pasado cuando los gemelos no querían irse a casa.

“Una señora nos había estado viendo jugar y cuando uno de los gemelos tuvo una rabieta me dijo que iba a llamar a la policía”, recordó Jennifer. “Recogí a los niños y ella pensó que los estaba robando. Uno de los gemelos mencionó: 'No, esa es mi mamá'”.

Leer más: Escuela de la vida: los estudiantes estadounidenses frente al racismo, la injusticia y la pandemia

"No quiero justificarlo porque la gente debería ocuparse de sus propios asuntos".

La mujer de 43 años también reveló que la familia ha sido detenida por la policía "innumerables veces", y la pareja recordó un incidente de hace cinco años que ocurrió cuando estaban criando a dos niñas adoptivas blancas.

"Regresábamos de una excursión familiar de Delaware y nos detuvieron", reveló Jennifer. “Teníamos nuestros hijos y dos niñas pelirojas a quienes estábamos criando con nosotros y lo primero que la policía le preguntó a mi esposo fue: '¿De quién son esas niñas?'”

"Y no fue amable”.

Según Harry, el oficial de policía que detuvo a la pareja “trató de decir que las ventanas de nuestra camioneta estaban demasiado oscuras y por eso nos detuvo”, y el padre agregó: “Pero sabíamos por qué nos detuvo”.

La pareja también experimentó desafíos asociados con la adopción transracial en 2016, cuando adoptaron a Keenan, quien también es blanco. Sin embargo, la pareja expresó que la experiencia ha sido más intensa al adoptar a los gemelos, especialmente después del asesinato de George Floyd y en el apogeo del movimiento Black Lives Matter.

Según la pareja, abordan el tema de la raza en su propia casa con frecuencia, y Jennifer reconoce la importancia de no pretender ser daltónico.

“Tenemos conversaciones sobre la raza todo el tiempo, en nuestra casa hablamos de eso, sabemos que todos somos diferentes, hay que reconocerlo y no pretender ser daltónico”, expuso. “El año pasado fue una locura. Vimos que ocurrían todos estos incidentes con carga racial y tuvimos que tener conversaciones con nuestros hijos”.

Sin embargo, Harry también señala que no permitirían que factores externos como el racismo les impidieran ayudar a los niños necesitados.

“Sabía que lo que estábamos haciendo era lo correcto”, señaló. “Hago todo lo posible por no alimentar ninguna tontería sobre lo que la gente siente o hace”.

“No me malinterpretes, escucho pequeños susurros y me miran yendo al supermercado y poniendo gasolina con los niños. Pero nunca le he prestado atención ni me he influenciado de ello”.

Jennifer espera que la gente se concentre en la importancia de que los niños encuentren una familia en lugar del color de su piel, y agrega: “En lugar de escudriñar de qué color son las personas o su género o sus preferencias, las personas deben entender que el amor es realmente lo que apoya a una familia”.

"Hay tantos niños sin hogar".

The Independent se ha puesto en contacto con Jennifer para solicitar comentarios.