Escuela de la vida: los estudiantes estadounidenses frente al racismo, la injusticia y la pandemia

La mayoría de edad en la era de Trump, covid y la crisis climática ha impulsado a estos adolescentes a la madurez

Disminución de la vacunación infantil, otro efecto colateral del Covid-19
Read in English

Una joven se alarmó cuando vio aparecer banderas confederadas en su pequeña ciudad. Otra estudiante solía tejer en silencio para combatir en el estrés. Un adolescente afroamericano del sur temía la violencia racista más que un virus.

Todos estos estudiantes se han enfrentado a cambios sociales y políticos a lo largo de su carrera en el instituto. Eran estudiantes de primer año cuando Donald Trump fue elegido presidente y, tras un verano de protestas por el racismo y la violencia, se gradúan bajo la sombra de la pandemia.

Las conversaciones con los miembros de la clase de 2021 abren una ventana a la situación actual de Estados Unidos -desde Maine hasta California- y a su futuro.

Como joven gay, Megan Bickford dice que vio con horror cómo la administración de Trump trató de prohibir que las personas transgénero sirvieran en el ejército y rescindió las protecciones para los estudiantes escolares transgénero. A los 16 años, cortó los lazos con un amigo cercano que se convirtió en un partidario vocal de Trump. Bickford, que fue criada en una familia liberal, dice que se alarmó cada vez más cuando vio banderas confederadas aparecer en porches o vehículos al noroeste de Portland, donde ella y su familia viven.

“Siento que si tuviéramos unos cuatro años más normales probablemente no haría tanto ruido”, dice la joven de 17 años. “Estoy creciendo en ese clima político en el que parece que si no gritas, el otro bando no te va a oír”.

Estos cuatro años de tensión, dice Bickford, la llevaron a madurar “un poco más rápido”.

“Creo que me llevó a estar más involucrada políticamente y a tener más conocimientos”, señala.

“Encontré mi identidad, y encontré en lo que creo y el tipo de persona que quiero o no quiero ser porque estaba viendo muchos ejemplos diferentes en la pantalla de mi televisión”.

Leer más: Cirujano General de EE.UU. prevé regreso de uso obligatorio de mascarillas en puntos conflictivos

Luego llegó la pandemia, que cerró las escuelas y obligó a los estudiantes a aislarse. Bickford, una atleta, se preocupó por el impacto de la cancelación de los deportes de primavera durante su tercer año, clave para el reclutamiento universitario. Al final, consiguió una plaza en el Swarthmore College de Pensilvania.

En una cálida tarde de esta primavera, Bickford lanzaba su disco en un campo verde iluminado por el sol en la primera reunión de atletismo en casa desde su segundo año. Las vacunas contra el virus se han intensificado y el virus ha aflojado su control. El anotador anunció que Bickford había establecido un nuevo récord escolar. Corrió a chocar los cinco con sus compañeros de equipo y luego a abrazar a sus familiares.

La pandemia que dominó las vidas de otros estudiantes durante el año pasado fue poco más que una distracción para Jamari Prim. Como adolescente afroamericano que vive en Raleigh, Carolina del Norte, dice que teme lo que la policía pueda hacerle a él o a sus amigos mucho más que un virus.

“La pandemia está en nuestra mente, pero estamos más preocupados por la injusticia racial que hay”, afirma.

Prim dice que los chicos de su edad sienten la urgencia de la época tumultuosa en la que se han criado. Citó momentos históricos como el de Hillary Clinton compitiendo por ser la primera mujer presidenta, sólo para ser superada por Trump; Trump empujando a los EE.UU. casi a diario a un territorio inexplorado; la pandemia.

Con el crecimiento del movimiento Black Lives Matter tras el asesinato de George Floyd, Prim fue testigo de cómo la acción civil de la gente corriente ayudó a suscitar un profundo debate.

“Salimos a la calle y nuestras voces se escucharon en todo el mundo”, comenta.

Después de graduarse un semestre antes del instituto, Prim tomó clases en un colegio comunitario. En otoño se matriculará en la Universidad Estatal de Winston-Salem. Tiene previsto estudiar sociología y justicia, y quiere abrir algún día un centro comunitario para jóvenes. Desde hace dos años, trabaja como mentor de jóvenes.

“Parece que se nos ha impuesto la necesidad de tener estudios con un propósito”, indica Prim. “No puedo dejar de ver la injusticia que me rodea”.

Kate Munson recorre un pastizal del rancho de su padre en un vehículo todoterreno, señalando los límites de la propiedad y el ganado particularmente intratable que es un dolor para trabajar en su pedazo de tierra a unas nueve millas al noroeste de Shallowater, Texas. Munson, ranchera de séptima generación en las áridas llanuras del sur, quiere convertirse en la voz de la América rural estudiando comunicaciones agrícolas y negocios, y luego posiblemente obteniendo una licenciatura en derecho.

Munson confía en que su generación dejará de lado la charla tóxica de la primera década de las redes sociales y encontrará la manera de salvar las diferencias que ahora se abren.

“Mi generación ha superado la división en la política y en la cultura”, externa. “Queremos tener movimientos que se levanten unos a otros, no que se hundan”.

Criada en una zona profundamente conservadora del estado rojo más poblado del país, Munson reconoce que vive en una burbuja conservadora, al igual que sus homólogos de las ciudades viven en un aislamiento liberal. Pero confía en que la gente de su edad, después de todo lo que ha pasado en los últimos cuatro años, haya surgido lo suficientemente creativa y flexible como para no dejarse encasillar por la geografía o la casualidad del nacimiento, y sin problemas para aprender.

Por ejemplo, el movimiento #MeToo. Mientras que el movimiento contra el acoso y el abuso sexual por parte de los hombres se asocia en gran medida con los círculos liberales, Munson dice que sus principios son adoptados por ella y muchos de sus amigos en la América rural y conservadora. En un par de ocasiones en ferias de ganado, Munson se enfrentó a hombres mayores que intentaron intimidarla o acosarla. Aprendió a cerrarles el paso y a dar a conocer sus quejas.

“Crecer cuando el movimiento #MeToo estaba ocurriendo me abrió los ojos a la posibilidad de que en cualquiera de las situaciones que se hacen públicas, esa podría haber sido yo”, dice. “No tiene nada que ver con las afiliaciones políticas, al menos no debería”.

Quizás era inevitable que Shane Wolf, un joven de 18 años de ascendencia ponca, ojibwe, santee sioux y blanca, quiera dedicarse a la abogacía para ayudar a los nativos americanos a proteger el medio ambiente. Su madre es una consultora con un máster en salud pública que apoya a las comunidades nativas americanas. Su abuelo es historiador y Wolf creció escuchando sus historias.

Wolf quería ser abogado de empresa hasta que se enteró de la oposición de los Sioux de Standing Rock al oleoducto Dakota Access que pasaba por debajo de su fuente de agua. Amigos de la familia se encontraban entre los manifestantes que se unieron a los sioux en las Dakotas durante el primer año de Wolf en el North High School de Denver. El oleoducto de mil 200 millas se completó pero está enredado en desafíos legales.

Wolf, que fue aceptada en la Universidad de Denver, comenta que el éxito significó una vez riqueza.

“Pero ahora estoy muy centrado en el medio ambiente”, indica. “Por mi cultura, mi madre y mi abuelo”.

“Siento que los jóvenes tenemos este sentido de urgencia y responsabilidad”, señala Wolf. “Esta generación tiene tanta responsabilidad de salvar realmente este planeta”.

Las sirenas de la policía gritan y un francotirador se pone en posición justo al final de la carretera de la modesta casa del rancho en Yuba City, al norte de Sacramento, donde Zoe Isabella Rosales está en línea en una clase de carrera médica. La joven de 18 años que cursa el último año del instituto de Marysville no se mueve de su sitio en la mesa del comedor, ni siquiera cuando su madre y un invitado salen corriendo a investigar. Descubren que un vecino ha disparado y matado a otro residente.

Esta concentración ha ayudado a Rosales a convertirse en la capitana del equipo de Decatlón Académico de su escuela, y le ha permitido obtener una beca para la Universidad de Georgetown en Washington, DC. Su objetivo es convertirse en médico. Entre los libros que tiene a su lado se encuentra una madeja de hilo de color naranja brillante y un par de agujas de tejer: esta afición la mantiene tranquila y su atención estable. A menudo teje en silencio mientras las clases avanzan, perseverando a través de las tensiones que incluyen el aislamiento de la pandemia y las preocupaciones por los miembros de la familia cuando se avecinan las solicitudes de la universidad.

A causa de la pandemia, Rosales dejó su trabajo de medio tiempo en Panda Express y dividió su tiempo entre la casa de su madre en Yuba City y la de su abuela en Petaluma, a unos 240 kilómetros de distancia. La pandemia llegó después de otras dificultades. La agitación en su familia hizo que su madre se mudara a una comunidad empobrecida en las estribaciones de Sierra Nevada y algunos miembros de la familia han luchado contra la adicción a las drogas y la falta de hogar.

Rosales cuenta con el ejemplo de su madre, Michelle, que volvió a la escuela más tarde y se graduó el año pasado en trabajo social, y de su hermana, Maya, que se gradúa este año en la Universidad de California en Berkeley. La abuela de las niñas también volvió a estudiar, para completar una licenciatura en enfermería.

La pandemia, dice Rosales, le ha mostrado lo privilegiada que ha sido por tener familiares que ven la educación como una prioridad, e incluso por tener herramientas sencillas, como el acceso a Internet, de las que carecían muchos estudiantes en su antigua comunidad de la falda, lo que les dificultaba asistir a clases en línea o entregar sus tareas.

“Me ha hecho estar más agradecida y ser más consciente de mis privilegios”, afirma. “Pero también me ha enfadado mucho ver a otras personas a las que les ha cambiado todo el mundo y les ha bloqueado por completo su capacidad de aprender”.

Reuters